The Objective
Publicidad
Lifestyle

¿Cuál es el mejor momento del día para hacer deporte? ¿Mañana, tarde o noche?

Aunque el ejercicio siempre viene bien, podemos maximizar sus ventajas si prestamos atención a la hora

¿Cuál es el mejor momento del día para hacer deporte? ¿Mañana, tarde o noche?

Un grupo de personas corriendo por la tarde. | ©Unsplash.

Hacer deporte o hacer ejercicio es siempre bueno y positivo para nuestra salud y bienestar, aunque no todas las horas son igual de aptas. Sea por la mañana, por la tarde o sea en la noche, el deporte está asociado a beneficios de lo más variados, desde el estrictamente físico al mental.

Da igual el formato o la edad, aplicado a nuestra forma física, evidentemente. Puede ser simplemente hacer un rato de jogging , salir a correr o, si podemos con ello, largas carreras o ejercicios de fuerza. Igualmente, hemos de tener claro que si nuestro objetivo deportivo es la pérdida de peso, debe venir asociado a un déficit calórico.

Eso no significa que no haya mejores momentos del día para hacer deporte, claro. También debemos tener en cuenta que topamos con numerosos hábitos cotidianos que chocan con los horarios de tiempo libre. Familia, trabajo y obligaciones de toda índole pueden ser una cortapisa para encontrar el mejor momento del día para hacer deporte.

Más aún con ajetreadas agendas donde los turnos de trabajo se solapan con el ocio, dejando un margen relativamente escaso a veces para practicar deporte. Sin embargo, si estamos concienciados de ello, hay un momento del día en que es mejor hacer deporte.

Hacer deporte por la mañana: oro

mejor momento del dia para hacer deporte
Según el momento del día, podemos obtener más beneficios del deporte. ©Unsplash.

Suponemos que empezar la rutina diaria se le haga bola a más de un lector. Es lógico y en nuestros hábitos cotidianos no solo importa lo que hagamos nosotros, sino incluso nuestra genética nos puede predisponer a esas tendencias. Sin embargo, si conseguimos adecuarnos a ello, la mejor opción a todos los niveles para hacer deporte es por la mañana.

No por la teoría de que debamos hacer deporte en ayunas como ocasión para perder peso —insistimos en la importancia del déficit calórico—, sino porque ‘despertamos’ a todo el cuerpo a la vez. Una especie de revolución hormonal encabezada por el cortisol, encargado de despabilarnos, y que puede ayudarnos a quemar grasa más rápidamente, sobre todo si lo acompañamos de ejercicio físico.

También la ventaja se asociada, como explicaba un estudio publicado en 2019 en Journal of Phisiology, a mantenernos en alerta desde primera hora de la mañana. En este sentido, avalan que los madrugadores estarán más en guardia a lo largo del día, cansándose paulatinamente durante el resto de la mañana y la tarde, y permitiendo así un mejor descanso cuando sea la hora de irse a dormir.

La adopción de este tipo de rutinas se asocia así al ciclo de sueño natural que tenemos, marcado por los ritmos circadianos, y que además nos permitiría cumplir con el resto de obligaciones cotidianas. En ese sentido, practicar deporte en las primeras horas del día también guardaría relación con la secreción de endorfina, bautizada como la hormona de la felicidad, que reduce los niveles de estrés, según explican en Mayo Clinic.

En cualquier caso, sabemos que hacer deporte por la mañana siempre es complejo porque choca con numerosas rutinas, así que hablaríamos de realizarlo entre las seis y las nueve de la mañana, concentrando también ese momento para nosotros mismos.

Hacer deporte por la tarde: plata

Realmente son pocas las diferencias que separan a hacer deporte por la tarde que hacerlo por la mañana. Es cierto que perdemos parte de ese impulso hormonal matutino, que nos despabila y nos ayuda a ponernos a tono. Sin embargo, resulta obvio pensar que la mayoría de nosotros tenemos más tiempo libre por la tarde, a partir de las cuatro hasta las ocho o nueve, momento en que ya entraría la noche.

Sin embargo, el momento óptimo para realizar deporte por la tarde iría de la una a las cuatro de la tarde, según apunta la revista Time, citando a The Journal of Phisiology. Los beneficios serían similares a los que tendríamos de un entrenamiento matutino, nos ayudaría a ponernos ‘en hora’, aún con un ligero paseo, y nos permitiría mantener la dinámica diaria.

Eso es, evidentemente, en un caso hipotético que no se confrontase con el resto de nuestra vida diaria. Sin embargo, hay también beneficios en hacer deporte por la tarde —más allá del mediodía—, relacionados con la quema de azúcar. Al practicar deporte por la tarde y dando un subsecuente margen a la digestión, seremos una pequeña bomba de glucosa en sangre, que nos vendrá bien para hacer deporte con mayor intensidad. En ese caso, también hacer deporte y la liberación de endorfinas y adrenalina que genera, nos vendrá bien para a media tarde no sufrir el clásico bajón que acontece.

Hacer deporte por la noche: bronce

mejor momento del dia para hacer deporte
Durante la noche podemos reducir el estrés a través del deporte, pero conviene que sea pausado y no especialmente excitante. ©Unsplash.

Salvo que nuestros horarios sean muy irregulares y partidos, el cuerpo humano no está diseñado para que nos vayamos a dormir después de habernos convertido en un manantial de endorfinas y adrenalina. Hacer caso a nuestro organismo e ir acercándonos al momento del sueño bajando la intensidad de nuestro ritmo es lo más conveniente.

Por este motivo, hacer deporte por la noche no sería el mejor momento del día para hacerlo. Aquí catalogaríamos noche desde las ocho de la tarde en adelante, pero evidentemente va a tener que ver con el tipo de hábitos previos que tengamos. Y, por supuesto, las condiciones personales y laborales que lo marquen. En cualquier caso, si caemos en el deporte vespertino o nocturno, mejor que sea cuanto antes.

La realidad es que se juntan dos sensaciones. Por un lado, el cansancio propio del deporte, que puede invitarnos a parar y a relajarnos, pero también la secreción de esas hormonas que se han mantenido en rompan filas hasta el último momento. Hemos aumentado las pulsaciones, la presión arterial, nuestra respiración y el cuerpo lo siente así, por lo que ‘invitarle’ a dormir justo después será complicado de conseguir. En ese sentido, lo recomendable es dar cierto margen entre el fin del ejercicio y la hora de dormir.

En cualquier caso, a pesar de la abundante literatura médica y las revisiones llevadas a cabo para valorar la relación entre sueño y ejercicio, son escasos las publicaciones que encuentran una correlación directa entre dormir mejor y hacer deporte nocturno.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D