The Objective
Publicidad
España

Un sector crítico de ERC pide a la dirección el cese de Rufián por su deriva españolista

Corrientes internas del partido instan a la cúpula a «tomar medidas» con el portavoz de ERC en el Congreso tras sus ataques a Puigdemont

Un sector crítico de ERC pide a la dirección el cese de Rufián por su deriva españolista

Gabriel Rufián, portavoz de ERC en el Congreso, ha agotado la paciencia de parte de las bases de ERC y de algunos de sus compañeros de partido. Sus palabras, llamando «tarado» a Carles Puigdemont por declarar la independencia de Cataluña, ha sido la gota que ha colmado el vaso. Según ha podido saber THE OBJECTIVE , un sector crítico de la formación han exigido a la dirección el cese de Rufián de su cargo de portavoz por sus recurrentes invectivas contra Junts per Catalunya, socio de ERC en el Ejecutivo catalán.

La reacción del presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, censurando a su jefe de filas en Madrid no ha logrado apaciguar a las bases. El Col·lectiu Primer d’Octubre, formado por cuadros republicanos críticos con la actual línea de la dirección, lleva tiempo solicitando a su partido que «Rufián dé explicaciones» por cada incumplimiento del Gobierno de Pedro Sánchez con los pactos que previamente había forjado el portavoz de ERC en el Congreso. Y aunque el potencial de este colectivo de influir entre las primeras espadas de ERC es limitado, en esta ocasión se han sumado otras voces de peso dentro del partido. El diputado autonómico Rubén Wagensberg ha tachado de «indecente» y «repugnante» las palabras de su compañero.

A diferencia de otras polémicas protagonizadas por Rufián, el episodio de este miércoles ha causado un terremoto interno en la cúpula del partido, añaden las fuentes consultadas. La nueva coyuntura política que se ha abierto por el presunto caso de espionaje a los líderes independentistas a través de Pegasus ha obligado a ERC a distanciarse del Gobierno en votaciones clave en el Congreso. Desde la óptica catalana, ERC se ve debilitada ante las presiones de Junts para que rompa los puentes con Pedro Sánchez. Y en este escenario las salidas de tono de Rufián no ayudan a calmar las aguas en la región.

Rufián, verso libre

Aragonès y los suyos llevan tiempo protegiendo a Rufián de las críticas que recibe por parte del independentismo de base, pero su jefe de filas en Madrid no pone las cosas fáciles. Su papel de verso libre se percibe, cada vez más, como una arma de doble filo: gusta entre sectores poblacionales menos dados a votar en clave identitaria, como advirtió Societat Civil Catalana, y al mismo tiempo parece ahuyentar a a una parte del votante tradicional de ERC.

En los últimos comicios autonómicos, ERC se lo jugó todo para arañar votos a Junts con la celebración de su gran acto de campaña en Gerona. Fue un cambio de planes de última hora. Sirvió para marcar pedigrí nacionalista con Arnaldo Otegi como principal invitado de Oriol Junqueras. Rufián, en cambio, fue relegado a un acto en el área metropolitana de Barcelona, puesto que su figura no acaba de convencer entre los electores más nacionalistas. Sobre todo, por comunicarse casi siempre en castellano o entrar a valorar aspectos como quién debe ser el candidato español a Eurovisión.

Desde la dirección de ERC son conscientes de que cada nueva invectiva de Rufián contra el líder de Junts se convierte en un bumerán contra sus propios intereses. Puigdemont sigue ostentado un fuerte predicamento entre las bases de ERC y desde la cúpula saben que la mejor estrategia pasa por evitar ubicar al expresidente catalán en el centro del interés informativo y mediático.

Sin coordinación en Madrid

Uno de los puntos del acuerdo de gobierno entre ERC y Junts era el de coordinarse en Madrid, para que el independentismo tuviera mayor peso a la hora de negociar con el Estado. No obstante, este punto tampoco se ha cumplido. Rufián tiene línea directa con el PSOE y es con EH Bildu con quien coordina una estrategia conjunta para no dejar caer al Gobierno.

Como informó THE OBJECTIVE, el electorado de ERC no hubiera entendido que votaran a favor del decreto anticrisis de Sánchez tras el escándalo de Pegasus. Por esta razón, Rufián instó a sus socios abertzales a apoyarlo. A este respecto, Rufián cuenta con el aval de la dirección republicana, que cree que es rentable electoralmente ser la fuerza catalana con capacidad de influir en el gobierno central. Y para los de Oriol Junqueras y EH Bildu es una prioridad evitar el acercamiento del Gobierno al PP.

Alcaldía de Santa Coloma de Gramanet

El hecho de que Gabriel Rufián pueda ser el próximo candidato de ERC a la alcaldía de Santa Coloma de Gramanet también abrió una crisis interna. Las bases exigen que se celebre un proceso de primarias para decidir el candidato propuesto por la dirección. Por su parte Rufián ya avisó que en ningún caso abandonaría el Congreso.

Desde el Col·lectiu Primer de Octubre explican a instancias de este medio que «no es la primera vez que se quejan» a la dirección por el papel desempeñado por Rufián. A su juicio, el portavoz de ERC en el Congreso ha abierto la puerta a dar por buenas las ‘teorías españolistas’ sobre el nexo con el Kremlin de los líderes independentistas. Rufián tuvo que pedir disculpas por decir que dirigentes de Junts que viajaron hasta Rusia eran «señoritos que se creían James Bond».

El alboroto que ha generado sus palabras contra Puigdemont ha propiciado que si bien no todos presionen con su cese, corrientes internas pidan a la dirección que tome medidas con Rufián. Y les exhorta a que, en lugar de enviar requerimientos al Ejecutivo de Sánchez por la falta de inversiones en Cataluña, reprendan a su hombre en Madrid.

También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D