The Objective
Publicidad
España

Ciudadanos admite por primera vez que el voto telemático en sus primarias no es secreto

El jefe de Sistemas Informáticos de la formación naranja reconoce en sede judicial que varias personas pueden acceder al sentido del voto de los afiliados

Ciudadanos admite por primera vez que el voto  telemático en sus primarias no es secreto

La sede de Ciudadanos. | Ricardo Rubio (Europa Press)

El voto en las primarias telemáticas de Ciudadanos no es secreto. Así lo ha admitido por primera vez un dirigente de la formación de Inés Arrimadas. La confesión corrió a cargo del jefe de Sistemas Informáticos de la formación naranja, Raúl Guillén, el pasado 27 de junio. Fue en su declaración por videoconferencia, a la que ha tenido acceso THE OBJECTIVE, en el caso de las elecciones internas de 2019 en Murcia que un juez de Cartagena investiga a raíz de una denuncia del perdedor en aquellos comicios, Leonardo Pérez, frente a la candidata vencedora, la actual vicepresidenta murciana, Isabel Franco.

Guillén compareció en calidad de testigo y señaló de inicio al magistrado y los abogados de las partes –Gloria Bañeres en representación de Pérez y Juan Ignacio Fuster Fabra por Ciudadanos- que era la primera vez que declaraba en sede judicial o policial. Se presentó como máximo responsable de servidores y bases de datos del partido -«Llevo toda la parte ‘cloud’ a nivel nacional», resaltó- y explicó que junto a él, en el día a día, está un hermano suyo como jefe de Desarrollo, Moisés Guillén.

El jefe de Informática de Ciudadanos lleva dirigiendo este departamento desde mediados de la pasada década y reconoció que estaba al frente del sistema telemático en marzo de 2019 cuando se celebraron las primarias en Murcia. En aquel momento, su área dependía orgánicamente de la Secretaría General que dirigía José Manuel Villegas.

Ciudadanos tenía un sistema «obsoleto y antiguo»

Guillén reconoció a preguntas de Bañeres que el sistema de votación era «obsoleto y antiguo» ya que «no soportaba el cifrado de las contraseñas», por lo que en aquel momento «no estaban encriptadas». De ahí que una serie de personas pudiesen tener acceso a la base de datos en la que estaban alojadas esas contraseñas.

A la pregunta de la abogada de Pérez de quiénes podían tener acceso a dicha base de datos, Raúl Guillén respondió con tres posibilidades, la última de ellas completamente genérica y sin señalar a nadie con nombre y apellidos: «La empresa de ‘hosting’ en el que estaba alojado el servidor, el equipo de desarrollo en el que me incluyo y posiblemente, en algún momento, alguna gente que tenía acceso a ese aplicativo obsoleto».

El jefe de Informática precisó, a renglón seguido, que ese sistema se cambió con posterioridad, aunque no dijo desde cuándo. «Lo cerramos pero en ese momento (de las primarias de Murcia en 2019), quién tenía acceso a ese aplicativo, lo desconozco». Eso sí, no logró disipar las dudas sobre el sistema de primarias de Ciudadanos. «¿Podía ver los resultados de las votaciones en tiempo real?», le inquirió personalmente Bañeres. «Si tuviera interés, sí. Pero no realicé ninguna consulta del estado de las votaciones», replicó Guillén.

Lo sorprendente es que, además de poder saber lo que votaban los afiliados el día de las primarias, esa información quedaba almacenada -y a su alcance- durante un tiempo indeterminado. Así, admitió que en la citada base de datos de Ciudadanos aparecía «durante un período de tiempo» la «vinculación» entre los nombres de los afiliados y el sentido de sus votos en el día de los comicios internos.

Un tanto perpleja, la abogada de Pérez entró de lleno en esta cuestión. «¿La base de datos vincula el voto con el votante?», inquirió. «La base de datos vincula el voto con el votante. Durante un período de tiempo, sí», admitió el máximo responsable informático de Ciudadanos.

Bañeres: Vale, ¿eso es a los efectos de comprobar si cumplía el votante con los requisitos de antigüedad y de estar al corriente de pago?

Guillén: Esa comprobación se hace antes. Cuando el usuario entra muchísimo antes de que, digamos, voten. Se hace esa comprobación de que cumpla con los requisitos de censo y de pago, obviamente. 

Bañeres: Entonces, si se corresponde con la base de datos el voto con el votante… entonces, el voto no es secreto.

Guillén: Perdón.

Bañeres: El voto no es secreto.

Guillén: Le vuelvo a decir, durante un período de tiempo no es secreto.

Bañeres: ¿Me puede especificar a qué se refiere?, ¿de qué tiempo hablamos?

Guillén: Sí, pues que una vez finalizado el proceso de votación y se comprueba que todo es correcto y se emite el acta de Garantías y transcurre un período de tiempo, que no está fijado, nosotros periódicamente lo que hacemos es ir eliminando esa información de secreto de voto por cuestiones de protección de datos.

El juez instructor interrumpió a la abogada de Pérez para preguntar al testigo quién tenía acceso a esa información… calificada como «voto no secreto temporal» por el propio magistrado. Guillén limitó dicho acceso a su hermano y él mismo, si bien ambos podían comprobar lo que había votado un afiliado de Ciudadanos durante semanas o meses.

Juez: ¿Quién tenía acceso durante ese período de tiempo a ese voto, digamos a ese voto no secreto temporal?

Guillén: Principalmente, el equipo de sistemas, que soy yo y la otra persona que hemos dicho antes (su hermano Moisés). Nadie más.

Juez: ¿De qué período de tiempo hablamos, de minutos, de segundos, horas, días? 

Guillén: Días, a veces semanas, a veces meses. No hay un tiempo determinado en el que vayamos haciendo este proceso porque, generalmente, permitimos que los usuarios puedan ir descargando su voto electrónico durante varias semanas.

Juez (le interrumpe): Pero me refiero que el resultado del voto, de cada elección, no era secreto en cuanto abierto al público.

Guillén: No, no, no

Juez: Corríjame entonces. Por parte de los responsables del servicio informático había un período de tiempo, no determinado, en el que ustedes podían ver a qué candidato había votado cada votante. ¿Es así?

Guillén: Sí, es así.

En un momento dado del interrogatorio, el responsable de Ciudadanos justificó el hecho de que pudiera tener acceso a lo que cada militante había votado. «Para garantizar el secreto de voto», adujo antes de admitir que hay otros sistemas informáticos que «sí que garantizan» dicho secreto «por la propia construcción del sistema». Es decir, que Ciudadanos no optó en aquel momento por el sistema más garantista para celebrar sus comicios telemáticos en Murcia y el resto del territorio nacional.

Juez: ¿Y por qué de eso, por qué ese no secreto temporal?, ¿por qué?

Guillén: Pues para garantizar el secreto de voto. Lo que nos dicen nuestros servicios jurídicos es que mantener una base de datos con todos los votos de quién ha votado a quién, almacenado ahí de todos los procesos de primarias, pues evidentemente representaría un riesgo que no se respetaría el secreto de voto.

Juez: Pero yo la pregunta que le hago es justo al contrario. ¿Por qué para los responsables del área informática había un período de tiempo en el que podían ver y comprobar lo que había votado cada uno?, ¿cuál era la finalidad de ese no secreto temporal?

Guillén: Ninguna, ninguna. Es una limitación del sistema. Otros sistemas informáticos sí que garantizan el secreto de voto por la propia construcción del sistema. En este caso, el sistema que se diseñó, por un tema de recursos y tecnológicos, no se implementó esa funcionalidad. Más bien, es una limitación que no aporta más allá que un riesgo de que, si no se elimina esa información, se puede saber quién ha votado a quién.

El abogado de Ciudadanos aprovechó su turno para preguntar a Guillén si se había beneficiado de su cargo y posición en el partido «para localizar información de quién emitía votos o a quién se votaba» en las primarias murcianas. «No, en absoluto», respondió el jefe de Informática.

«¿El protocolo de eliminación (del voto de cada afiliado) es genérico?», prosiguió Fúster Fabra. «Sí, es un protocolo interno. Vamos realizando esa limpieza periódica y ya está, sin más», dejó claro Guillén. El juez volvió a tomar la palabra para inquirir al testigo si había detectado algún fallo a posteriori. «No, no detecté ningún fallo», insistió el máximo responsable de Sistemas Informáticos en Ciudadanos.

Tras ello, el magistrado le preguntó por qué a veces aparecían concentraciones de voto en torno a una misma IP. «Hasta el día de hoy, no he visto nada extraño. Es normal (ver) 10-12 veces desde una misma IP de un candidato. Y la distribución es uniforme. Si en uno hay 12 votos con la misma IP, el otro (candidato) tiene un número parecido. Nunca me he encontrado 20, 30 o 50», señaló el dirigente naranja a modo de ejemplo.

Las primarias de Ciudadanos en Murcia están rodeadas de polémica desde su celebración hace más de tres años. En la investigación policial de las primarias telemáticas de Ciudadanos en Murcia aparecieron, incluso, votos falsos. Una novedad en democracia, distinto de los votos válidos, nulos o en blanco que hay en las urnas.

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Región de Murcia entregó a principios de este año un extenso informe de 118 páginas al juez instructor de Cartagena sobre aquellos comicios en marzo de 2019, donde desvela que había encontrado al menos seis afiliados naranjas que aparecían en el censo de votantes de aquel día y que, en realidad, no participaron en la consulta interna. Por ello, se subrayó al magistrado que «existen indicios que revelan una serie de irregularidades (…) que podrían resultar en responsabilidad penal».

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D