The Objective
Publicidad
Gastronomía

«Hacer un Mojito es más fácil que guisar unas buenas lentejas»: cócteles de andar por casa

Para celebrar el Día Mundial del Cóctel te vamos a contar las claves de este mundo y te traemos tres recetas: Negroni, Mojito y Daiquiri

«Hacer un Mojito es más fácil que guisar unas buenas lentejas»: cócteles de andar por casa

Un barman durante la preparación de un cóctel. | Jesús Hellín (EP)

«Hacer un buen Negroni, un Daiquiri o incluso un Mojito es más fácil que guisar unas buenas lentejas». Estas palabras de François Monti, una de las cien personas más influyentes del mundo del bar y que acaba de publicar un nuevo libro titulado Mueble bar, rompen uno de los mitos de los cócteles: su preparación no es difícil, simplemente hay que conocer la receta (y algunos detalles más).

Es ahí, en la receta, sobre lo que Monti, en conversación con THE OBJECTIVE, detalla como una de las claves si quieres adentrarte en el mundo de los cócteles. «Lo recomendable es tratar a las recetas como si fuese pastelería y respetar las proporciones sin improvisar».

¿Pero por qué hablamos de cócteles? Realmente siempre es buen momento para hacerlo, pero este viernes, y como cada 13 de mayo, se celebra el Día Mundial del Cóctel. Es así para conmemorar la fecha en la que se publicó la definición actual de la palabra que usamos para referirnos a estas bebidas.

La idea que traemos es una guía básica para esas personas que desconocen por completo este mundillo, pero que quieren adentrarse en él. Vamos a tratar desde lo básico de cómo preparar un cóctel, los utensilios que necesitamos para su elaboración o incluso los hielos, algo fundamental para obtener un combinado de diez.

Cóctel
El cóctel ‘Sex on the beach’. | Europa Press

Consejos para comenzar en el mundo de los cócteles

Lo primero que tenemos que tener en cuenta, tal y como nos dice Monti, es «no tener miedo». «La coctelería, con sus rituales, sus utensilios y técnicas, sus ingredientes a veces sorprendente, impone cierto respeto e impide a muchos dar el paso», señala, pero tal y como hemos indicado al principio de este texto hacer un cóctel es más fácil que cocinar unas lentejas.

Respecto al nivel práctico, para Monti, el hielo es lo más importante: «Puedes tener buenos ingredientes, buen material, buen control de la técnica, si el hielo no vale, el trago saldrá regular o mal». Por suerte, en España, no solemos tener problema con el hielo, ya que en cualquier supermercado, tienda de ultramarinos o en gasolinera se puede encontrar un hielo bastante bueno. Eso sí, hay que huir de los hielos XXL y de las bolsas en las que se ve un hueco en su interior.

Dicho esto, ¿cómo empezamos? La respuesta es sencilla: con la receta de un cóctel que conozcamos. «Es la puerta de entrada más fácil ya que ya sabes a que tiene que saber. Pillas directamente los errores o al contrario te sorprende lo bien que lo estás haciendo y te da confianza para acercarte a otras recetas», relata.

Cóctel 'Alaska'
Cóctel ‘Alaska’. | Europa Press

Tres cócteles como base para hacer una cantidad infinita de combinados

En Mueble bar, Monti trabaja con la idea de que aprendiendo a hacer tres cócteles (Old Fashioned, Manhattan y Daiquiri) se puede llegar a preparar una cantidad infinita de combinados. El experto en bares comenta que esos tragos tienen tres ventajas: «Son clásicos muy populares que todos los aficionados conocen, la técnica de elaboración es diferente para cada uno de ellos y son ‘recetas madres’, por lo que muchas otras recetas clásicas derivan de esas fórmulas ‘base’».

Con esto tenemos otra clave para aprender a hacer combinados y poder entrar en este mundo. «Si sabes preparar estos tres cócteles, controlas las tres técnicas principales y puedes hacerte el 90% o más de los cócteles clásicos, que son los cócteles que más se hacen en casa o incluso en un contexto profesional», reitera Monti.

Eso sí, el autor de Mueble bar avisa de que quizás estos tres cócteles no son los más recomendables para que gente que no beba combinados empiece a tomarlos. Los motivos para ello es que «el Old Fashioned es potente, Manhattan muy completo y pueden asustar».

Qué tomar si no se tiene costumbre

Por ejemplo, el Old Fashioned es una buena elección si la persona que quiere empezar a tomar cócteles le apasionan los destilados como el ron o el whisky. Además, si lo que te gusta el vermut, Monti aconseja arrancar ese recorrido por el mundillo coctelero con recetas como las del Manhattan, Negroni o Gin & It (todos con vermú). Por último, apunta al Daiquiri, un cóctel perfecto para el buen tiempo: «Refrescante y elegante a la vez. Gusta a todos cuando está bien preparado».

Pero si no te convence ninguna de esa opción, hay una más sencilla y lógica: ve a un buen bar y pide el cóctel que conozcas, hayas probado o uno similar. La clave de esto es que, a pesar de que te haya podido decepcionar un combinado en concreto, es probable que una fórmula que tenías descartada te sorprenda por el simple hecho de que esté bien preparada. El ejemplo de esto puede ser el Mojito: no es lo mismo un mal Mojito y que uno preparado como debe ser.

El mojito, uno de los cócteles más famosos.
El Mojito, uno de los cócteles más famosos. | Gtres

¿Existe el cóctel perfecto?

No existe el cóctel perfecto; sí «hay momentos perfectos». Esto se explica en que según la hora se puede tomar una bebida u otra: «Al mediodía ponme una Media Combinación. Antes de cenar, un Dry Martini. Para concluir la velada, un Old Fashioned. El resto del tiempo, un Daiquiri».

Y aunque como ya hemos dicho, no existe ese cóctel perfecto, ya que además cada uno tiene gustos diferentes, Monti señala que «lo más importante es la temperatura de servicio, no hay nada peor que un cóctel caliente o demasiado diluido».

Otro punto a tener en cuenta es que hay que buscar el sabor del destilado base. Esto se explica en que es muy sencillo esconder los defectos de una mala receta detrás de mucho zumo o azúcar, llegando a proponer tragos en los que no se encuentra ese sabor a alcohol. «Si un cóctel a base de ron no sabe a ron, mal vamos», asegura Monti. «Si estamos ante un cóctel cítrico, será el equilibrio entre el azúcar y la fruta lo que cuenta. Si el cóctel se prepara con destilado, vermú y otro licor, lo que queremos es complejidad con un amargor controlado y un ligero punto dulce».

La regla, para el experto en cócteles, es clara: «Todos los ingredientes se tienen que percibir en boca, aunque sea de manera muy discreta en algunos casos».

Botellas y utensilios que hay que tener en un mueble bar

François Monti da en su libro 20 botellas ‘imprescindibles’ con las que se puede hacer el 90% de los cócteles que enseña a hacer entre las páginas del mismo. Pero tal y como apunta «no hace falta comprar esas 20 botellas de golpe. El mueble bar se llena de la misma manera que se llena la nevera: si vas a hacer pollo el domingo, compras pollo, no buey. Pues lo mismo con las botellas: si quieres hacer un Daiquiri, compras un botella de ron, no una de whisky. Lo mejor es ir poco a poco».

A parte de eso, para comprar botellas hay que tener claro que la imprescindible siempre es la que necesitas para tu cóctel favorito. Pero si dudas y buscas la eficiencia máxima con el menor número de opciones, tienes que tener ginebra, ron blanco, whiskey americano, vermú rojo y agua con gas.

En cuanto a utensilios, la lista de imprescindibles para Monti es clara: coctelera, colador y medidor. Además, hace especial referencia al medido, ya que como garantiza precisión (algo fundamental para seguir la receta a la perfección) merece la pena invertir un poco más de dinero para comprar uno de calidad.

Frozen Daiquiri, Chiclet Daiquiri y Mojito
Frozen Daiquiri, Chiclet Daiquiri y Mojito, tras cócteles perfectos para el verano. | Gtres

Dos tipos de ‘experiencias cóctel’

A la hora de hablar de bares y sobre si existe algún cóctel de moda, Monti tiene claro que hay que diferenciar dos ‘experiencias cóctel’. «Los bares que funcionan como restaurante de alta gastronomía, con cócteles signature muy creativos y muchos ingredientes caseros, a veces inusuales; y bares dedicados al clasicismo».

Sobre el primer tipo de local al que hace referencia, detalla que «los bares gastronómicos no proponen en carta cócteles fáciles de reproducir en casa o incluso en otros bares, con lo cual es difícil que surja de estas propuestas un cóctel de moda. Cuando los visitamos, buscamos algo único, irrepetible». «La mayoría de los cócteles de moda», sentencia.

Tres recetas de cócteles

Dicho todo esto, vamos a lo importante, a aprender a hacer varios cócteles en concreto. Para esta ocasión los elegidos han sido el Negroni, el Mojito y el Daiquiri.

Cómo hacer un Negroni

Monti propone en Mueble bar varios tipos de Negroni, pero vamos a quedarnos con la receta clásica de este combinado. Esta se caracteriza por tener partes iguales de todos los ingredientes. Se decora con un trozo de piel de naranja y se sirve en un vaso tipo rocks.

Ingredientes del Negroni

  • 30 mililitros de ginebra London Dry
  • Otros 30 mililitros de Campari
  • Y 30 mililitros más de vermú rojo

Pasos para preparar un Negroni

  1. Se vierten todos los ingredientes en la coctelera y se mezclan brevemente.
  2. Añadimos cubitos de hielo hasta arriba en el vaso. Removemos con una cuchara durante unos segundos para conseguir que el vaso se enfríe.
  3. Cortamos el trozo de naranja y exprimimos sus aceites en la superficie del coctel.
  4. Vertemos la mezcla en el vaso.

Receta de Mojito

Tal y como apunta el experto en bares, «el Mojito es uno de los cócteles más abusados del planeta». Así que hoy vamos a huir del vaso enorme, del hielo picado y de la lima machacada. Esta es la versión auténtica. Se sirve en un vaso de tubo ancho.

Ingredientes del Mojito

  • 60 mililitros de ron blanco estilo cubano
  • 30 mililitros de zumo de lima
  • Una cucharada de azúcar
  • Una ramita de hierbabuena
  • Agua con gas

Mojito, paso a paso

  1. Se vierte el azúcar, el zumo de lima y la hierbabuena en el vaso en el que vamos a servir el cóctel.
  2. Majamos de forma suave la hierbabuena con la cuchara y la frotamos contra el interior del vaso.
  3. Echamos un poco de agua con gas y mezclamos durante cinco segundos.
  4. Es momento de añadir el ron y llenar la copa con hielo. Volvemos a mezclar durante cinco segundos.
  5. Ahora, si vemos que es necesario, podemos echar más hielo. Llenamos el resto con agua con gas y removemos, pero esta vez ligeramente.

Cómo preparar un Daiquiri

Otro clásico de la coctelería. Un trago fresco y con un toque dulce que le aporta, en esta receta, el jarabe de azúcar. Aunque tal y como indica Monti, «el mejor Daiquiri se hace con azúcar en grano». Lo servimos en una copa tipo cóctel.

Ingredientes necesarios para el Daiquiri

  • 60 mililitros de ron blanco estilo cubano
  • 30 mililitros de zumo de lima
  • 15 mililitros de jarabe de azúcar

Pasos para hacer un Daiquiri

  1. Vertemos todos los ingredientes en la coctelera y la llenamos de hielo.
  2. Cerremos la coctelera y agitamos durante unos diez segundos o hasta que la coctelera esté fría (será cuando el liquido haya cogido la temperatura que buscamos).
  3. Colamos en la copa en la que vamos a servirlo.
Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D