The Objective
Publicidad
Sociedad

Rubén Sánchez, de Facua, acusa a la OCU de malas prácticas en su libro ‘¿Por qué dejas que te roben?’

Sánchez se refiere a la OCU como «organización oportunista» y relata que junto a Ryanair es la única entidad que ha llevado a Facua a los tribunales

Rubén Sánchez, de Facua, acusa a la OCU de malas prácticas en su libro ‘¿Por qué dejas que te roben?’

Servimedia

Las dos principales asociaciones de consumidores de nuestro país están enfrentadas. OCU y Facua mantienen desde hace tiempo una disputa, que Rubén Sánchez, secretario general de Facua, ha plasmado en diferentes capítulos de su nuevo libro ¿Por qué dejas que te roben?.

En el libro, Sánchez se refiere a la OCU como «organización oportunista» y relata que junto a Ryanair es la única entidad que ha llevado a Facua a los tribunales. La demanda surgió en 2010 después de que Facua denunciase que OCU se aprovechaba de su imagen para vender sus revistas, cuyo accionista mayoritario es la organización belga ‘Test Achats’ que, según el autor, «rescató a la OCU de la quiebra en 1987».

El conflicto llegó por las búsquedas de Google, al constatar que los usuarios que realizaban búsquedas de Facua se encontraban como primer resultado la página de enlace a la web donde se ofertaban las revistas de OCU ediciones. Rubén Sánchez detalla que durante tres años se dirigieron a OCU para que «se abstuviesen de seguir usando nuestra imagen para captar suscriptores, ya que muchos entraban en sus páginas creyendo que era la web de Facua. Muchos consumidores creían que OCU y Facua eran lo mismo».

Facua denunció lo que estaba pasando en un comunicado público que no tuvo ningún efecto ya que la gente de la OCU sabía «como de costumbre, que la Administración no iba a hacer nada». Lo que hizo OCU fue poner una demanda por daño moral y reclamar 30.000 euros, intentando poder utilizar ilícitamente la marca Facua «cuando quisieran». Finalmente, en noviembre de 2011, el Juzgado de Primera Instancia número 19 de Madrid, dictó sentencia en contra la de la OCU, a la que condenó a las costas. «Lo que hace Facua es comunicar públicamente lo que considera que, en su opinión, constituyen conductas que infringen la legislación», dice la sentencia.

En el libro, el directivo de Facua también acusa la OCU de censura, después de que en 2016, el periodista David Placer destapó que el director general de una empresa vinculada a OCU en Hong Kong, el belga Ahmed Nejai, estaba al frente de una firma en el paraíso fiscal de las Islas Vírgenes Británicas, dato que se hizo público a raíz de los llamados ‘Papeles de Panamá’. Relata que «Nejai dirigía Worldcado Limited, sociedad de Hong Kong dedicada a adquirir y suministrar a OCU y sus filiales los productos que utilizan como obsequios de bienvenida en la captación de suscriptores de sus revistas. Desde smartphones a tablets, auriculares, altavoces, teclados…».

«La sociedad hongkonesa era propiedad al cien por cien de Euroconsumers S.A, empresa con sede en Luxemburgo que pertenece a la organización europea de la que forma parte OCU, junto a la portuguesa DECO Proteste, la italiana ALTRO consumo o la belga Test Achats. Dos consejeros de Worldcado lo eran también de OCU ediciones», explica.

Facua, según Sánchez, se puso en contacto con OCU para solicitar aclaraciones y nunca obtuvo respuesta, y sí demandaron al periodista que destapó el escándalo. El mismo medio había publicado reportajes donde cuestionaban los resultados de análisis de cremas hidratantes publicados por OCU que, en España, situaba a la marca Lidl en primer lugar a diferencia de lo que ocurría en otros países.

También publicaron que Test Achats, la organización belga, es la que controla toda la entidad, con el organigrama de Euroconsumers en su poder y los que coordinan el lobby de todo el grupo en la UE.

«OCU ha justificado que su sede central esté en Luxemburgo, país sin organización de consumidores, alegando que es un país neutral, separado del grupo. Más raro es recibir subvenciones públicas a la estructura y nosotros no las recibimos». Esta afirmación, concluye el libro, «cayó por su propio peso ya que dos años después OCU recibió 222.000 euros de subvención del Ministerio de Consumo para financiar su estructura», indica Sánchez.

Respuesta de la OCU

Servimedia se ha puesto en contacto con la OCU y comentan que «no vamos a hacer ninguna valoración sobre lo que publica un representante de otra organización de consumidores. En OCU practicamos desde siempre la transparencia y publicamos en nuestra web la memoria y una descripción completa de nuestras actividades y estructura, que por supuesto se ajustan totalmente a la legalidad y a la misión de una organización de consumidores».

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D