The Objective
Publicidad
España

ERC y PNV salvarán el plan de la guerra de Sánchez pese al espionaje a los independentistas

El Ejecutivo cuenta ya con sus votos y los del PDeCAT para sacar adelante el decreto que se votará el jueves

ERC y PNV salvarán el plan de la guerra de Sánchez pese al espionaje a los independentistas

Europa Press

Mucho ruido y pocas nueces. Pese a las advertencias de ERC al Gobierno por el que consideran «el mayor escándalo de espionaje de la democracia», que hace «inviable» su colaboración con el Gobierno, Pedro Sánchez sacará adelante el próximo jueves el Real Decreto para paliar las consecuencias económicas de la guerra de Ucrania con sus socios habituales y preferentes, ERC y PNV, según ha podido saber THE OBJECTIVE. Unos votos que el Gobierno dice tener «atados» tras varias conversaciones que comenzaron el miércoles de esta misma semana, después de conocerse el escándalo del espionaje Pegasus

Según fuentes parlamentarias, la temprana interlocución de un Ejecutivo que «no llama nunca hasta el final, en ocasiones justo antes de la votación» ya evidenció «el nerviosismo» del Gobierno por que sus socios cumplieran sus amenazas y condicionaran las explicaciones por el espionaje a los independentistas a través del sistema Pegasus al sentido de su voto el próximo jueves. Sin embargo, ninguno de los aliados habituales del Ejecutivo se ha atrevido a llegar a mayores. 

El PNV confirma su ‘sí’

Fuentes del PNV confirman que «no ha cambiado nada» respecto al anuncio del presidente del PNV, Andoni Ortuzar, que hace dos semanas dijo que apoyarían el texto del Ejecutivo, si bien su partido también está de acuerdo en impulsar una comisión de investigación sobre el espionaje que no condicionaría la aprobación de otras iniciativas gubernamentales. Los nacionalistas vascos no comparecieron este jueves tras los contactos mantenidos con el presidente catalán, Pere Aragonés, de visita al Congreso, quien sí dejó entrever que habría consecuencias. 

En una multitudinaria comparecencia frente a la puerta de los leones, Aragonés manifestó su «confianza cero» en el Gobierno de coalición. «Si has sido espiado, no puede haber una relación de confianza, es imprescindible que se restaure el juego limpio, la intimidad y la privacidad que nos ha sido vulnerada y que se garantice que el espionaje no forma parte de la forma de hacer política en España».

Sin embargo, el presidente de la Generalitat no contestó a la pregunta de si ERC votaría en contra del decreto del Gobierno en caso de que éste no abra una investigación ni tome decisiones para depurar responsabilidades. «No puedes pretender que todo continúe igual. A partir de las decisiones que tome o no, también el Gobierno de la Generalitat ha a tomar sus decisiones sobre el futuro de la legislatura», se limitó a decir sin atreverse a alcanzar la categoría de amenaza.

Malestar independentista con ERC

Pese a que el sentido del voto de ERC aún no se ha comunicado de forma oficial, tanto el Gobierno como sus aliados explican a este periódico que votará a favor de la convalidación de las medidas económicas. Algo que le reprochan en privado algunos de los miembros de la alianza Frankenstein de la órbita independentista: «¿Con qué elemento vamos a amenazar al Ejecutivo si sabe que no tenemos nada con lo que amenazarle?», reprochan.

Incluso en rueda de prensa en el Congreso, la portavoz de la CUP, Mirehia Vehí, apremió a ERC a levantarse al menos de la mesa de diálogo: «No puede seguir actuando con normalidad en la mesa de diálogo, no entenderíamos que la linea continuara siendo la misma». Una posición que también traslució la portavoz de JxCat, Miriam Nogueras, ante el «sistema podrido del que algunos son cómplices».

Una apelación a romper con el status quo de la legislatura con la que también amagaron desde la tercera formación que apoyará al Ejecutivo el jueves que viene: el PDeCAT. Su portavoz, Ferrán Bel, avanzó que «vamos a tomar unas medidas en los diferentes ámbitos. Esto no va a quedar solo con una comisión de investigación o unas comparecencias». Si bien también dejó claro que «este decreto no corre peligro». Lo más lejos que llegó el representante demócrata catalán es a advertir que «si el Gobierno se pone de perfil o toma medidas insuficientes, es obvio que la situación no puede seguir como hasta ahora. De esto a decir que vanos a votar a todo que no, no estamos aquí todavía». 

En Moncloa respiran, por tanto, aliviados, y cuentan, aquí sí, con el respaldo de su socio minoritario, Unidas Podemos. Si bien Pablo Echenique y Jaume Asens manifestaron sus quejas por no tener información directa del ala socialista del Gobierno, también pidieron tiempo para las explicaciones e insistieron en que «las relaciones están dañadas pero no rotas».

Un intento por salvar las relaciones con los socios de investidura a quienes trasladaron este jueves en su reunión en el Congreso que «romper esas relaciones con el Gobierno sería lo que querrían las cloacas del Estado. En ningún momento hemos tenido la sensación de que esté en riesgo la estabilidad de la legislatura».

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D