The Objective
Publicidad
Lifestyle

Dime cómo besas a tu pareja y te diré qué tipo de relación tienes

Con el paso de los años, las parejas comienzan a abandonar el hábito de darse besos, y menos aún apasionados: ¿qué revela esto?

Dime cómo besas a tu pareja y te diré qué tipo de relación tienes

Si tienes una pareja de años seguro que te has dado cuenta: no os besáis como al principio de vuestra relación. Cuando estabais empezando, vuestros besos eran apasionados, húmedos, poderosos. Ahora, sin embargo, os dais un pico de vez en cuando y os rozáis las lenguas casi por equivocación durante el coito.

¿Por qué sucede esto? ¿Por qué dejamos de besarnos como antes? Pueden ser muchas las razones que expliquen el abandono de esta práctica tan romántica, y también muchas las causas. Vemos todo a continuación.

¿Qué pasa con las parejas que no se besan nunca?

Antiguamente, «besar era un signo de compromiso: una señal para tu pareja con la que le indicas que te vas a quedar a su lado», asegura Valerie Curtis, doctora de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, a The Telegraph.

«Uno de los mayores peligros que enfrentamos los humanos no era el de los grandes depredadores, sino el de los depredadores invisibles: los gusanos, la sarna, los parásitos… Y todos sabemos que debemos evitarlos. (…) Pero los humanos somos profundamente sociales, por lo que hemos tenido que lidiar con este problema… Tenemos que demostrar que podemos superar el asco que produce estar en contacto con todos estos parásitos ajenos, y besar es la primera señal de que te estás arriesgando», añade Curtis.

Es decir, los humanos comenzamos a dar besos como señal de que esa persona no nos da asco y como señal de compromiso. Entonces, ¿si dejamos de hacerlo con nuestra pareja significa que la relación ya está muerta?

Según Curtis, sí, ya que puede ser una señal de que el asco ha vuelto de nuevo: «La psicología de las relaciones muestra que una de las primeras señales de que un matrimonio está en peligro es cuando el asco/disgusto comienza a tomar la delantera, cuando comienza a molestar el olor de los pies, por ejemplo. Es la primera señal de que ya no amas a esta persona».

Entonces, la conclusión es que si ya no besas nunca a tu pareja es porque sientes repulsión por ella, y según Curtis deberías hacer las maletas e irte. Pero si besas poco la cosa no pinta tan mal, lector. Sigue leyendo.

Pareja dándose un beso

¿Y si te besas poco con tu pareja, también deberías cortar?

De acuerdo con una encuesta realizada por la Fundación Británica del Corazón, el 18% de las personas casadas puede pasar hasta una semana sin besar a su pareja, mientras que el 40% besa sólo durante cinco segundos o menos.

Es decir, besar poco cuando se lleva mucho en una relación es normal. De hecho, otro estudio descubrió que ocho de cada diez parejas no se besan antes de irse a la cama

Así que si es tu caso, lector, no te preocupes, pues sucede en la mayoría de las casas, y puede deberse a varios factores:

  • Rutina: llevas besando la misma boca años, incluso décadas, y ya no te apetece como antes, pero no es ni bueno ni malo, es normal. La pareja ya es estable y no hay necesidad de conquistar nada más.
  • Pérdida de pasión: si te besas poco y cuando te besas te da asco, como veíamos al principio, pues mal asunto, y si te besas poco porque has perdido la pasión por tu pareja, pues depende, pues siempre se puede reavivar. La cosa es si quieres intentarlo o no.
  • Niños y problemas varios: los factores externos de la vida acaban pasando factura en la libido de las personas, y eso se nota también en los besos. Como decíamos anteriormente, es un problema que se puede arreglar, si se quiere.
Pareja dándose un beso

Los besos de los amantes

Quizá por todo lo expuesto hasta ahora, muchos humanos buscan esos besos olvidados fuera de casa. Una encuesta de Gleeden confirmó que el 88% de los encuestados asegura darse besos apasionados con sus amantes y sólo el 65% lo hace con sus parejas. De hecho, más del 40% afirma que ya no hay pasión en su matrimonio y no les provoca tanto pasar por la fase de los besos, mientras que el 22% declara que es algo que simplemente ya no hacen.

Al respecto, un 65% de los encuestados admite sentirse raramente excitado por un beso de su pareja, mientras que un 72% confiesa excitarse mucho cuando se besa con su amante. Y las razones son evidentes: lo nuevo, lo prohibido, lo sexual.

Pareja dándose un beso

En cualquier caso, el beso sigue siendo el protagonista de las relaciones sexuales, y sea como sea nuestra relación, debemos hacerlo más, pues, según los expertos, los besos ayudan a reducir la presión arterial, a disminuir el colesterol de la sangre, quemar calorías, aliviar el estrés y disparar la endorfina de nuestro organismo, por lo que pueden considerarse muy beneficiosos para el cuerpo humano.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D