The Objective
Publicidad
Sociedad

Seis consejos para que los padres inculquen el hábito de la lectura en los niños

Leer es evadirse por un momento de la realidad y disfrutar de algo mágico y ajeno

Seis consejos para que los padres inculquen el hábito de la lectura en los niños

El libro no suele atraer tanto a los niños como una pantalla donde pueden visionarse magníficas y nítidas imágenes en movimiento, con actividad constante, sonidos envolventes y música que crea emoción. Nuestra sociedad se encuentra inmersa en el mundo digital y los dispositivos electrónicos. Pero, los profesionales en educación afirman que la lectura ofrece mucho; logra que los niños sean autónomos, creativos, curiosos, con pensamientos crítico o tolerantes. Del mismo modo, enriquece de infinitos conocimientos y valores porque de las historias se logra formación para la vida diaria.

La lectura permite un ambiente cercano y calmado, donde si se lleva a cabo con un familiar o ser cercano y querido consigue una situación beneficiosa para ambos, en la relación de ambos y el crecimiento del menor.

Los padres quieren fomentar en los niños la lectura, entienden que han de leer para aprender y consideran que es relevante la creación del hábito lector desde pequeños. Sin embargo, y como aclara Roxana Rivera, licenciada en Educación, en ocasiones, esas ideas no llegan a materializarse en la práctica. Recomienda, entonces, a los padres, seguir los siguientes seis consejos con sus hijos:

1-Leerles a edades tempranas. Estimular a los pequeños, no presionarles ni imponer. 

2-Dedicar tiempo a los niños.

3-Pedir consejo a expertos en educación y psicología y conocer los libros adecuados a su edad.

4-Entender la lectura como un juego. Leer libros que les atraigan y enganchen.

5-Crear espacios de lectura en casa y marcarse unas rutinas diarias. Intercambiar opiniones sobre el libro y comentarlo.

6-Tener siempre libros a mano y dar ejemplo leyendo.

Con estas recomendaciones, la profesional en educación, sostiene que, los niños a partir de cuatro años, iniciarán con motivación su proceso de lecto-escritura.

Leer es evadirse por un momento de la realidad y disfrutar de algo mágico y ajeno | Foto: Annie Spratt | Unsplash.
Leer es evadirse por un momento de la realidad y disfrutar de algo mágico y ajeno | Foto: Annie Spratt | Unsplash.

Los libros no entienden de edades, sí de beneficios

Tal como aporta Thailena Duran, psicóloga especialista en salud mental del desarrollo infantil y juvenil, la lectura ofrece grandes ventajas a los niños, entre ellas: estimula el pensamiento reflexivo, abstracto, la imaginación, la creatividad, la capacidad de análisis, la concentración y la memoria. Y, sin infravalorarlo, ayuda a relajarse.

La lectura estimula el pensamiento reflexivo, abstracto, la imaginación, la creatividad, la capacidad de análisis, la concentración y la memoria

Cuando los niños observan en sus figuras de apego principales el gusto por la lectura, se despierta en ellos el interés. Desde bebés se puede usar la narrativa como un recurso para el aprendizaje, para establecer rutinas y, además, propiciar momentos de intimidad. Duran indica que los niños pueden señalar los personajes del cuento cuando son bebés y en la etapa de lactancia mayor y preescolar destacan más los cuentos para dormir. Y son útiles también, aquellos cuentos e historias de hábitos para enseñar al niño qué hacer en el baño, el momento de ir a la escuela, la figura de los abuelos…

Respecto a la edad, la experta expone que:

Desde edades tempranas como de los 12 a 18 meses: los niños pueden manipular libros de hojas gruesas, resistentes, con letras grandes e imágenes. Y pese a que no los lean y probablemente solo señalen objetos y los nombren o busquen al adulto para que los señale, pero es una actividad estimulante que disfrutan.

Desde bebés: pueden familiarizarse con los libros sensoriales (3 a 18 meses) que traen colores, formas, sonidos, solapas y actividades para estimular la motricidad fina.

Aproximadamente de los 18 meses en adelante: son útiles los libros con sonidos de la vida diaria (animales, transportes, objetos del hogar…), música y diferentes escenarios.

A partir de los 4 años: destacan los libros de historias y cuentos clásicos o cuentos con narrativas de educación emocional, familia, valores y hábitos. Del mismo modo, disfrutan con cuentos que estimulen su imaginación: héroes, magia, hadas, entre otros, especialmente, en la edad preescolar, en la que el juego simbólico es parte fundamental de su desarrollo cognitivo y socio-emocional.

«Los libros y la lectura siempre tendrán un efecto positivo en niños, adolescentes y adultos» | Foto: Hans Isaacson | Unsplash.
«Los libros y la lectura siempre tendrán un efecto positivo en niños, adolescentes y adultos» | Foto: Hans Isaacson | Unsplash.

La versada en salud mental en niños declara que: «los libros y la lectura siempre tendrán un efecto positivo en niños, adolescentes y adultos».

Beatriz Díaz, pedagoga, considera que una de las claves para el desarrollo educacional, personal y emocional de las personas es la lectura y que el niño aprende más cuando experimenta.

La experta revela que los cuentos contribuyen a fortalecer la autoestima de los niños, ya que, con ellos, promueven el aprendizaje a través de sus historias y personajes preferidos.

Díaz declara que leer permite prevenir situaciones de estrés al enfrentarse a los temarios del colegio, ayuda en la comprensión de textos y mejora la gramática, el vocabulario y la escritura.

Los padres deben tener presente que, cuando los niños comienzan la etapa escolar suele aparecer el rechazo a la lectura, del mismo modo que encuentran dificultades en referencia a la comprensión, incluso de instrucciones diarias. En cuanto a esto, la pedagoga deja claro que de no instaurarse el hábito lector en edades tempranas será complicado hacerlo después, aunque no imposible. Para ella, resulta crucial no despreciar los gustos del niño y adaptarlos a las lecturas según vayan creciendo.

La especialista en educación, quien sugiere en sus intervenciones acompañar cualquier nuevo hábito que se desee instaurar en casa con los aceites esenciales «ya que aporta un equilibrio a nivel físico y emocional», expresa que los más pequeños de la casa pueden creer que la lectura es aburrida. No obstante, asevera que pueden sentir no ser capaces de afrontarla satisfactoriamente y frustrarse. Por este y otros motivos, Díaz invita a los padres respecto a sus hijos a «cultivar su confianza y fortalecer su autoestima desde el hogar», teniendo en cuenta un trato cercano y participando en el momento.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D