The Objective
Publicidad
Sociedad

Así es el primer bosque de España donde se pueden enterrar las cenizas de un fallecido

A escasos 30 minutos de la capital, esta suerte de ‘camposanto verde’ permite que los restos de la persona fallecida descansen en un entorno natural

Así es el primer bosque de España donde se pueden enterrar las cenizas de un fallecido

Ceremonia de enterramiento en el 'Bosque del Recuerdo' de Recordarium. | Recordarium

España es uno de los países que más emplean la incineración para dar reposo a los restos de una persona fallecida. La búsqueda de alternativas a los tradicionales cementerios y las limitaciones legales para esparcir las cenizas ha propiciado el surgimiento de novedosas opciones para el descanso eterno de un ser querido, como Recordarium, el primer bosque ecológico del país dedicado a tal fin.

Ubicado en la provincia de Toledo, a escasos 30 minutos de la ciudad de Madrid, Recordarium ofrece a sus clientes una suerte de camposanto ‘verde’ para el reposo de cenizas en plena naturaleza. Su llamado ‘Bosque del Recuerdo’ se extiende a lo largo de 15 hectáreas que llaman a la calma y donde se permite dar un último adiós a la persona fallecida.

Recordarium no es un cementerio. «No hay gárgolas ni panteones, solo árboles… Nos iguala a todos», afirman los fundadores de este espacio, para el que procuraron que nada tuviera que ver con un camposanto al uso. «Por experiencia personal de las socias, nos dábamos cuenta de que no nos gustaba ir a los cementerios, nos daba mucha tristeza, mucha pena, y pensamos en hacer algo distinto», explica Ana González Alonso, socia fundadora de Recordarium: «Decidimos lanzarnos, nos presentamos en varios ayuntamientos y encontramos un espacio que transmite paz, tranquilidad, naturaleza…».

«Cuando estás en el cementerio, quieres salir corriendo, y aquí es todo lo contrario, la gente tiene la sensación de que, ya que hay que morirse, ahí sí. Es como si fuésemos un Parador para el descanso eterno», comenta González Alonso en declaraciones a THE OBJECTIVE. A pesar de la asepsia espiritual, y precisamente por esta, Recordarium permite celebrar cualquier tipo de ceremonia, como tomar una copa de vino con música de fondo mientras otros familiares a miles de kilómetros siguen el encuentro por ‘streaming’.

Suelta de palomas durante una ceremonia en el ‘Bosque del Recuerdo’ de Recordarium.

«Queríamos que la gente fuera libre… Queríamos que la gente, si quería que le despidieran con la música de Frank Sinatra a los pies de un árbol, lo hiciera, por qué no», apunta Ana González. Las posibilidades son casi infinitas. En Recordarium es posible «soltar mariposas o palomas, lanzar globos o invitar una paella, o lo que sea.. Puedes hacer la ceremonia que imagines».

Aunque ya existía otro proyecto similar en Cataluña, Recordarium se distingue por ser «100% ecológico y sostenible», recalca Ana González Alonso: «Tenemos autoconsumo eléctrico mediante placas solares, nuestras edificaciones no están cimentadas, disponemos de licencia de pozo propio, los lagos se han hecho en una zona donde se encharcaba el agua de forma natural, no utilizamos fitosanitarios, sino abono natural…».

Un árbol propio para el descanso de toda la familia en Recordarium

Encinas, olivos, madroños, cipreses, almendros, viñedos, campos de lavanda… Una quincena de especies de árboles y arbustos autóctonos componen este ‘Bosque del Recuerdo’ con lago donde Recordarium ofrece enterrar o esparcir las cenizas de los seres queridos dentro de la legislación vigente y siempre en urnas biodegradables.  Además, Recordarium permite el seguimiento digital de cada árbol gracias a la geolocalización de sus coordenadas certificadas. Y en lugar de las lápidas convencionales, los familiares tienen la posibilidad de grabar los datos del difunto sobre una tabla de madera.

Ceremonia de despedida en Recordarium.

Los clientes de Recordarium tienen la opción de plantar su propio árbol -con capacidad para albergar hasta 10 urnas funerarias- o elegir un ejemplar de cierta envergadura -centenario o singular- para enterrar las cenizas de hasta 20 personas. Según apunta la empresa, existe también la posibilidad de reservar o plantar el árbol en vida, lo que facilita el trance a los familiares tras su muerte.

Un abanico de precios para enterrar o esparcir tus cenizas

Los precios de Recordarium oscilan en función del destino de las cenizas y el tipo de árbol elegido para su reposo. La opción más económica es la del esparcimiento de los restos incinerados tanto en el lago como en los arbustos del ‘Bosque del Recuerdo’, cuyo precio asciende a 250 euros. A partir de 500 euros, en los viñedos de este paraje, Recordarium permite el enterramiento de las cenizas, un servicio por el que cobra otros 150 euros.

Los precios de Recordarium oscilan desde los 250 euros hasta los 2.650 en función de si las cenizas se entierran o se esparcen y el tipo de lugar elegido para ello

El importe asciende cuando se trata de árboles. Desde 700 euros y hasta unos 2.650, los clientes de Recordarium disponen de un abanico de especies para el descanso eterno de las cenizas. En concreto, ‘El Bosque del Recuerdo’ cuenta con encinas, olivos, almendros, madroños, pinos piñoneros, sauces, olmos, alisos, cipreses, celtis y fresnos, además de un columbario 100% ecológico, formado por bancales escalonados que facilitan el acceso al mismo y le dotan de perspectiva.

Envía el primer comentario
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D