The Objective
Publicidad
España

Vox baraja que un ex 'número dos' de Aguirre se enfrente a Ayuso en la Comunidad de Madrid

La formación verde quiere que Rocío Monasterio sea candidata a la alcaldía. Su vacante la cubriría Íñigo Henríquez de Luna, portavoz adjunto en la Asamblea

Vox baraja que un ex 'número dos' de Aguirre se enfrente a Ayuso en la Comunidad de Madrid

Íñigo Henríquez de Luna interviene en la Asamblea de Madrid. | Vox

Vox prepara un cambio de cromos en Madrid. La intención es que la actual líder regional, Rocío Monasterio, sea candidata a la alcaldía de la capital en las elecciones del próximo año. Su nombre lleva meses sonando y ella no ha declinado la posibilidad. La jugada desencadenaría un efecto dominó, pues habría que cubrir su vacante en la Comunidad de Madrid. Uno de los nombres que se barajan para enfrentarse a Isabel Díaz Ayuso es el de Íñigo Henríquez de Luna, actual portavoz adjunto de la formación verde en la Asamblea, antiguo militante del PP y ex número dos de Esperanza Aguirre en el Ayuntamiento.

«Estaré donde más leña se pueda dar a la izquierda», aseguró Monasterio en marzo, durante una entrevista en EsRadio. Los dirigentes de Vox creen que su perfil mediático y su estilo puede poner en aprietos al alcalde José Luis Martínez-Almeida, en horas bajas tras la caída en desgracia de Pablo Casado y la crisis de las mascarillas. El presumible derrumbe electoral de Ciudadanos que vaticinan las encuestas y los acuerdos de los populares con los ediles carmenistas, escindidos de Más Madrid, son otras bazas a su favor.

Cambios en Vox

En la formación verde entienden que Javier Ortega Smith ya está amortizado en la capital. Durante la legislatura ha tenido que compatibilizar su acta de concejal con el cargo de diputado nacional y el de secretario general de Vox. Su nombre suena como candidato a la Junta de Castilla-La Mancha, región que ha visitado en los últimos meses con asiduidad. Los sondeos internos les auguran unos buenos resultados en las próximas autonómicas. En estos momentos no cuenta con representación en las Cortes regionales.

A Ortega Smith le ha salido una competidora, la diputada por Toledo Inés Cañizares, que ha sido promocionada como nueva portavoz en el Congreso en sustitución de Macarena Olona. Los dirigentes, con Santiago Abascal a la cabeza, sostienen que no les hacen falta líderes regionales porque su proyecto es nacional. Por eso, cuando se convoquen los pertinentes comicios, seguirán la fórmula Olona, que consiste en promocionar a sus diputados nacionales como candidatos territoriales. Una estrategia que ya les funcionó en Cataluña con Ignacio Garriga.

El caso de Madrid es distinto. Las encuestas vaticinan una victoria holgada de Ayuso en las autonómicas del próximo mayo. Incluso podría alcanzar la mayoría absoluta, lo que dejaría en una situación delicada a la formación verde, obligada a ser mera comparsa del Gobierno regional. El año pasado las urnas dejaron un escenario muy parecido, ya que los 13 diputados que obtuvo Vox apuntalan a los populares, que se quedaron a cuatro asientos de la mayoría absoluta, fijada en 69 escaños.

Los dirigentes de Vox son conscientes de que no pueden competir con Ayuso, una de las figuras del PP que más simpatías levanta entre sus votantes. Una situación muy diferente a lo que puede suceder en el Consistorio. De ahí la intención de desplazar a Monasterio, que ya ha se ha enfrentado públicamente en varias ocasiones a Martínez-Almeida. Especialmente, después de que el alcalde aprobara el nuevo Madrid Central y los últimos presupuestos municipales con la izquierda.

«Muy centrado en su labor parlamentaria»

«Debe alejarse de los comunistas de Carmena» y «contará con nosotros», escribió Monasterio en un tuit después de que el PP recibiera el apoyo del Grupo Mixto, los concejales escindidos de Más Madrid. Vox tiene decidido no quemar a uno de sus primeros espadas ni a alguien con proyección en la pugna con Ayuso. Unos de los nombres que baraja para enfrentarse a ella es el de Íñigo Henríquez de Luna, según declaran varias fuentes a THE OBJECTIVE.

Este diario no ha conseguido obtener la versión del aludido. Desde el partido responden que no hacen declaraciones sobre «invenciones». El entorno de Henríquez de Luna explica que está «muy centrado en su labor parlamentaria» y que no sabe nada de esta posible designación. «Vox elige a sus candidatos en el último momento. No está sobre la mesa», insisten estas mismas fuentes. La decisión final depende de la dirección nacional, que elige al aspirante tras escuchar las propuestas de los gestores provinciales, según recoge sus estatutos.

Íñigo Henríquez de Luna marca el voto de Vox en la Asamblea. | Foto: Fernando Sánchez (Europa Press)

Henríquez de Luna, de 58 años, es licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid. Se afilió al PP en 1983 y un año después comenzó a tener responsabilidades orgánicas. En 1997 se convirtió en el presidente de la poderosa agrupación del barrio de Salamanca. Su carrera política empezó unos años antes. En su primer mandato, el alcalde José María Álvarez del Manzano lo nombró jefe de la Unidad de Servicios Culturales de la Junta Municipal de Latina y, en el segundo, de la de Salamanca.

Su debut como concejal llegó en el 2000, de la mano de Alberto Ruiz-Gallardón. Fue parlamentario en la Asamblea de Madrid entre 2011 y 2015, año en el que volvió al Consistorio de la capital como número dos de Aguirre. Estuvo cerca de sustituirla cuando esta abandonó. Finalmente le ganó la partida Martínez-Almeida, otro aguirrista que contaba con el favor del entonces líder nacional, Pablo Casado. Abandonó el partido en abril de 2019, tras quedarse fuera de la lista al Ayuntamiento de Madrid. Cinco días después anunció que se pasaba a Vox.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D