The Objective
Publicidad
España

El aparato de Junts teme que el pulso de Borràs en el Parlament precipite su salida del Govern

Si la división en el independentismo aboca a unas nuevas elecciones en la región, ERC sabe que no podrá dar su apoyo a los Presupuestos Generales de 2023

El aparato de Junts teme que el pulso de Borràs en el Parlament precipite su salida del Govern

El pulso de Laura Borràs a ERC y la CUP para continuar al frente del Parlament pese a ser procesada por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña por corrupción amenaza la unidad interna de Junts per Catalunya. El viejo aparato convergente del partido teme que una alineamiento demasiado explícito con Borràs pueda precipitar su salida del Govern. Y en ERC también son conscientes de que una ruptura en el seno del ejecutivo abocaría a unas nuevas elecciones en la región y no podrían dar su apoyo a los Presupuestos de 2023 del Gobierno de Pedro Sánchez.

Por esta razón, la cúpula de los neoconvergentes, con Jordi Turull al frente, están calculando el tipo de defensa que hacen de Laura Borràs sin poner en riesgo su continuidad en el ejecutivo. Fuentes de la formación explican a THE OBJECTIVE que si «ERC hace caer a Borràs se abrirá un debate interno sobre si deben continuar en el Govern».

Hace tiempo que las bases del partido, más afines a las posiciones maximalistas de Carles Puigdemont y Borràs, así como algunos de los escuderos de la presidenta del Parlament, presionan a su partido para romper con ERC por sus pactos con Sánchez, que consideran que «legitima la represión».

Junts y sus 300 altos cargos

Sin embargo, Turull, como nuevo secretario general del partido, ha intentado evitar cualquier tentativa interna de celebrar una consulta. Hay más de 300 altos cargos de Junts en la estructura pública de la Generalitat que quieren mantener sus posiciones y creen que una renuncia sería ceder a ERC todas las ventajas de gobernar y marcar la agenda política. A este respecto, incluso Puigdemont ha mantenido un perfil bajo para no poner a su partido bajo la espada de Damocles.

La estrategia de Junts hasta la fecha ha sido presionar a ERC para recoser «la unidad del independentismo». El presunto caso de espionaje a los líderes independentistas con el software Pegasus fue la última oportunidad de estos sectores para convencer a los de Pere Aragonès de soltar amarras con el PSOE en el Congreso, pero la estrategia no ha tenido el resultado esperado.

https://twitter.com/lopezbofill/status/1544402545103208449?t=pFc5Yf5SjCblRF2aos0jMA&s=19

Todo lo contrario. Las corrientes internas que cierran filas con Laura Borràs piden ir más lejos. El concejal Héctor López Bofill advertía el pasado 5 de julio en un mensaje en Twitter de que «un voto contra la presidenta del Parlament, Laura Borràs, y segunda autoridad del país por parte de ERC debe suponer el final del Govern y forzar al final de la legislatura. Los primeros que lo tenemos que tener claro somos los de Junts».

Ningún ‘conseller’ en el acto de Borràs

Lo que más temen este sector de Junts es que Laura Borràs lleve al límite la situación, haciendo caso omiso a su propio partido. No dudan de que es un verso libre y que mirará por lo que más le convenga a nivel judicial. De hecho, ninguno de los consejeros de Junts en el Govern asisitió al acto de apoyo a la presidenta del Parlament en el Ateneu Barcelonès.

Aunque este lunes el portavoz de Junts, Josep Rius, ha salido al paso a las declaraciones de Aragonès sobre que si Borràs fuera de ERC ya habría dado un paso al lado, no están dispuestos a quemarse por Borràs, apuntan las fuentes consultadas. El hecho de que la CUP tampoco defienda la continuidad de la presidenta de la Cámara catalana deja muy solo a Junts.

Borràs juega al doble o nada

Como informó este diario, Borràs quiere que prevalezca el artículo 25.1 del reglamento para que la mayoría del pleno vote sobre su continuidad como una forma de presionar a ERC y la CUP. Este artículo obliga a toda la Cámara a pronunciarse, mientras que el artículo preestablecido para los casos como Borràs, el artículo 25.4 del reglamento establece la suspensión de los derechos y deberes parlamentarios de los diputados a quienes se les abra juicio oral por delitos vinculados a la corrupción

Borràs ha iniciado una dura campaña para vincular su imputación por malversación, prevaricación, fraude y falsedad documental durante su etapa al frente de la Institución de las Letras Catalanas como argumento para denunciar que sufre una persecución por motivos políticos.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D