The Objective
Publicidad
España

Laura Borràs, suspendida como presidenta y diputada por su proceso judicial por corrupción

La ya expresidenta ha abandonado la reunión antes de que comenzara la votación

Laura Borràs, suspendida como presidenta y diputada por su proceso judicial por corrupción

La presidenta de Junts, Laura Borràs. | Marta Pérez (EFE)

La Mesa del Parlament ha acordado la suspensión de Laura Borràs como presidenta de la Cámara tras abrirse juicio oral en su contra por presuntamente haber fraccionado contratos para beneficiar a un amigo cuando presidía la Institució de les Lletres Catalanes (ILC). La defensa de la presidenta de Junts no ha surtido efecto entre PSC, ERC y CUP, quienes han puesto fin a su resistencia a abandonar el cargo a pesar de la causa por corrupción.

Los tres partidos —aliados de Junts en diferentes procesos en la Cámara autonómica— han dejado caer a Borràs tras semanas de dudas acerca de su actuación. La ya expresidenta del Parlament había denunciado previamente que no abandonaría el cargo a pesar del proceso abierto en su contra y la petición de seis años de prisión por parte de la Fiscalía al considerar que estaba siendo víctima de una persecución judicial, en la que pedía que no participaran los miembros de la Mesa que finalmente han acordado el fin de su mandato hasta que no resuelva sus causas con la Justicia.

La presidenta de Junts ha abandonado la reunión antes de que comenzara la votación. Antes de levantarse, ha defendido su inocencia y ha asegurado que era víctima de una persecución judicial, razones que ya expuso a través de las redes sociales cuando se conoció el sentido del voto de las formaciones que componen la dirección del Parlament.

Borràs había puesto en la diana a las formaciones independentistas por pedir su cese por los delitos de prevaricación y falsedad documental, a quienes había cargado la responsabilidad de lo que pudiera suceder con su puesto. A lo largo de la mañana se ha producido una propuesta que tal y como te hemos contado en THE OBJECTIVE no ha contado con el apoyo de las principales asociaciones en favor de la independencia, como la ANC.

El artículo 25.4 obligaba a cesar a Borràs

El artículo 25.4 del Reglamento del Parlament ha sido la razón que ha empujado a la Mesa a acordar la suspensión de los derechos y deberes parlamentarios de Borràs «de manera inmediata». Este se aplica sobre los diputados acusados por delitos vinculados a la corrupción una vez el auto de apertura de juicio oral es firme, lo que se ha dado en el caso de la presidenta de Junts.

El Reglamento también prevé la posibilidad de solicitar un informe a la Comisión de Estatuto del Diputado si se aprecian «dudas sobre este tipo de delito» o sobre las incompatibilidades aplicables durante la suspensión, algo que por ahora PSC, ERC y la CUP han descartado al entender que los delitos de los que se acusa a Borràs sí están vinculados a la corrupción.

La suspensión implica que Borràs dejará de ejercer sus funciones como diputada —no podría votar ni participar en las sesiones— y no cobraría sueldo como parlamentaria. La diputada ha asegurado que esta situación no implica que deba abandonar el escaño que no contaría con funciones.

Su marcha eleva un puesto en el escalafón parlamentario a Alba Vergés, actual vicepresidenta del Parlament y miembro de Esquerra Republicana, lo que revertiría uno de los puntos esenciales del acuerdo entre los republicanos y Junts de cara a la legislatura.

Ante esta situación, ERC habría instado a sus socios a encontrar una solución para mantener lo pactado, lo que obligaría a la dimisión de Vergés y el ascenso de Aurora Madaula (siguiente en la lista), que según fuentes consultadas por Europa Press no cuenta con el apoyo de todo su partido, lo que dificultaría la sucesión.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D