The Objective
Publicidad
España

El independentismo oculta que el autor del informe sobre Pegasus tiene vínculos con la Generalitat

La campaña del ‘Catalangate’ fue creada por Òmnium Cultural y la ANC cuatro meses antes del reportaje del ‘The New Yorker’ sobre el informe

El independentismo oculta que el autor del informe sobre Pegasus tiene vínculos con la Generalitat

El independentismo ocultó el autor del informe de espionaje para darle credibilidad | Marc Puig

La información sobre Pegasus publicada en exclusiva por la revista The New Yorker sobre el informe bautizado como ‘Catalangate’, de la Universidad de Toronto, sobre el supuesto espionaje a 59 independentistas catalanes, identifica al informático catalán Elies Campo como principal autor del informe. Sin embargo, Oriol Junqueras y Carles Puigdemont lo dejaron fuera de la rueda de prensa que organizaron en Bruselas y que sirvió para responsabilizar al Gobierno de este espionaje. El hecho de que el autor del informe académico tenga vínculos evidentes con el independentismo y que su nombre aparezca entre los espiados -siendo juez y parte en la cuestión- dañaba la imparcialidad de la investigación.

En su lugar, intervino a distancia desde Toronto John Scott-Railton, investigador senior de Citizen Lab, el laboratorio de la Universidad de Toronto que realizó la investigación. Como se observó en esa rueda de prensa, Scott-Railton desconocía muchos detalles del informe y no supo responder a la pregunta de una periodista sobre si se había contactado con otros políticos espiados fuera del ámbito del nacionalismo catalán.

El motivo de su desconocimiento es que el autor real del informe es Elies Campo. En este tipo de trabajos académicos aparece en primer lugar la firma del coordinador, aunque su aportación puede ser residual. Para el independentismo, no obstante, era más útil la presencia de un investigador internacional como Scott-Railton que la de Elies, quien tiene contactos con los dirigentes independentistas y colaboró con Acció, la agencia de la Generalitat para la competitividad empresarial, en 2020 como participante en un coloquio sobre Silicon Valley.

Vinculado al independentismo

El informático catalán está vinculado con el independentismo –como se puede observar en su cuenta de Twitter– y distintas figuras del independentismo han reivindicado su papel. La presidenta de la Assemblea Nacional Catalana, Elisenda Paluzie, agradeció el trabajo realizado por Campo desde Bruselas. En la misma línea, la jefa de filas de Junts en el Ayuntamiento de Barcelona, Elsa Artadi, también reconoció el mérito del informático catalán en «destapar» el caso.

La presidenta de l’@assemblea, @epaluzie, recorda que Pegasus hauria de servir per perseguir criminals i terroristes. I agraeix especialmemt la feina d’Elies Campo. Sense ell no s’hauria destapat l’escàndol i avui no seríem aquí!

— (((Elsa Artadi))) 🎗 (@elsa_artadi) April 19, 2022

Por esta razón ha sorprendido su ausencia en la rueda de prensa de Bruselas. Elies se ha comprometido con la causa secesionista y sus conocimientos tecnológicos fueron claves para desarrollar la investigación, pero su perfil no era el más idóneo para que el Govern ubicara en la agenda política y mediática el supuesto espionaje del Ejecutivo a 59 independentistas y dos políticos nacionalistas vascos entre los años 2017 y 2020.

«En colaboración con entidades catalanas»

Otro de los elementos que ha suscitado las suspicacias en torno a la investigación elaborada por Citizen Lab es que se especifica que el trabajo se ha llevado a cabo «en colaboración con entidades civiles catalanas». De acuerdo con la información del New Yorker, los afectados cedieron sus terminales móviles para que los investigadores recabaran los datos. Por ejemplo, el eurodiputado de ERC Jordi Solé dio a Elies su teléfono para que indagara.

No obstante, esta participación exclusiva de entidades del círculo nacionalista puede haber viciado el trabajo académico al dejar de lado si autoridades de otros países o gente no afín al independentismo sufrió el mismo tipo de prácticas por parte de la empresa israelí. A este respecto, los autores del informe de Citizen Lab sostienen que, pese a no poder concluir quién está detrás de estas prácticas, hay «una fuerte prueba circunstancial» de un «nexo con las autoridades españolas».

Al no haber tenido acceso de datos de otros potenciales afectados, los críticos con el informe sostienen que el independentismo puede haber monopolizado la investigación en su beneficio. En especial, si su autor principal era parte interesada.

Captura de pantalla 2022 04 22 a las 13.42.12

El Govern de Pere Aragonès también ha aprovechado este pretexto para pedir explicaciones al Gobierno de Pedro Sánchez. Como informó THE OBJECTIVE, Moncloa pidió al CNI investigar a los principales líderes independentistas pero según su versión fue siempre con «arreglo a la legalidad».

De hecho, la defensa de Puigdemont presentará una veintena de querellas en cinco países contra NSO Group, propietaria del software Pegasus, pero ninguna de ellas será contra el Gobierno español o el CNI

Campaña creada por Òmnium hace cuatro meses

La colaboración con Elies y el independentismo catalán viene de lejos, y los tiempos en los que se ha promocionado este supuesto espionaje demuestran que es una operación orquestada al detalle. La web Catalangate fue creada el 10 de enero. Es decir, cuatro meses antes de que el New Yorker diera a conocer el informe. Citizen Lab también hizo público su trabajo el mismo día que el reportaje periodístico, el pasado 18 de abril.

Según El Triangle, el nuevo portal fue registrado por la ANC y está alojado en el web dialogueforcatalonia.com, propiedad de Òmnium Cultural. Una prueba de que el independentismo esperaba que las conclusiones del informe respondieran a sus intereses, ya que se ha centrado en los independentistas, y no en el resto de políticos, periodistas, etc. afectados por Pegasus y Candiru.

En la misma línea, la cuenta de Twitter Catalangate, que fue creada en 2012 y ha ido cambiado de nombre en función de las campañas que el nacionalismo quería promocionar, publicó en menos de 24 horas desde la publicación en el magazín estadounidense un vídeo sobre la cuestión. Una inmediatez que es difícil de justificar si es que no se conocía de antemano parte de la investigación y el impacto que tendría al ser recogido por un medio extranjero.

El vídeo, titulado ‘Catalangate. Nos están vigilando’, recurre al sentimiento de agravio del independentismo contra el Estado y guarda similitudes con los spots realizados por Oriol Soler, empresario de la órbita de ERC, como fue el de ‘Help Catalonia’ para que Europa se intercediera en la causa secesionista.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D