The Objective
Publicidad
Lifestyle

Período refractario: qué es y cómo afecta a tu erección tras eyacular

Al contrario que sucede con las mujeres, los hombres no pueden inmediatamente encadenar un orgasmo con otro

Período refractario: qué es y cómo afecta a tu erección tras eyacular

Un hombre preocupado en la cama mientras una mujer duerme. | ©Gtres

Como dormido, aletargado, así se encuentra el pene del hombre tras la eyaculación a pesar de la intención propia o de su pareja de que recupere el vigor. No es una falta de deseo, sino una reacción natural que se conoce como período refractario y es el responsable de que la erección no regrese a los pocos minutos después de haberse fugado.

Al contrario que sucede con las mujeres, los hombres no pueden inmediatamente encadenar un orgasmo con otro e incluso no pueden recuperar en cuestión de segundos el deseo sexual, o no al menos responder como se presupondría tras haber eyaculado. Una realidad que, en ocasiones, puede ser frustrante tanto para el propio hombre y para su pareja, pero que está caracterizada por causas fisiológicas que impiden ese retorno. Así es el período refractario, que podríamos sintetizar como el período entre una eyaculación y el comienzo de la erección siguiente.

A veces pueden ser cuestión de minutos, en otros casos de horas y otras veces, a pesar del portador, puede extenderse hasta más de un día. Obviamente hay diferencias entre hombres, pues la edad es un condicionante claro para repetir con vigor las erecciones, pero nadie se libra del temido período refractario.

Un problema que no existe, o no tan notorio en el caso de la mujer, pues es posible que pueda concatenar orgasmos o incluso tener varios orgasmos consecutivos si la estimulación es la adecuada. Esto se debe a las distintas fases que se producen durante el acto sexual. Sin embargo, también podría ser que la mujer sufra un período refractario, aunque las causas son distintas de las que acontecen con el hombre.

Para ello debemos entender los tempos que caracterizan la relación sexual y la respuesta sexual que en ella se establece. Catalogados en cinco fases distintas, el sexo se puede diversificar en cinco estadios:

  • Deseo
  • Excitación
  • Meseta
  • Orgasmo
  • Resolución

Esta última es la que nos aclara el período refractario, ya que aquí se pierde por completo la tensión sexual o, dicho de otra manera, volvemos a un estado de no excitación. A ello hay que sumarle ciertas características en la disparidad de género para entender los orgasmos, pues es frecuente que el hombre no continúe con ganas de mantener relaciones y entre en una fase de sopor y evitación, mientras que las mujeres suelen renunciar a un segundo asalto por una hipersensibilidad clitoriana.

Qué es el período refractario

Cada hombres es un mundo e incluso en el mismo hombre puede cambiar el período refractario por distintas cuestiones, incluyendo la estimulación o la pareja sexual con la que esté, motivo por el que no hay un lapso establecido de duración concreto. Sin embargo, se estima que de media se necesitan entre diez y veinte minutos para volver a recuperar una erección.

Tiempo que fluctúa, lógicamente. Los varones jóvenes necesitan menos tiempo de recuperación, bien sea por condición física, por deseo o por tener una mayor secreción de testosterona. Estos motivos también pueden ser parte de las razones por las que a partir de los 40 y 50 años se nota un incremento del período refractario, el cual tiene sus propios patrones, pero no son las únicas razones.

Un mal estado de salud o una condición física baja, lastrada por el sedentarismo o por una dieta poco saludable, son lastres añadidos que torpedean la salud sexual. Por así decirlo no se puede pretender en perfecto estado de forma para jugar un partido de Champions League si en nuestra vida real somos incapaces de jugar una pachanga de fútbol sala con los amigos.

También la salud mental afecta, del mismo modo que existe una reacción negativa de culpa y falta de deseo tras la eyaculación que es más común de lo que creemos. En ese caso, también la ansiedad, el estrés o la depresión (también causantes de disfunción eréctil, la eyaculación precoz o de eyaculación retardada) pueden estar detrás de este punto de no retorno tras la eyaculación que alargaría el período refractario.

período refractario qué es eyacuiación erección cuánto dura
El período refractario del hombre suele durar de media unos diez o veinte minutos. ©Gtres.

Otros hábitos como el consumo de alcohol —gran enemigo de la salud sexual—, el tabaquismo o una mala salud cardiovascular, relacionada con problemas de hipertensión o de frecuencia cardíaca también podrían justificar un mayor período refractario, incluyendo también factores como la obesidad, pues reduce la secreción de testosterona y además se vincula a una mala salud física, hechos que empobrecen la práctica sexual.

Prácticamente inevitable, el período refractario tras la erección y eyaculación es el retorno al estado normal de relajación corporal, donde la sangre abandona la zona genital y la respiración y la tensión arterial vuelven a sus parámetros normales.

Cómo combatir el período refractario

Una vez que el hombre eyacula, el sistema nervioso parasimpático se pone en rompan filas, liberando una serie de hormonas y neutrotransmisores como la serotonina, la oxitocina o la norepinefrina (adrenalina) , que generan esa sensación de saciedad, falta de deseo y somnolencia por reprimir la dopamina a través de la liberación de la prolactina. Como vemos, la justificación del período refractario tiene que ver con la sensación de bienestar postcoital que acontece.

Eso no significa que, en la medida de lo posible, podamos paliar parte de este período refractario y volver a la carga más pronto que tarde. Importa mucho como factor de recuperación el componente etario, siendo siempre más breves los tiempos para volver a conseguir erecciones a medida que somos más jóvenes.

período refractario qué es eyacuiación erección cuánto dura
No fumar, no beber y practicar deporte pueden contribuir a reducir el período refractario. ©Unsplash.

Aún así, como no tenemos una máquina del tiempo, tenemos que aferrarnos a otros componentes, generalmente relacionados con la buena salud, que serán responsables de que nuestras erecciones y eyaculaciones no necesiten un impasse demasiado largo para que podamos regresar a la acción.

Por este motivo, se recomienda llevar un estilo de vida lo más saludable posible que implique no consumir tóxicos, dormir bien, llevar una alimentación sana y, como consejo extra, procurar eyacular lo menos posible al menos un día antes de mantener relaciones sexuales. Sí, sabemos que es complicado calendarizar los ‘encuentros‘, pero todos sabemos que es más fácil dar la talla cuando venimos descansados.

período refractario qué es eyacuiación erección cuánto dura
Tras la eyaculación es habitual que el hombre entre en un período de calma y somnolencia.

Como curiosidad y si os extraña ver cómo otros mamíferos tienen un vigor sexual desmesurado en épocas de celo es conveniente explicar el efecto Coolidge. Presente en casi todas las especies de mamíferos sin importar el género, este efecto supone aumentar la disposición a seguir manteniendo relaciones sexuales al aparecer nuevos compañeros receptivos, reduciéndose el período refractario si aparecen nuevos partenaires, vinculado a una mayor secreción de adrenalina y dopamina como respuesta al nuevo estímulo y que minimizaría los efectos de la serotonina, la cual, entre sus efectos, está el alargar el período refractario por el estado de relajación en el que nos sumerge tras la eyaculación.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D