The Objective
Publicidad
Opinión

Diccionario para sobrevivir al verano celtibérico

Pueden enriquecerlo con otros vocablos o términos de su propia cosecha o invención o que utilicen en su familia o en su zona de veraneo

Diccionario para sobrevivir al verano celtibérico

Unsplash

Antes de que ustedes se dispongan a leer este diccionario les tengo que confesar que si lo pueden hacer se lo deben a mis amigos Miriam, Carlos y Marta. Pues mi intención era escribir un sesudo artículo sobre las restricciones en el iluminado de los escaparates o sobre el atentado a Salman Rushdie, pero mi amiga Miriam insistió en que tenía que hacer un glosario que incluyera los términos que uso en mis conversaciones de verano. Le comenté la idea a mis amigos Marta y Carlos, que entusiastamente se adhirieron a la moción y me convencieron: me dijeron que lo de los atentados y lo de los aires acondicionados no le iba a interesar a nadie, pero que sin embargo este diccionario iba a ser súper útil para mucha gente que sale de vacaciones este mes.

Si llegan ustedes hasta la Z y creen que el esfuerzo de recopilación de este glosario ha merecido la pena, por favor ¡dejen su comentario! Y, sobre todo, pueden enriquecerlo con otros vocablos o términos de su propia cosecha o invención o que utilicen en su familia o en su zona de veraneo. ¡Quizá entre todos podamos hacer el diccionario definitivo!

Abrazafarolas

Tradicionalmente este término se usa en dos sentidos. En su primera acepción, el abrazafarolas es aquel que se arrima a la luz que más ilumina. Es decir, el trepa, la pelota, el arribista. En la segunda, es quien va tan borracho que acaba abrazado a una farola para no caerse al suelo.

En verano es fácil encontrar al individuo o individua que reúne en su persona las dos acepciones. Es decir: se ha hecho súper amigo/amiga del alma de la dueña/dueño del chiringuito para conseguir bebida gratis, y cuando el chiringo cierra y no le queda otra que volver a su casa se va abrazando a las farolas… o en su defecto a las sufridas amigas que ejercemos de tales.

Blanco de verano

Es lo mismo que un tinto de verano, pero con vino blanco. Lleva vino blanco, gaseosa o refresco de limón, una o dos rodajas de limón… y el toque imprescindible final que no muchos conocen: unas gotitas de Martini blanco.

Boyas de tierra

Dícese de las prótesis de silicona que a veces se ven en cuerpos playeros y que exceden con mucho el tamaño que estas prótesis suelen tener. Por alguna extraña razón la propietaria ha decidido implantarse unas de la talla 110 en un cuerpo talla 38. El resultado se asemeja a las boyas que se ven en la línea de playa para establecer el balizamiento. Cuando la interfecta entra al agua sus boyas de tierra, al igual que las boyas de balizamiento, flotan en gran parte de su superficie sobre la línea del agua.

Cuquisitio

Es el antiguo Bar Pepe o Bar Julián que ha sido redecorado a fin de atraer a los veraneantes. Lo han repintado en gama piedra, arena y blanco, en acabado envejecido, desgastado o decapado. En otras ocasiones, en el siempre el clásico estilo navy, el look marinero de toda la vida, blanco y azul. Últimamente se añaden también colores pastel. Combínelo con alguna silla de mimbre, y con cestas de rayán y yute que contengan flores secas o conchas. También valen los botes vacíos de mermelada rellenos de conchas, y redecorados con una cuerda de rafia. Los asientos de loneta y las redes de pescar cayendo del techo le aportan el imprescindible toque de antro de playa. Algún que otro cuadro en colores azul y verde imitando a una playa, que ha pintado la sobrina del dueño, la que estudia Bellas Artes en la capital. Et voilá… El Bar Julián es ahora un garito shabby chic en el que se hacen fotos los influencers, y en el que te pegarán una clavada mayúscula si te pasas a tomar algo.

Coroná o coronao

Véase reggeniño o reggeniña. 

Chiringuipijja

Se dice de aquella señora que baja al chiringuito y que lleva encima tres mil euros en ropa y complementos. 

La cosa queda así: gafas sol de Gucci, 320 euros; maxi caftán de lino puro Brunello, 950 euros; gargantilla de abalorios con engarzado en oro, 200 euros; pendientes de delfines en oro y turquesa, 200 euros ; sandalias Hermes Oran, 589 euros; sombrero de playa de Prada, 520 euros; bolso básquet en rafia de Loewe, 440 euros.

Total: 3.019 euros.

‌Bajar divina el chiringuito no tiene precio.

Para todo lo demás, MasterCard.

No se incluyen en el cómputo las uñas irrompibles y las mechas divinas, tampoco el botox, ni el hialurónico, ni las sesiones de lipoescultura.

Choniselfi

Una hermosa joven que constantemente se está acercando a la orilla de la playa y haciéndose selfis en bikini y morritos con la intención de subir el vídeo a TikTok y las fotos a Instagram

Chuloplaya

Hombre alto y guapo, con un cierto aire a Chuck Norris, con pintas de malote y actitud dura y prepotente, que cree que todo el mundo gira a su alrededor y que toda mujer babea tras él… Lo triste es que, si bien no todas las mujeres van detrás de él, en general se pirran por sus huesitos muchas más mujeres de las que deberían.

Despechá

El tema del verano que usted necesariamente habrá tenido que escuchar o cantar en algún momento. El año pasado el tema del verano fue Todo de ti, de Rauw Alejandro, que es ahora el novio de Rosalía, así que todo queda en familia.

Estrujahuevos o marcapack

También conocido como speedo. Un bañador escueto y ceñido, con un diseño que proyecta los atributos hacia delante al máximo posible, creando un perfil que no pasa desapercibido.  Puntúa el doble si es blanco. 

(Los hay con relleno… y si no me creen búsquenlos en Internet).

Franchutes

Imagine usted que ha decidido ir a una cala que no sale los mapas y que solo conocen los lugareños. Para ir a la playa ha tenido que llevar el coche por una especie de camino de cabras, aparcarlo debajo de un alcornoque y a continuación caminar durante media hora pendiente abajo, saltando riscos como si fuera usted un cervatillo, arriesgando su vida y sudando a mares. Por fin atisba la apartada cala, una rada de aguas turquesas, tan puras y cristalinas que casi diría que se trata de un emplazamiento al que ningún hombre blanco ha llegado antes. Pues allí se va usted a encontrar con un francés o un grupo de franceses. Son omnipresentes, están en todas partes, en los rincones más insospechados, y en muchas ocasiones se han plantado allí antes que los propios naturales del lugar.

Galán otoñal

En su versión playa el galán otoñal suele llevar camisas de lino o de tejidos naturales, en muchas ocasiones de manga larga, en color blanco, beige o azul claro,  a veces con rayas o cuadros vichy. El pelo no demasiado corto, con las sienes plateadas. Las bermudas van siempre por debajo de las rodillas y las sandalias son de cuero envejecido a tono con sus arrugas. Puede llevar muchas pulseras de cuero en la muñeca, recuerdo de sus numerosos viajes en velero a lo ancho y largo de este mundo.  El sombrero borsalino es opcional.

Guiri trampa

Cuando el Bar Pepe o el Bar Julián de toda la vida se han reconvertido y se han convertido en una guiritrampa. Los tintos de verano cuestan cuatro euros, el pincho de patata cinco y la ración de ensaladilla 12. Y olvídate de los excelentes gambones o de las sardinas de espeto de antaño, porque ahora tiran de la materia prima más barata posible para ponerla al precio más caro posible. A veces existe una intersección entre guiri trampa y cuquisitio. Así que en cuanto empieces a ver que alguien está redecorando el bar Julián o el bar Pepe échate a temblar, e inicia la búsqueda de un nuevo bar de confianza para tomas tus cafés, tus cañas y tus tintos de verano.

Horchata

Era una bebida maravillosa hecha a base de chufas que consumíamos en nuestra infancia. Ahora es prácticamente imposible de encontrar excepto en una horchatería muy particular de Barcelona o ya si te vas a Alboraya o a determinadas horchaterías de Valencia. Ha sido sustituida por una bebida blanca repugnante que sospecho está hecha de avena. Y que se vende en supermercados… pero que también te pueden colocar en algún bar jurándote que es horchata.

Hielo

Vestigio de una era anterior, una era dorada en una Arcadia perdida, en la cual podías pedir en el chiringuito que te pusieran la Coca-Cola con- mucho-hielo-por-favor y en la cual podías presentarte en el supermercado y encontrar con que había numerosas bolsas de hielo a tu disposición. 

Italolover

El Italolover, como el italodisco – una de las primeras formas de música de baile completamente electrónica de la historia, creado en Italia a finales de los años 1970 – nunca pasa de moda. No importa donde hayas elegido pasar tus vacaciones, siempre vas a encontrar italianos de ojos azules y bronceado profundo que te llaman «cara» o «amore» a la mínima de turno. Cuando el italolover se combina con el galán otoñal la combinación es letal. Recuerdo en particular al dueño de un chiringuito de Cádiz con un aspecto entre Richard Gere y George Clooney, pero de ojos verdemar. Sospecho que mantenía el acento italiano a pesar de llevar casi 30 años en España porque sabía que era un activo a su favor que no debía perder. Amigos italianos me comentan que la razón por la que en España hay tantos dueños italianos de bares o chiringuitos o de academias de surf se debe a que en Italia la ley de costas es mucho más restrictiva y es muy complicado poner un establecimiento en la playa.

Jaimafamily

 Se dice de la familia extensa que llega a la playa y organiza un campamento digno de wilaya para refugiados saharauis. En algunas ocasiones colocan cuatro sombrillas haciendo un cuadrado y sobre ellas una colcha de cama para construir su jaima. Llegan con neveras, sombrillas, toallas, sillas, pareos y colchas de todo tipo. Comida y bebida como para dar de comer a la legión.  Y normalmente hay abuelos, padres, tíos cuñados… y niños. Muchos niños.  En no pocas ocasiones cuentan con el perro, aunque esté prohibido llevarlo a la playa.

Khalessi

La madre de dragones. Una madre que tiene a dos niños insoportables. A veces son tres. Inasequible al desaliento, se la ve pisando fuerte y gritando a pleno pulmón. «Yoni, no toques la medusa», «Iker, cuidado con la pelota que le vas a dar a un señor». Su espíritu combativo y su ardor guerrero son dignos de admiración… y, quizá, de mejor causa.

Libro viajero

Los padres y madres que me lean creerán que el libro viajero es un libro itinerante que forma parte casi indiscutible de la vida del aula infantil y que se va escribiendo gracias a la colaboración de las distintas familias a las que va llegando. Pero en vacaciones el libro viajero es otra cosa: es ese tocho que metes en la maleta con la esperanza de haberlo acabado en 15 días. Te lo llevas a tomar ese primer café de la mañana en la terracita con vistas al mar, te pierdes con las susodichas vistas al mar y no abres el libro. Te lo llevas a la playa, pero te quedas dormida mientras intentas leerlo. Piensas en abrirlo en la tumbona de la piscina, pero hay demasiados marcapack, choniselfis y pepitopiscinas como para concentrarse. Te planteas leerlo antes de dormir, pero llegas tan hecha polvo que prácticamente te derrumbas en la cama. El resultado es que el libro viajero llega a tu casa casi intacto, aunque tú jurarás a tus amistades que te lo has leído. Como mucho, habrás hojeado la solapa y el primer capítulo en el tren.

Malcamino

Es un hombre incontestablemente sexy, atractivo, inteligente, carismático, divertido. Te engatusará con su palabrería y con su mirada fija de serpiente. Caerás embobadísima pese a que quienes ya le conocen te hayan advertido: «No tomes ese camino, que nunca acaba bien». Y acaba mal…Bien sea porque el susodicho tiene fama de ser un ligón en serie, bien porque tiene una novia intensamente celosa, bien porque se droga, bien por la conjunción de todos los factores anteriores y alguno más. Existen, por supuesto, también mujeres malcamino. (Gracias, Carlos Rivera Lauria por el palabro).

Morrotienda

Suele situarse en las zonas más transitadas por los turistas. En general, en tiendas cerca de la playa o en el centro histórico del bonito pueblo marinero. Para poner un ejemplo: en la playa de Vejer encontré una bolsa de rafia que valía 26 euros y que había visto exacta en una tienda de Granada a 16. En AliExpress a 4,72. Finalmente me la compré en el Bazar Bahía de Cádiz por siete. Era la misma bolsa. Idéntica. 

Musculoca

Es un tipo que se pasea por la playa luciendo unos bíceps oversize y unos abdominales de tabla de lavar muy, muy trabajados en gimnasio gracias al consumo ingente de anabolizantes y «asteroides». Muy a menudo usa bañador marcapack. Se le llama musculoca por sus amplios y exagerados ademanes y por sus gritos y risitas infantiles y agudísimos que tienen por objeto llamar la atención de todos los hombres de la playa. (Las mujeres le importamos poco). Punto extra si lleva bañador marcapack. Bonus track si el bañador marcapack es blanco.

Mejillón

La palabra viene de mussel, palabro que en inglés significa mejillón pero que se confunde con muscle, músculo, porque suenan prácticamente igual. Es muy parecido a la musculoca, pero sin los grititos y los ademanes exagerados. Al contrario, suele mantener una actitud recia y presuntamente viril y es parco en palabras y ademanes. Se sospecha que de noche trabaja como guardia de seguridad en uno de los chiringuitos de moda. Quizá desvalije casas, a saber.

No

El grito de guerra de la Khaleesi. «No, yoni no toques la medusa», «no Iker no juegues ahí con la pelota que le vas a dar un señor», «Noooo Candela no juegas a salpicar a tu hermano que le estás mojando a la señora…»

Neneplayas

Es la versión joven del chuloplaya. Un chico que puede tener entre 16 y 25 años, que es enormemente guapo y consciente de serlo, que se considera sexualmente muy atractivo y se pasea enseñando su bronceado y su marcapack por la orilla, presumiendo de su físico para impresionar a ellos y ellas. 

Ola de calor

Tema de conversación principal de este verano. Cuando conoces a un total desconocido sea en playa, chiringuito, bar o cena de amigos de lo primero que vais a hablar es de la ola de calor, tema socorrido y comodín donde los haya y que no puede crear el enfrentamiento y el drama que inevitablemente se podría suscitar si hablaseis, por ejemplo, de Ayuso. 

Pepitopiscinas

El término viene de una película de 1978 protagonizada por Fernando Esteso. Actualmente un pepitopiscina es un solterón que se baja a la playa luciendo ufano su marcapack o estrujahuevos, y que intenta la desesperada ligar con todas las mujeres que a ella acudan, no importando en general edad, condición o estado civil.

Pijaselfi

Hállase usted en una playa nudista. Repito: nudista. Cuando de repente una chica se acerca hacia la orilla luciendo un bañador cruzado, un blusón de hilo ibicenco y un sombrero de rafia – repito: en una playa nudista-  y se hace una selfi en la orilla de la playa. Cual no será su sorpresa cuando a las dos horas la chica ha cambiado el bañador por un bikini y el blusón de hilo ibicenco por un caftán de lino marroquí. Y se hace otra selfi a la orilla de la playa. Un rato después el atuendo habrá cambiado y se tratará de un kimono de estampado floral y un trikini… y llegará la tercera selfi a la orilla de la playa. Todo esto, repito, en una playa nudista.

Queconhomedisse

Expresión que suele utilizar la madre de dragones o Khaleesi cuando ya está completamente superada por sus hijos.

Regueniño

También conocido por coronao. Joven juvenil que viste con jeans holgados o bermudas anchas a media canilla. Siempre dos tallas más grandes que lo que correspondería, de forma que los pantalones caigan y se pueda apreciar claramente la marca de los boxers.  Calzan zapas For One, Nike, Adidas, Reebok o botas Timberland o Panamá Jack

Entre los accesorios están: relojes grandes y llamativos; cinturones con hebillas inmensas, pendientes de diamante en las dos orejas, gorras beisboleras de visera rígida, las «durax» que son pañoletas o badanas…y los Blink blink, a veces una mezcla entre collar y cadena de perro en acero, a veces bisutería muy brillantosa que han comprado en Ali Express.

Hablan con palabros que usted no comprende: Sandungueo, Dembow, Flow, Guillao, Lambón, , Tripear, Wasa, Rebuleo, Janguear , Giales:, Cangri, Feca, Chambón, Rankea, Yales, Teteo, kitipó….

En definitiva, viene a ser el quinqui de toda la vida, pero en reguetonero.

Regueniña

También conocida por coroná. Suele llevar melenas larguísimas por debajo de la cintura (en muchas ocasiones gracias a las extensiones) minifaldas o shorts y profundos escotes. En general caminan sobre plataformas imposibles. Otras llevan prendas relajadas como el chándal, las mallas ciclistas y las sudaderas oversize. Maquillajes con pestañas postizas y contouring. Las cejas llevan tanto gel y polvo que pondrían salir andando por su propio pie. Y las uñas, cuanto más largas mejor, que no se van a estropear con tareas terrenales como rascar sartenes , hacer la cama o cambiar la arena al gato. Mucho menos por aporrear un teclado, ya que ellas no escriben: envían emoticonos. 

Spritz

Aperol spritz. Bebida naranja que  está haciendo furor entre las chiringuipijas, que sabe a frenadol y que cuesta lo que tres tintos de verano en el bar de Julián. 

Tiburón

 Es un espécimen que encontrará sobre todo en discotecas, verbenas y chiringuitos de moda. El tiburón navega por las procelosas aguas de la pista y, utilizando sus desarrollados sentidos y sus movimientos sigilosos pero contundentes, ha desarrollado diversas adaptaciones para optimizar la cacería. Poseen una capacidad ultra sensorial elevadísima para poder captar a la presa incluso en entornos de escasa iluminación o en mares abarrotados, y se dice que son capaces de detectar la emisión de campos tanto electromagnéticos como electroquímicos generados por potenciales víctimas. Una vez identificada la presa, se abalanzan sobre la víctima de forma agresiva y a gran velocidad. Si la presa no detecta a tiempo la presencia del tiburón y no responde con contundencia seguramente se convertirá en su alimento. Atención, jóvenes sardinitas y caballas, desconfiad del tiburón. 

UVAPF, UVB, SPF

Pictogramas, símbolos y advertencias que podemos encontrar en los envases de las cremas y lociones de protección solar. Pero muchos nos acabamos equivocando en el numerito o dejándonos el bote de crema en casa así que nos quemamos igual, después de habernos dejado 20 leuros en la crema.

Ventilador

Un aparato imprescindible para dormir. Si bien a algunos les molesta el ruido que hace, lo cierto es que el ruido blanco ayuda a dormir y además enmascara el de los borrachos que la están liando en la calle.

Whatthefuck o wadafak

When I came to Spain and I saw people partying, I told to myself: What the f*ck!  ( *) Bueno, pues ese tema es del 2011 pero la letra no ha perdido vigencia. Wadafak es la expresión que suelta el guiri cuando va a por primera vez a una fiesta o verbena de pueblo o barrio y ve cómo podemos liarla de parda los españoles en la calle a las dos de la mañana. 

Xenofílico

La xenofilia es la estima o admiración por la cultura, las tradiciones y las personas de otros países. Cuando le llamas xenófilo al tiburón de discoteca o al pepito piscinas que se ha especializado en pescar guiris (porque le han contado o cree que son presas más fáciles), y que desdeña al producto nacional, no le estás insultando sino describiéndole objetivamente. Es xenofílico. 

Yayaplaya

La señora que escandaliza a los bienpensantes porque tiene 60 años, canas, lorzas, celulitis y pecho caídos y se va a la playa con tanga y en topless. Bravo por ella

Zoolander de playa

Persona – hombre o mujer – que se pasea por la playa intentando reinterpretar la famosa mirada «acero azul» de Derek Zoolander. Es decir: ojitos, pucheritos y mirada al infinito. Como si fueras un niño de cuatro enfadado porque mamá no te compra el helado, pero con la convicción de que esa mirada es absolutamente sexy.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D