The Objective
Publicidad
Internacional

Las sanciones de Estados Unidos copan el discurso de investidura de Daniel Ortega

El presidente de Nicaragua reedita su mandato con su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta

Las sanciones de Estados Unidos copan el discurso de investidura de Daniel Ortega

El presidente Daniel Ortega celebra su nuevo mandato. | Reuters

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, ha reeditado su mandato como presidente del país por cuarta vez consecutiva en un acto marcado por los ataques a Estados Unidos y sus sanciones. En la céntrica Plaza de la Revolución de la capital, Managua, ha tildado al país de «cobarde» y le ha acusado de contar con «700 presos políticos».

Nicaragua ha dado inicio así a una nueva legislatura dirigida una vez más por Ortega y con su mujer, Rosario Murillo, al frente de la Vicepresidencia, tras vencer en las urnas el 7 de noviembre en unos comicios marcados por la ausencia de rivales de entidad tras el encarcelamiento de decenas de opositores.

Este domingo ya tomaron posesión de su cargo los nuevos diputados que conformarán, previsiblemente, hasta el año 2026 la Asamblea Nacional, donde el sandinismo también amplió su control tras las votaciones de noviembre, cuestionadas a nivel internacional.

Sanciones desde Washington

En la previa del acto de proclamación del presidente nicaragüense, las autoridades estadounidenses han anunciado una batería de sanciones contra varios altos cargos del país, entre ellos la ministra de Defensa, Rosa Adelina Barahona Castro, para afear al «régimen» de Ortega la «subyugación de la democracia».

Una de las justificaciones esgrimidas desde Washington para estas sanciones es la creciente represión de la disidencia en el país centroamericano, a la que atribuye más de 300 muertes desde 2018, así como la huida de más de 100.000 ciudadanos.

Ante estas medidas y acusaciones, Ortega ha criticado que en Estados Unidos existen «700 presos políticos» y ha cuestionado «a qué esperan para ponerlos en libertad». «Ahí están duros contra ellos, mientras por otro lado lanzan actividades terroristas, las organizan contra países hermanos, como Venezuela», ha denunciado el mandatario.

Asimismo, el líder de Nicaragua ha recriminado a las autoridades de Estados Unidos la forma en la que reaccionaron ante los supuestos «actos terroristas» que sufrió la nación centroamericana en el año 2018, e incluso ha acusado a Washington de «organizar el terrorismo».

Murillo, Ortega, Maduro y Díaz-Canel durante la sesión de investidura. Reuters.

«Para ellos no eran actos de terrorismo, para ellos son ciudadanos que asesinaron a más de 40 policías y a más de un centenar, casi dos centenares, de ciudadanos y que tuvieron paralizado el país durante varios meses (…) Para ellos eso no es terrorismo porque ellos lo organizan. Cuando ellos lo organizan no hay terrorismo, más bien es lucha por la democracia», ha aseverado Ortega.

A continuación ha atacado a la Unión Europea, a quien ha acusado de no haber perdido «su esencia colonialista y esclavista«, una vez que los Veintisiete han anunciado una serie de sanciones contra siete personas (incluidos dos de los hijos de Ortega y a Murillo) y tres entidades del círculo del presidente.

Ortega exige indemnizaciones

Por otro lado, Ortega ha exigido que las autoridades estadounidenses den «un giro histórico y valiente» en sus relaciones con Nicaragua y que «indemnice» al país por la citada presunta participación armada en la nación en la década de los años 80.

«Tiene una oportunidad de hacer un giro histórico y valiente donde indemnice al pueblo nicaragüense, que es de justicia, no estamos pidiendo limosna, estamos pidiendo justicia», ha trasladado el mandatario a su de Estados Unidos, Joe Biden.

En este sentido, ha trasladado que en una reunión de la Cumbre de las Américas cuando al frente de la Casa Blanca se encontraba el expresidente Barack Obama, y Biden era vicepresidente, expresó al líder del país norteamericano que su Administración debía «cumplir con lo que manda la Ley».

Traspasando las fronteras nicaragüenses, Ortega ha tratado el «bloqueo criminal» de Washington a la isla de Cuba y a Venezuela, cuyos dirigentes, Manuel Díaz-Canel y Nicolás Maduro, respectivamente, han estado presentes en el acto en Managua.

China como aliado primordial

Por otro lado, las autoridades de Nicaragua y China han firmado un acuerdo de cooperación y comercio que buscará reactivar la economía del país centroamericano, tal y como ha defendido el propio Ortega durante su intervención.

Este tratado ha sido firmado por el hijo del mandatario Laureano Ortega Murillo y por el enviado especial del presidente chino, Xi Jinping, y primer vicepresidente del Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional de China, Cao Jianming.

«(China) es un pueblo que va a multiplicar sus capacidades (…) Nuestra meta es darle continuidad a la buena marcha que traíamos hasta antes de abril 2018. Borrón y cuenta nueva, y vamos adelante», ha apuntado el líder de Nicaragua.

El Gobierno nicaragüense ha reconocido a China como un «único territorio» y ha roto así toda clase de vínculo con Taiwán, a quien considera como parte «inalienable del territorio chino».

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D