The Objective
Publicidad
Análisis

Ucrania pierde la iniciativa

El problema más grave para la resistencia ucraniana es el cambio de táctica de Rusia y su angustiosa escasez de armas y munición

Ucrania pierde la iniciativa

Un militar ucraniano observa desde el interior de un tanque en una posición en la región de Donetsk. | Reuters

Mientras el presidente Putin se dirigía el pasado miércoles a un grupo de jóvenes emprendedores rusos equiparándose a sí mismo con el zar Pedro el Grande (1672-1725) tres palabras centelleaban a sus espaldas: «Futuro», «confianza», «victoria». El dictador ruso apareció con la determinación de siempre pero mucho más relajado que en ocasiones anteriores, con la seguridad de que el curso de la guerra en Ucrania está girando a su favor tras los fracasos sufridos, como en el asedio a Kiev, en los primeros meses del conflicto. Actualmente la guerra se libra en la región del Donbás, en el este de Ucrania, y se desarrolla básicamente como un duelo de artillería en el que Moscú tiene una clara ventaja en armas y munición. Pasada la euforia de los primeros momentos, el presidente Zelenski está perdiendo la iniciativa al tiempo que se acumulan las bajas en sus filas y el público occidental muestra ya síntomas de fatiga informativa.

Ucrania ha perdido unos 10.000 soldados

Fuentes oficiales del Gobierno ucraniano reconocen que han perdido unos 10.000 soldados desde que empezó la invasión el pasado 24 de febrero hasta el pasado 3 de junio, cuando se cumplieron los primeros 100 días del conflicto, a una media de más de 100 muertos y varios centenares de heridos al día en los combates. El Ejército ucraniano cuenta con 125.000 hombres, según el Instituto de Estudios Estratégicos de Londres, al que se añaden otros 100.000 guardias nacionales y de fronteras. Otros analistas sugieren que desde el comienzo de las hostilidades Kiev podría haber movilizado hasta medio millón de hombres. Por tanto, si bien Ucrania parece contar con suficientes reservas, esas miles de bajas al mes, que no han dejado de crecer en los últimos días, plantean dudas sobre su capacidad para resistir tanto por la falta de armas y municiones como por la moral de sus tropas -comienzan a aparecer los primeros casos de deserciones- si la guerra continúa en otoño.

ucrania
Un miembro del servicio ucraniano dispara con una ametralladora en una posición en la línea del frente. | Foto: Reuters

Los portavoces ucranianos también aseguran que las pérdidas rusas son mayores -30.000 soldados-, pero fuentes británicas rebajan esa cifra a unos 20.000 muertos en acción, ligeramente superior a las sufridas por la Unión Soviética durante la invasión de Afganistán (1979-1989). Hasta el momento, el Kremlin solo ha dado como dato oficial el de 1.351 bajas, entre soldados y oficiales, el pasado el 25 de marzo, lo que siendo obviamente falso no impide admitir que el Ejército ruso conserva su capacidad ofensiva. Pese a sus pérdidas de hombres y material en los dos primeros meses de la invasión, en las últimas semanas Moscú ha reforzado sus fuerzas con casi 50.000 soldados más y reconstruido las unidades que habían resultado diezmadas.

Cambio de táctica de Rusia

Pero el problema más grave para la resistencia ucraniana es el cambio de táctica de Rusia y su angustiosa escasez de armas y munición. Tras fracasar su intento de operación relámpago contra el Gobierno de Kiev, el Kremlin se ha concentrado en el Donbás aprovechando la mayor potencia de fuego de su artillería y ha mejorado la combinación entre el apoyo aéreo y sus fuerzas de infantería. El resultado es que Rusia está disparando 50.000 proyectiles de artillería al día sobre las posiciones de los ucranianos en la región, frente a los entre 5.000 y 6.000 obuses y granadas que lanzan éstos en respuesta. Esta abrumadora superioridad está obligando al Ejército ucranio a retirarse al tiempo que los rusos sufren menos bajas al lanzar sus ataques desde mucha mayor distancia.

Pese a todo, Rusia también está agotando sus armas más modernas o no las puede utilizar porque requieren tecnología occidental que ahora le es imposible importar por las sanciones internacionales y está recurriendo, según el Ministerio de Defensa británico, a misiles del viejo arsenal soviético, mucho menos precisos y que por tanto causan unos daños colaterales mucho mayores.

ucrania
Un hombre llega una camiseta con la cara de Putin en San Petersburgo. | Foto: Reuters

Los combates que se libran estos días en la región del Donbás podrían ser decisivos para el resultado final de la guerra. Las esperanzas concebidas en un principio por los ucranianos de que gracias a las armas occidentales podrían recuperar el 20% de su territorio ocupado actualmente por los rusos resultan ahora prematuras. Las armas prometidas por Estados Unidos, Gran Bretaña y otros países occidentales están llegando muy lentamente y en cantidades insuficientes. Además, las más sofisticadas exigirán que los ucranianos sean entrenados en su uso y probablemente pasarán semanas antes de que puedan ser utilizadas en el campo de batalla. Podría ser demasiado tarde.

Un nuevo zar ruso

El Kremlin ocupó Crimea y parcialmente el Donbás en 2014. En semanas podría controlar toda la región, por la que sus tropas ya han empezado a repartir pasaportes rusos. Si lo logra no será fácil que sean expulsadas de allí. Al compararse con Pedro el Grande, Putin reconoció implícitamente la ocupación de Ucrania, que ya no sería la ridícula operación de desnazificación del país que anunció en un principio, así como sus ambiciones imperiales. Pedro I, creador del título de Emperador de todas las Rusias, conquistó la región de Lagoda al Reino de Suecia y fundó San Petersburgo. Pero su llamada Gran Guerra del Norte duró 21 años. El nuevo zar ruso no parece tener prisa ni estar preocupado por los efectos de las sanciones económicas, más bien está convencido de que la comunidad internacional acabará por aceptar la nueva realidad que sus militares están creando sobre el terreno. No es momento para que Occidente cambie de canal.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D