The Objective
Publicidad
España

El apoyo conservador a Balaguer puede 'robar' la presidencia del Constitucional a Pumpido

El jurista gallego es el favorito para ocupar la presidencia una vez que se renueve el tribunal. Podemos prefiere a la almeriense por su perfil feminista

El apoyo conservador a Balaguer puede 'robar' la presidencia del Constitucional a Pumpido

María Luisa Balaguer en un acto del Tribunal Constitucional. | Jesús Hellín (Europa Press)

Todos los caminos llevan a Cándido Conde-Pumpido. Es el favorito para ocupar la presidencia del Tribunal Constitucional una vez que se renueven los cuatro magistrados que agotaron su mandato en junio. La jugada invertirá las mayorías del órgano, que a partir de ese momento serán progresistas. Un escenario que acerca al jurista gallego a su objetivo. Sin embargo, en las últimas semanas ha aflorado la figura de María Luisa Balaguer, que ya ha anunciado que no rechazará el cargo si la proponen. Podemos la prefiere por su perfil feminista, aunque lo que realmente puede auparla es el apoyo de los magistrados conservadores.

No existen candidaturas para la elección del presidente. La costumbre en el tribunal de garantías es que los cargos sean consensuados. Fuentes judiciales admiten a THE OBJECTIVE que Conde-Pumpido, de 73 años, es el principal favorito para ocupar el puesto, aunque en este momento todo son «especulaciones». Aduce que aún falta por conocer la identidad de cuatro de los 12 magistrados que deben elegir y que eso otorga ciertas posibilidades a Balaguer.

La almeriense, de 69 años, puede dividir el voto de los magistrados progresistas. Algunos creen que es la persona idónea tanto por su currículo como por sus firmes convicciones feministas. En los planes de Balaguer nunca ha entrado la presidencia del órgano. Su carrera se ha centrado en elaborar sentencias y votos particulares con la máxima discreción. No obstante, si sus compañeros deciden proponerla no se negaría por respeto a la institución. Se convertiría en la segunda mujer que desempeña esa función, tras María Emilia Casas.

El perfil de Balaguer

Los magistrados progresistas no son los únicos que están pensando en darle su apoyo. Ante el inevitable giro ideológico del Constitucional, el sector conservador también lo estaría barajando. Incluso ya habrían informado a la propia Balaguer de sus planes. Este grupo de magistrados ve en ella a una persona menos alineada con las tesis gubernamentales y menos politizada mediáticamente. Especialmente porque Conde-Pumpido fue designado Fiscal General del Estado por José Luis Rodríguez Zapatero. Mantuvo el cargo entre 2004 y 2011, lo que le convierte en el más longevo.

El aparato socialista apuesta por el gallego, al que considera muy cercano ideológicamente. Tanto que, en julio del año pasado, descalificó a sus compañeros del tribunal de garantías por votar en contra de los decretos del estado de alarma, aunque luego se disculpó. Su nombramiento toma especial relevancia porque el Constitucional debe pronunciarse sobre temas sensibles como el ingreso en prisión de José Antonio Griñán, la ley Celáa, la de eutanasia, la del aborto, la de Memoria Democrática o la norma catalana que ataca el uso del español en las aulas.

«Lo lógico es que el PSOE promocione a gente que apueste por Conde-Pumpido», asegura una figura importante de la carrera judicial. El Gobierno tiene previsto nombrar a los dos magistrados que le corresponden en los próximos días. El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) debe designar a otros dos miembros, uno progresista y otro conservador, antes del 13 de septiembre, plazo que le otorgó el Ejecutivo tras la reforma de la ley orgánica del Poder Judicial en julio. Con esos cuatro nombramientos se completaría el tercio, que es la manera que marca la Carta Magna para renovar el órgano.

Conde-Pumpido, que opta con Balaguer a la presidencia del Constitucional. | Foto: José Oliva (Europa Press)

Las intenciones de Ferraz chocan con las de Podemos. La formación morada es más proclive a promocionar a Balaguer que, a su condición de mujer, añade un compromiso férreo con el feminismo. Los socios de Gobierno de Pedro Sánchez la consideran la más apropiada para este momento. La jurista almeriense ya tuvo en su día el respaldo de la vicepresidenta Carmen Calvo, que llegó a proponer que se incluyera una mención explícita a la igualdad de género en la Constitución. Su salida del Ejecutivo el verano pasado ha dejado a Balaguer con menos adeptos en el PSOE, pero también los tiene.

El entorno de Conde-Pumpido se muestra tranquilo. Sostiene que las informaciones que están circulando son simples especulaciones, ya que antes de decidirse quién ocupará la presidencia deben nombrarse cuatro magistrados. «Poco importa lo que digan los partidos políticos porque el voto es personal», admite un reconocido jurista. Las fuentes consultadas por este diario insinúan que la irrupción de Balaguer responde a una estrategia para crear nuevos conflictos. Conde-Pumpido ya ha manifestado en más de una ocasión que entre ambos magistrados no existe rivalidad alguna.

Donde sí la hay es en el CGPJ. Algunos vocales aducen que Clara Martínez de Careaga, esposa de Conde-Pumpido, debería abstenerse en la elección de los magistrados que corresponden a este órgano. De lo contrario, insisten, incurriría en un conflicto de intereses, ya que es consciente de las intenciones de su marido para convertirse en presidente del Tribunal Constitucional. El presidente del gobierno de los jueces, Carlos Lesmes, ha convocado para el 8 de septiembre un pleno del consejo para consensuar los candidatos, pero los vocales parecen haberse rebelado y pocos son los que han entablado contactos para tal fin.

Nombrados por el Senado

Balaguer y Conde-Pumpido llegaron juntos al Tribunal Constitucional. Ambos fueron nombrados en marzo de 2017 a propuesta del Senado. La salida del actual presidente, Pedro González-Trevijano, uno de los magistrados cuyo mandato de nueve años ha expirado, abre la puerta para la elección de un nuevo mandamás. Aspiran al cargo aquellos magistrados que están en el último tercio de sus mandatos, situación en la que se encuentran tanto Balaguer como Conde-Pumpido, que es el favorito. Sin embargo, ambos cuentan con posibilidades.

La almeriense es catedrática de Derecho Constitucional y está adscrita al Departamento de Derecho del Estado y Sociología de la Universidad de Málaga. Ha ejercido como profesora de Derecho y Periodismo en esa misma universidad y dirigió la revista Artículo 14, una perspectiva de género, que editó el Instituto Andaluz de la Mujer. Además, ha coordinado dos congresos de Derecho Constitucional.

El primer destino de Conde-Pumpido estuvo en la Audiencia Provincial de San Sebastián, donde permaneció hasta 1985. Ese año fue nombrado presidente de la Audiencia Provincial de Segovia. En 1995 lo eligieron magistrado de la Sala Segunda del Tribunal Supremo. Tenía 45 años, por lo que se convirtió en el más joven de la historia. De 2004 a 2011 ocupó la Fiscalía General del Estado. Fundó y lideró durante años Jueces para la Democracia, una asociación judicial de carácter progresista, y asesoró al PSOE en materia judicial.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D