The Objective
Publicidad
Lifestyle

El truco poscoital para diferenciar a los hombres que realmente son buenos amantes

Al hombre que es bueno en la cama no sólo se le diferencia por lo que hace antes o durante el coito, sino especialmente por lo que hace después

El truco poscoital para diferenciar a los hombres que realmente son buenos amantes

Mila Kunis actuando. | CC

Pese a quien le pese, los hombres y las mujeres no somos iguales, y tampoco en lo que a relaciones sexuales se refiere. Hoy nos vamos a detener en una de estas diferencias, que se centra en lo que ocurre después del coito si ambos llegan al orgasmo.

Es de sobra conocido que nuestros cuerpos no actúan de igual manera cuando alcanzamos el clímax. Las mujeres liberan tanta oxitocina que se sienten, de pronto, muy conectadas con el amante. Los hombres también liberan oxitocina, pero ésta queda suprimida por el alto nivel de testosterona que experimentan en ese momento.

Así, pues, ellos y ellas no sienten lo mismo tras el sexo, hormonalmente hablando. Y esta diferencia es el punto de partida para identificar a quién es un buen amante del que no lo es. Sigue leyendo y lo entenderás.

Lo que los hombres deben hacer tras el coito (y la mayoría olvida o desconoce)

La doctora Ruth Westheimer, asegura en su exitoso libro ‘Sexo para dummies’, publicado en España por la editorial Planeta, que se puede distinguir a un hombre que es buen amante de uno que no lo es por lo que hace tras el coito. En concreto, por lo que no hace.

«Tras el orgasmo, con demasiada frecuencia, el hombre se despreocupa de lo que siente su compañera, hace oídos sordos cuando la mujer le pide que la abrace y se esconde. Las parejas no culminan el actos sexual con mimos y caricias porque no saben que así debe ser. (…) A veces la mujer siente esa necesidad, pero no conoce bien cómo responde su cuerpo y no se atreve a pedir lo que desea», afirma la doctora Westheimer.

La experta se refiere al aumento de la hormona oxitocina que experimenta la mujer, que hace que sienta unos deseos irrefenables de estar en contacto con su compañero sexual. Su cuerpo se lo pide, y el hombre que es buen amante sabe perfectamente que debe estar ahí, con ella, los minutos posteriores al sexo.

Para hacer el amor, mejor el norte: estas son las ciudades españolas donde se tiene más sexo

Ellas tardan más en recuperarse tras el coito (y no deben hacerlo a solas)

Además de por la hormona mencionada, los hombres y las mujeres reaccionan diferente tras el coito, ya que ellas tardan más en ‘recuperarse’.

Según los investigadores Masters y Johnson, tras el orgasmo, el pene del hombre no es el único que se contrae, pues sus constantes físicas, como el ritmo cardiaco y la temperatura corporal, también descienden rápidamente.

En cambio, en el caso de las mujeres, de la misma forma que necesitan más tiempo para excitarse también requieren de más minutos para descender la meseta de excitación en la que se encuentran tras el clímax.

Por lo tanto, si el hombre, después del coito, se da la vuelta y se queda dormido –o se va a dar una ducha, o a ver la televisión o a tomar algo a la cocina–, la mujer tiene que emprender el descenso a solas, lo cual es mucho menos satisfactorio que hacerlo en brazos del amante.

orgasmo: Últimas noticias en The Objective

¿De cuánto tiempo estamos hablando?

Ya sabemos que tenemos que quedarnos al lado de la mujer tras el orgasmo, pero ¿cuánto tiempo? «Para algunas mujeres, uno o dos minutos son suficientes, mientras que otras necesitan un poco más de tiempo. No se trata de que el hombre dedique el mismo tiempo a las caricias y los mimos después del coito que a los preliminares, sino que entienda que la mujer tiene una necesidad legítima que él debe satisfacer con cariño», apunta la doctora.

«Quienes dediquen tiempo a los mimos y caricias después del coito se verán recompensados porque harán felices a sus esposas o amantes y disfrutarán de una vida sexual más plena», añade.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Más trucos básicos poscoitales para el hombre que desea ser buen amante

Si no sabes qué hacer tras el coito o te parece muy cutre empezar a tocarla sin más, la doctora ofrece estos consejos en su libro:

  • Si las sábanas y las mantas han ido a parar a los pies de la cama, alcánzalas y tapa con ellas a tu mujer.
  • Concéntrate en tu pareja el tiempo que puedas. No te limites a abrazarla, demuéstrale con mimos y palabras que le prestas atención.
  • Acaríciale las pantorrilas con los pies.
  • Actúa como si fueras a protegerla de todos los males de este mundo. En un momento de tranquilidad como este, es posible que tu protección le brinde calor y seguridad.
  • Bésala suavemente en las mejillas.
  • Dile que la amas.

Obviamente, a estas alturas de la vida ya sabrás que cada mujer es diferente, igual que cada hombre, y por ello lo que sirve para uno no lo hace para otro. Pero lo que te hemos contado en las líneas precedentes es lo que funciona para la mayoría, y además está avalado por numerosos estudios y por la experiencia laboral de más de 30 años de la doctora Ruth Westheimer.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D