The Objective
Publicidad
Lifestyle

Mitos en belleza: lo que la cosmética no puede hacer por ti (aunque pensabas que sí)

Existen muchos bulos sobre el cuidado de la piel y el cabello que tomamos por verdaderos y los incluimos peligrosamente en nuestra rutina de belleza

Mitos en belleza: lo que la cosmética no puede hacer por ti (aunque pensabas que sí)

La rutina de belleza puede estar repleta de falsos mitos | Freepik/lookstudio

La cosmética es un terreno que abarca toda nuestra imagen cuidando nuestra piel, el cabello o la silueta. Este sector cuenta con infinidad de productos y marcas así que se ha convertido en uno de los más competitivos lo que ha llevado a algunas firmas a abusar del marketing para realizar falsas promesas a sus clientes. ¿El resultado? Muchas veces tomamos por verdaderas afirmaciones que son solo mitos.

No toda la culpa recae en las marcas, los consumidores no podemos evadirnos de nuestra responsabilidad. El boca a boca provoca que utilicemos productos o remedios caseros que no son los más recomendados para nuestra piel o cabello. En vez de fiarnos de verdaderos profesionales, nos dejamos llevar por los consejos de amigas o familiares.

Hay que tener una cosa en cuenta, por mucho que un mito se repita una y otra vez, no se convierte en verdad. ¿Verdadero o falso? Desde THE OBJECTIVE vamos a desmontar los mitos más extendidos. Estamos seguros que descubrirás más de una afirmación que tienes por segura e incluso llevas a cabo en tu rutina beauty habitual.

Los mitos más populares sobre el cuidado de la piel

De la mano de Anna Fuster, skincare coach y fundadora de la marca de cosmética Two Poles, vamos a descubrir cinco de los mitos más populares dentro del mundo de la cosmética.

Una crema te puede quitar la celulitis. Mito

La celulitis es un problema que, a menudo, es genético o viene dado por diversos factores de estilo de vida. Por ello, Anna es contundente: «con solo una crema poco podremos conseguir».  La celulitis no se puede quitar para siempre, sin embargo, si se puede mejorar bastante. Los principales factores que pueden mejorarla son, sobre todo, la dieta y el ejercicio físico

La celulitis no se puede tratar únicamente con cremas. (Fuente: Freepik/valuavitaly)
La celulitis no se puede tratar únicamente con cremas. (Fuente: Freepik/valuavitaly)

Los tratamientos en centros estéticos o las cremas anticelulíticas son una ayuda para eliminar la grasa localizada e hidratar la zona para que se vea con mejor aspecto, pero el efecto es muy ligero. Además, uno de los factores clave de las cremas, además de su composición, es el propio masaje que realizamos al aplicarla.

Un contorno de ojos puede levantar el párpado. Mito 

El párpado caído puede deberse a un problema del músculo o a un exceso de piel. En estos casos, una crema cosmética poco puede conseguir. Lo que sí que podemos lograr con el uso de un contorno de ojos de calidad es mejorar y difuminar las líneas de expresión y, sobre todo, como prevención para la aparición de los signos de envejecimiento como las patas de gallo.

La vitamina C no puede usarse de día (o en verano). Mito  

La vitamina C no solo es despigmentante, sino que además es antioxidante porque nos ayuda a defendernos de la radiación ultravioleta y de los radicales libres. Es por esta razón que se recomienda especialmente usarla en las rutinas beauty de las mañanas

El acné sale por falta de higiene. Mito 

El acné es una patología de la piel causada por una bacteria que aparece por un problema hormonal o por un exceso de producción de sebo. En cualquier caso, una buena limpieza y cuidado de la piel es necesaria para poder atajar el problema pero no será la causa principal del mismo.

Limpieza facial. (Fuente: Freepik/sanivpetro)
Limpieza facial. (Fuente: Freepik/sanivpetro)

Cuando el acné ya pasa de ser leve a moderado, es recomendable acudir a un dermatólogo para que nos administre antibiótico o isotretinoína de forma oral para acabar con esas bacterias persistentes. 

Otros de los mitos más extendidos relacionados con los granitos es que el chocolate provoca acné. Después de varios estudios, ahora podemos decir que, más que el chocolate, es el azúcar el que podría producir su aparición. La leche de vaca también podría ser causante o agravante del problema. 

Se puede tener un bronceado bonito y saludable. Mito

Este mito es falso ya que ningún bronceado es, técnicamente, saludable. Hay que tener en cuenta que para llegar a ponerse moreno el cuerpo ha activado sus mecanismos de defensa contra la radiación ultravioleta. Ese tono de piel viene precedido por una inflamación y muerte celular causada por el daño solar. Así que el único bronceado saludable será el que se consigue con un buen autobronceador.

Los mitos relacionados con el cabello

El pelo es uno de los aspectos que más preocupan, tanto a hombres como a mujeres. Su cuidado ha sido objeto de debate haciendo que nazcan todo tipo de mitos y leyendas urbanas. Hoy, de la mano de expertos, sabremos cuánta verdad existe en cada una de ellas.

Si me corto el cabello a menudo crece más rápido. Mito

Como señala  Carlos Fernández de Franck Provost, «nada tiene que ver cortar el pelo con la acción del crecimiento».  Los factores  que determinan el crecimiento del cabello son, en parte genéticos, y en parte relativos a salud. Intervienen además otras  variables como la alimentación, el estrés o incluso la higiene capilar.

Es un mito que cortar el pelo no garantiza que crezca más rápido. (Fuente: Freepik/prostooleh)
Cortar el pelo no garantiza que crezca más rápido. (Fuente: Freepik/prostooleh)

Otro de los mitos relacionados con el crecimiento del cabello es que si lo cortas cuando la luna está en cuarto creciente crecerá más rápido. Desde Llongueras lo tienen muy claro: «físicamente la luna afecta a las mareas y océanos por la gravedad de dos cuerpos grandes, pero una persona es un cuerpo insignificante para notar la gravedad de la luna».

Si te arrancas una cana aparecen más. Mito

Alberto Sanguino de Llongueras advierte que nada tiene que ver el folículo piloso (donde nace el cabello) con el desarrollo en cadena de canas. Lo que sí influye en la aceleración de la aparición de canas es el estrés que puede generar una pérdida de melanina moderada o incluso zonal.

Dormir con la mascarilla capilar multiplica sus efectos. Mito

Todo lo contrario: dormir con la mascarilla hace que el cabello reciba peso y acumulación de residuos e incluso resta brillo. Marta Laguarda, CEO de la firma cosmética  All Sins, afirma que «una máscara capilar, más allá de 30 minutos, de exposición pierde todo su efecto». Además, asegura que otro de los mitos es la cantidad que utilizamos. Si se aplica más producto no conseguiremos mejores resultados. «El exceso es solo una pérdida de producto», afirma.

Es mejor secar el pelo con toalla que con secador. Verdad

Carlos Fernández de Franck Provost confirma esta afirmación. Sin embargo advierte que, aunque sea la mejor fórmula, debemos de seguir teniendo cuidado de no hacerlo con demasiada energía ya que podríamos agredir la cutícula del cabello.

Para secar el cabello es más recomendable el uso de la toalla que del secador. (Fuente: Freepik/benzoix)
Para secar el cabello es más recomendable el uso de la toalla que del secador. (Fuente: Freepik/benzoix)

Hay quienes prefieren dejar el pelo mojado para que se seque con el calor ambiental. Es otra fórmula recomendable siempre y cuando lo dejemos suelto. Si lo recogemos en moño o coleta conseguiremos que no se seque de forma natural produciendo una agresión de la cutícula. «Puede hacer que se rompa, coja malos olores, se caiga o se debilite porque no se oxigena debidamente», afirma Fernández. Además, hay que esperar a que el pelo esté totalmente seco para desenredarlo.

Cuanta más espuma hace un champú, más limpio nos dejará el pelo. Mito

Es totalmente un error caer en este pensamiento. Cuando el champú hace mucha espuma puede ser por una alta concentración de sulfatos así que no significa que el producto sea más eficaz.

No es el único mito relacionado con el lavado. Hay quien afirma que es malo lavarse el pelo a diario. Desde Franck Provost afirman rotundamente que no es perjudicial y que «lo malo es hacerlo usando un producto nocivo o poco recomendado para el tipo de cabello». Desde All Sins recomiendan los champús equilibrados de pH que son los más indicados para un uso diario.

Gama de champús orgánicos de la firma REF Stockholm
Gama de champús orgánicos de la firma REF Stockholm

Lo que sí que es cierto es que el pelo se acostumbra al champú y que, por este motivo, hay que cambiarlo cuando llevamos cierto tiempo usándolo. El estilista Carlos Fernández nos recuerda que hay que variarlo aproximadamente cada tres meses para que sea eficaz.

Otra afirmación verdadera, a pesar de parecer un mito, es que lavarse el pelo con agua fría potencia su brillo. La razón se encuentra en que el agua fría hace que los poros se cierren y eso favorece el brillo natural.

Es mejor teñir el pelo cuando está sucio. Mito

Antiguamente los tintes eran mucho más agresivos, por lo tanto la suciedad protegía la piel del cuero cabelludo y evitaba irritaciones y agresiones. Pero a día de hoy, se convierte en todo un mito porque los tintes tienen la tecnología necesaria para que no se produzcan estas contraindicaciones.

Tinte para el cabello. (Fuente: Freepik)
Tinte para el cabello. (Fuente: Freepik)

Lo que sí es cierto es que el agua de la piscina puede alterar el pelo teñido y volverlo de un tono verde. El cloro de las piscinas hace de reactivo en cabellos porosos matizando y dando sensación de reflejos. «Por ello, cuanto más rubio más frío y más sensación de verdosidad», señalan desde Franck Provost.

¿Las embarazadas pueden teñirse el pelo? Los tintes son alcalinos y abren los poros en el cuero cabelludo penetrando en la epidermis. Por ello, desde los centros Llongueras recomiendan evitar los tintes en el primer trimestre del embarazo.

¿Estaba acertada tu rutina de cuidados o necesitas actualizarla eliminando alguno de los mitos más populares?

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D