The Objective
Publicidad
España

El futuro de Podemos depende del PCE: Santiago debe revalidar al mando del partido

El secretario general del PCE, que afrontará un tenso congreso en julio, es clave para el proceso de alianzas en el proyecto de Yolanda Díaz

El futuro de Podemos depende del PCE: Santiago debe revalidar al mando del partido

El futuro de Podemos depende cada vez más del Partido Comunista de España. El PCE, que forma parte de Izquierda Unida y que se ha convertido en el pilar del partido de Alberto Garzón, decantará el futuro los equilibrios en el espacio de la izquierda alternativa al PSOE. De ello no tienen dudas dirigentes de Podemos, IU, del mundo sindical y del entorno de Yolanda Díaz. Y es por ello que un cambio al mando del partido que fue de Santiago Carillo y que ahora controla el madrileño Enrique Santiago puede conllevar una auténtica revolución en ese espacio político. 

El próximo Congreso del PCE se celebrará el 8 al 10 de julio. En él se nombrará al nuevo secretario general. Y el cónclave se presenta más abierto del previsto. Santiago no ha logrado juntar bajo su nombre a una candidatura unitaria. Tendrá enfrente al grupo de «críticos» liderados por Alberto Cubero. A Cubero, un dirigente que en el partido califican de «marxista-leninista», le apoyan ex dirigentes de IU como Cayo Lara o figuras como el alcalde de Zamora, Francisco Guarido.

Esta división interna genera algo de preocupación en Podemos. Fuentes del partido morado sostienen que si Santiago pierde el congreso («puede pasar», se aventuran algunos), eso dificultará la negociación con Yolanda Díaz para la nueva plataforma o confluencia. De momento, Santiago sigue gozando de una ligera ventaja. Las fuentes consultadas describen un equilibrio de fuerzas a favor del secretario por «un 60% y un 40%». Otras fuentes amplían ese margen, aunque todas admiten la enorme importancia que reviste ese congreso para el futuro de Podemos.

El PCE en el plan de Podemos

Miembros destacados de Podemos explican a THE OBJECTIVE que ante el órdago de Yolanda Díaz -lanzó una plataforma sin siquiera llamar a sus socios-, la cúpula ha decido «esperar». Quiere ganar tiempo, evitar que el ruido mediático manchen una semana legislativa esencial para Irene Montero, y consumir una venganza en frío. 

¿En qué consiste exactamente este plan? Y, ¿qué papel juega el PCE? El PCE es hoy en día el elemento que solo puede decantar la balanza de los futuros acuerdos entre Podemos y Díaz, explican todas las fuentes consultadas. Ambos necesitan acercarse a la organización que cuenta con más dinero, cuadros, arraigo territorial y fuerza.

Ni Díaz (que todavía pertenece al PCE) ni Podemos pueden prescindir del partido de Enrique Santiago. Puede parecer una paradoja que 30 años después de la caída del muro de Berlín, el PCE sea todavía la fuerza que decida los equilibrios en la nueva izquierda, pero es una realidad.  

En Unidas Podemos aseguran que entre la dirección del partido (concretamente el círculo de Galapagar) y Santiago existe algo parecido a un pacto de sangre. De ahí que su permanencia en la secretaria general sea de enorme importancia para el futuro de Podemos. Santiago es ahora secretario de Estado para la Agenda 2030 en el ministerio de Ione Belarra, y a él se le otorga el poder real de «poner y quitar a Díaz cuando quiera».

Importancia orgánica

La cuestión es, sobre todo, orgánica. En Podemos consideran que Izquierda Unida es de facto un cascarrón vacío. Alberto Garzón depende de la benevolencia de Yolanda Díaz, a la que se ha entregado en cuerpo y alma. Pero Díaz carece de estructura.

Su plataforma o proyecto es todavía algo virtual. Y eso hace que ella dependa de la militancia y de las sedes del PCE para poder sentar en el territorio su futura propuesta política. O sea, que quien tenga el favor del PCE tendrá una carta muy importante en la mesa de negociación entre Díaz y los de Irene Montero. Ahí será donde se decidirán cosas como las listas electorales, donde Podemos quiere tener la voz cantante.

En Unidas Podemos saben, tal y como desveló este diario, que Díaz ha empezado a redactar algo parecido a una lista de «indeseables». En ella figuran Isa Serra y otros miembros del ministerio de Montero. Pero también Pablo Fernández, diputado en Castilla y León y coportavoz con Serra. 

«Yolanda asume que no puede echar a Belarra y Montero, pero las quiere debilitar», explican las fuentes consultadas. Se refieren a que Díaz aspira a desplazar en esas listas a figuras destacadas de Podemos. ¿Incluso por detrás de Íñigo Errejón? Existe esta posibilidad. El problema es que «Podemos sabe que Díaz es la única capaz de ser nombrada candidata por aclamación», sostienen desde la coalición de izquierdas.  

¿Un juego a dos barajas?

El peso del PCE en el espacio de Unidas Podemos se apreció en Andalucía. Ahí los comunistas respaldaron a Díaz para que Inma Nieto, de IU, se hiciera con la candidatura. Todo un órdago que, no obstante, para muchos fue puntual. «El PCE se decantó por lo que quería Yolanda pero solo porque le gustaba la candidata, y porque no aprobaba lo que estaba haciendo Podemos Andalucía. Sin embargo, eso no significa haber roto las relaciones con Montero y Belarra», explican las fuentes consultadas.

Amanda Meyer, hija del dirigente de IU Willy Meyer, trabaja en el ministerio de Igualdad que dirige Irene Montero y sigue representando un puente entre ambos sectores. Los morados insisten en que su relación con el PCE es más que especial. Tal es así que los críticos internos atacan a la dirección por haberse entregado al partido de Santiago y haber renunciado al espíritu regenerador. 

En pocas semanas el PCE decidirá quien será su nuevo secretario. La votación no se baladí, puesto que el nuevo secretario general de este partido podrá de repente convertirse en algo parecido a un emperador romano que mueve su pulgar ante una batalla de gladiatores. Podemos confía plenamente en Santiago. Su permanencia al mando del PCE sigue siendo el principal seguro de su supervivencia. Aunque desde las filas de Yolanda Díaz no todos piensan lo mismo. «Enrique estará con quien más garantice al PCE. Está jugando a dos barajas», sentencian algunos.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D