The Objective
Publicidad
Sociedad

Éxito contra el cáncer: una molécula acaba con los tumores resistentes al tratamiento

Este hallazgo supone un avance en los tratamientos contra el cáncer, aunque aún no han empezado los ensayos clínicos

Éxito contra el cáncer: una molécula acaba con los tumores resistentes al tratamiento

Esta nueva molécula es efectiva incluso con aquellos cánceres que carecen de receptores de estrógenos, como el cáncer de mama | Brilla Vida

La lucha contra el cáncer ha avanzado exponencialmente en los últimos años. Esto ha permitido desarrollar tratamientos más seguros, menos invasivos y más eficaces contra aquellos tipos que eran más resistentes a las terapias que ya existían.

El último descubrimiento ha llegado de la mano del investigador de la Universidad de Dallas (EE.UU.) Jung-Mo Ahn. El científico ha sintetizado una molécula aparentemente capaz de acabar con un amplio espectro de cánceres difíciles de tratar, entre ellos el cáncer de mama triple negativo.

Hasta ahora, solo se ha puesto en práctica en células aisladas, muestras de tejido cancerígeno y modelos animales humanizados (cánceres humanos implantados en ratones). El estudio que documenta este hallazgo se ha publicado al completo en la revista especializada Nature Cancer.

El mecanismo de acción de esta molécula supone dar un paso adelante en el trabajo de Ahn en diseñar pequeñas moléculas sintéticas que intervienen en las interacciones entre proteínas dentro de las células. Este mismo enfoque ya le había servido para sintetizar algunas otras que son candidatas terapéuticas frente al cáncer de mama resistente al tratamiento y al de próstata.

Efectivo en tumores mamarios ER negativos

Carrera cáncer de mama
Varias de las corredoras de la XVIII Carrera de la Mujer, a 24 de octubre de 2021, en Madrid (España). Foto: Jesús Hellín

En esencia, los genes son instrucciones para ensamblar ciertas proteínas. Así, la molécula ERX-41 se une a una proteína celular llamada lipasa ácida lisosomal, codificada en el gen LIPA. Este está localizado en una estructura celular llamada retículo endoplásmico, un orgánulo (una parte de una célula diferenciada con una función específica) que se encarga de procesar y plegar proteínas.

Aunque esta proteína está presente en las células sanas, lo está aún más en las cancerígenas. Esto se debe a que estas necesitan producir un gran número de proteínas para poder mantener su ciclo celular anormal, ya que el cáncer es un grupo de células que se reproducen sin control por un daño genético.

Debido a esto, la ERX-41 impide el procesamiento de proteínas en el retículo endoplásmico, que se satura y provoca la muerte de la célula cancerígena. De esta forma, la molécula consigue superar un obstáculo en el tratamiento de ciertos cánceres de mama que eran especialmente resistentes: los ER negativo (como el triple negativo).

La resistencia de este tipo de cánceres se debe a que carecen de receptores de estrógenos, y esta es la proteína que normalmente se usa como diana principal en los tratamientos frente al cáncer de mama.

Posibles resultados parecidos en otros tipos de cáncer

Los animales empleados como modelos para el estudio (ratones) no sufrieron efectos adversos perceptibles tras recibir el tratamiento, por lo que los resultados del ensayo han sido muy positivos. Según señala el autor, lo más curioso es que lo que más tiempo llevó fue averiguar de qué forma estaba funcionando la molécula, no el desarrollo de la misma.

Una vez descubierto esto, el investigador tiene la confianza de que la ERX-41 tendrá efectos similares sobre otros tipos de cáncer que tengan un alto estrés en el retículo endoplásmico. Aquí entrarían ciertos cánceres resistentes al tratamiento en el páncreas y en los ovarios o el glioblastoma, el cáncer cerebral primario más agresivo y letal.

A pesar de que los resultados son muy positivos y Jung-Mo Ahn es optimista en cuanto al desarrollo de la investigación, no hay que olvidar que esta solo se ha llevado a cabo sobre muestras de tejidos y modelos de tejidos por el momento, y no se ha llevado a cabo aún ningún ensayo clínico.

Tanto Ahn como la empresa EtiraRX (fundada por él mismo) están ahora esperando la patente de la molécula y esperan poder empezar los ensayos clínicos en la primera mitad de 2023. Por tanto, aunque ya supone un gran avance en la lucha contra el cáncer, aún hay que tener paciencia hasta ver este fármaco convertido en una realidad clínica.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D