The Objective
Publicidad
España

Carlos Mazón: «Sánchez nos quita el agua que necesitamos en la Comunidad Valenciana»

Siete años después de que el PP perdiese el Gobierno de la Comunidad Valenciana, el líder autonómico acaricia la posibilidad de recuperar el territorio

Carlos Mazón conoce tan bien su partido como las estructuras de Gobierno de la Comunidad Valenciana, donde, en tiempos de los presidentes Eduardo Zaplana, Francisco Camps o Alberto Fabra, ocupó diferentes altos cargos. 

Siete años después de que el PP perdiese el Gobierno de la Comunidad Valenciana, Mazón acaricia la posibilidad de recuperar ese territorio para el PP y ocupar la presidencia de la Generalitat que hoy ocupa el socialista Ximo Puig. El presidente de la Diputación de Alicante detecta ganas de cambio en los ciudadanos valencianos y augura que su Comunidad puede ser la que dé el vuelco definitivo, más adelante, en las elecciones generales, para colocar a Alberto Núñez Feijóo en la Moncloa. Con él al frente del PP nacional se siente tan cómodo como se sintió en su momento con Pablo Casado y Teodoro García Egea, que fueron quienes impulsaron su liderato en el PP de la Comunidad Valenciana. 

Defensor del diálogo y los acuerdos, predica con el ejemplo en su territorio, donde fue investido con el apoyo de Ciudadanos y ha aprobado los presupuestos con los votos de Compromís. Carlos Mazón advierte de que esos acuerdos tienen que servir al conjunto de los ciudadanos y está convencido de que Alberto Núñez Feijóo ha estado y estará a la altura de las circunstancias, pero Pedro Sánchez, no. Para Sánchez destina otros reproches territoriales: le acusa directamente de quitar el agua a los valencianos y sugiere la posibilidad de declarar «persona non grata» a la vicepresidenta y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, por su supuesto maltrato a la Comunidad Valenciana.

Pregunta.- ¿Con qué sensación salió del reciente Congreso Extraordinario del PP nacional?

Respuesta.- Con una sensación extraordinaria. Fue un Congreso modélico, tras el mes que habíamos vivido, con una cierta zozobra. El partido ha demostrado una verdadera necesidad e ilusión por ser una alternativa real. El Congreso tenía que salir bien, claro y nítido y así ha sido. Ahora toca hablar más de los españoles y menos del PP.

P. Hay quien dice que Feijóo llega cuatro años tarde, que él era el sucesor natural de Mariano Rajoy, en lugar de Pablo Casado…

R. Si Feijóo decidió no presentarse en su momento, tendría sus razones y sus prioridades. Y también las tenía Pablo Casado para presentarse. No sé quién dice eso, pero yo no estoy de acuerdo: cada persona tiene su propio tiempo y no hay que dar mucha importancia a los tiempos.

P. ¿Pero cree que el PP ha perdido el tiempo en estos cuatro años?

R. Bueno, los gallegos desde luego no han perdido el tiempo, porque han tenido a Feijóo, que ha sido un gran presidente, como lo van a estar ahora, con Alfonso Rueda. Creo que Pablo Casado hizo una labor extraordinaria en un momento muy difícil para el partido, que se enfrentó a una situación nueva: el acceso al Gobierno de España de un presidente y un partido a través de una moción de censura, sin el mandato expreso de los ciudadanos en las urnas. El PP quedó muy tocado y Pablo se echó el partido a la espalda e hizo una buena labor, que habrá que aprovechar. Siempre hay que aprovechar lo bueno. Yo lo hago y trato de ayudar a quien pueda venir detrás. Estas cuestiones son cíclicas en política. Feijóo va a tener a Casado ayudándole. Eso es una ventaja. 

P. Usted es, por excelencia, el barón que apoyó a Casado desde el principio y fue ostensiblemente apoyado por Casado y Teodoro García Egea, que pusieron mucho empeño en que sustituyese usted a Isabel Bonig ¿Se siente cómodo con esta nueva dirección?

R. Yo intento tener los máximos apoyos posibles, porque el envite y el reto que tengo es, nada más y nada menos, cambiar la Comunidad Valenciana. Lo estoy haciendo en la medida de lo posible, desde la provincia de Alicante, demostrando que se puede bajar los impuestos y mantener los servicios públicos a la vez. Estoy extraordinariamente cómodo en el PP, porque después del Congreso Extraordinario, tenemos más posibilidades de ganar. Para cambiar las cosas, primero hay que ganar. Me encontraba muy cómodo con el apoyo de Casado y me siento igual de cómodo con el apoyo de Feijóo. Mi objetivo ahora es cambiar la Comunidad Valenciana, que ya toca.

P. ¿Qué expectativas tenía antes de celebrarse el encuentro entre Feijóo y el presidente Pedro Sánchez?

R. Me parece muy positivo que hablemos entre todos, entre los partidos y entre Gobierno y oposición. Eso siempre es positivo, porque las estigmatizaciones y los extremismos no ayudan a avanzar. Pero lo que no ayuda es no estar dispuesto a escuchar. Por eso, Sánchez no ofrecía, de entrada, las perspectivas más halagüeñas, porque nos tiene acostumbrados a pedir apoyo incondicional. Con Sánchez todo se reduce a que le apoyen a él, cuando él no está dispuesto ni a escuchar propuestas de otros. Así es muy difícil llegar a acuerdos. Y la situación que vive España es muy difícil, con un 10% de inflación. Feijóo está a la altura de las circunstancias, está por ver si lo está Pedro Sánchez

P. ¿Le ha resultado decepcionante el resultado de la reunión?

R. El resultado de la reunión no me ha decepcionado, porque no tenía expectativas de que Sánchez estuviese a la altura.

P. ¿Cree que en el futuro podrán alcanzar acuerdos más allá de la renovación de algunos órganos constitucionales?

R. No soy muy optimista con la actitud del PSOE para el diálogo o para acuerdos que puedan ayudarnos a resolver esta dificilísima situación que vive España y la Comunidad Valenciana. 

P. En su primer encuentro mostraron cordialidad y manifestaron su voluntad de retomar negociaciones en materia de renovación de órganos constitucionales ¿Eso puede tener un efecto cascada a nivel autonómico y verle a usted alcanzando acuerdos con el presidente de la Generalitat, Ximo Puig?

R. Cuando hablamos de acuerdos nos equivocamos muchas veces en la forma de abordarlos… Si llegas a acuerdos, eres moderado y dialogante y si no lo eres, te conviertes en un radical y populista. Creo que lo realmente importante es si beneficia a los españoles o no. Cuando hablamos de acuerdos no nos referimos a los perfiles, a las amabilidades ni de estar centrados o no. Lo que interesa ahora a los españoles es quitarles el tacón fiscal del cuello. Si vamos por esa senda, el PP va a ayudar. Y en la Comunidad Valenciana, el PP ha llegado a acuerdos que beneficiaban a la provincia de la Comunidad Valenciana, haciendo un esfuerzo, pero se trata de que todos lo hagamos esfuerzos y aceptemos propuestas de los demás que sean buenas para la mayoría de los ciudadanos. 

P. ¿Detecta inmovilismo o cerrazón de Ximo Puig a la hora de llegar a acuerdos con el PP?

R.- Detecto cálculos electorales excesivos y muchos anuncios que no conducen a nada. Tenemos una situación dentro del Gobierno de la Generalitat Valenciana en la que dicen que se va a trabajar en la colaboración público-privada y, de repente, se cargan los acuerdos que han permitido reducir las listas de espera, o se dice que se apuesta por el turismo y a continuación se aprueba una ley de tasa turística, o se renuncia y se bajan los brazos ante la posibilidad de que la Copa América venga a Valencia, que se la ha llevado Barcelona por la pasividad de Ximo Puig. Veo un gobierno dividido, entre los de Mónica Oltra y los de Ximo Puig: unos quieren ampliar el Puerto de Valencia, que es el primero de España, y otros, los de Compromís, dicen que se irá a los tribunales a denunciar la ampliación del Puerto de Valencia. Yo pregunto: ¿hay algún modelo? ¿Por qué llevan dos años negándose a bajar los impuestos a los salarios más bajos? La respuesta que nos dan es que, si bajan los impuestos, los servicios sociales se verían desmejorados… Pero esto no es así. Veo mucho nerviosismo, cálculo electoral, pose y foto, pero poca efectividad. Sin ir más lejos, el Síndic de Greuges (defensor del pueblo en la Comunidad Valenciana) que fue alcalde socialista de Alicante, y no es sospechoso de ser de derechas, ha denunciado el colapso de las políticas sociales del Gobierno de Oltra y Ximo Puig, de la dependencia… Estas son las políticas sociales que tenemos y que ponen en práctica estos señores que se niegan a bajar los impuestos, no ya a todo el mundo, sino a las rentas más bajas. 

Foto: Carmen Suárez

P. ¿Cree que Ximo Puig puede adelantar las elecciones en la Comunidad Valenciana?

R. Creo que no las convocará cuando más le convenga a la Comunidad Valenciana, sino cuando él considere que pierde menos votos. Los veo muy a la defensiva.

P. ¿Piensa que agotará la legislatura?

R. No lo sabe ni él. Me imagino que estará haciendo encuestas todas las semanas…Yo ya no me dedico a averiguar cuándo le viene mejor convocar elecciones. Solamente me preocupa que mi partido esté preparado para gobernar y para afrontar las elecciones que nos permitan dar un cambio de rumbo y pasar página en Valencia. Tenemos que defender los intereses de la Comunidad en muchos aspectos. Nos están robando el agua. Pedro Sánchez nos quita el agua que necesitamos para la Comunidad Valenciana todos los meses, a través de la ministra Ribera, que al final tendremos que declararla persona non grata en la Comunidad Valenciana. Lo que está pasando es muy grave: los pescadores no pueden salir a faenar a causa de los precios del combustible, o la cerámica, que es una industria extraordinaria en la provincia de Castellón está a punto de colapsar y la brecha energética es la que es…Y el tripartito que nos gobierna en la Comunidad Valenciana ha destinado 0 euros al capítulo de pobreza energética. Mire, solo la Diputación de Alicante, con muchísimo menos presupuesto, ha aprobado un paquete contra la brecha social y la pobreza energética de 27 millones de euros. Utilizamos nuestros ahorros para ayudar a la gente, porque no debemos nada a nadie.

P. Supongo que tendrá encuestas propias ¿Le marcan la necesidad de pactar con Vox para poder gobernar en la Comunidad Valenciana?

R. Yo quiero el apoyo de los ciudadanos de la Comunidad Valenciana. Tenemos sensaciones y números de algún estudio electoral que nos dicen que somos un ascensor electoral, que sube, mientras que el Tripartito nacionalista baja. Eso se percibe en la calle, la gente pide cambio frente a un «procés a la valenciana”» que estamos viviendo, con un tripartito nacionalista que copia el modelo de inversiones de Cataluña, la gente está harta del infierno fiscal o de los servicios sociales, que han colapsado. Aspiro a gobernar en solitario y a aplicar al 100% mi programa electoral.

P. Si las urnas no le dan la mayoría suficiente ¿Veremos un gobierno PP-Vox en la Comunidad Valenciana?

R.- Espero que aquellos partidos que no están de acuerdo con el tripartito nacionalista que gobierna al Comunidad Valenciana estén dispuestos a hacer todos los esfuerzos necesarios para que el cambio que va a liderar el PP se pueda producir. Espero que todos estén a la altura de las circunstancias. Nosotros lo estaremos. 

P. ¿Pero le preocupa ese ascenso de Vox, varios de cuyos representantes en la Comunidad Valenciana, proceden del PP?

R. Lo que me preocuparía es que yo renunciase a bajar impuestos, a defender al Autonomía de la Comunidad Valenciana o a su europeísmo; que renunciásemos a las políticas de igualdad, o que no estuviésemos dispuestos a hacer una auditoría con todo lo que está ocurriendo en los centros de menores, con alguna salvajada que hemos visto, que ahora mismo está en los tribunales y que es muy grave y afectan a miembros del Gobierno, incluida la vicepresidenta. Yo respeto a todos los votantes de todos los partidos, también a los de Vox, que seguro que nos votaron en alguna ocasión.  Ahora no me preocupan los repartos de sillas y sillones, sino que el PP sea un gran espacio de encuentro, no de desencuentro. 

Foto: Carmen Suárez

P. Si la vicepresidenta, Mónica Oltra, es finalmente imputada por el TSJCV, ¿debería dimitir?

R. El motivo por el que no debería estar ya en el Gobierno es porque no ha pedido perdón a Maite, la persona que, cuando era menor, fue abusada. Ella es la víctima. Yo he oído a Mónica Oltra decir que hay una cacería contra ella y eso es mentira. La única víctima aquí es Maite, la niña que se ha demostrado con sentencia firme que fue víctima de abusos, pese a que la Conselleria la llevó esposada al juzgado y con informes de presunta culpabilidad. Yo me pregunto si es cierto o no que el principal responsable de las políticas de la Generalitat es Ximo Puig, porque él tendrá que asumir su responsabilidad también. Si un miembro de su gobierno miente y no atiende las cosas como debería, hasta el punto que tiene media Conselleria imputada, tendrá que asumir responsabilidades… Ximo Puig dice que hay que respetar los tiempos judiciales…

P. ¿No está de acuerdo?

R. ¡Por supuesto que sí! Pero ¿Qué decía hace poco tiempo sobre otros casos? A mí no me verán con una camiseta y la cara de Mónica Oltra boca abajo, como se hizo con Paco Camps, ni me pondré una camiseta con la foto de Mónica Oltra y una leyenda que diga «Se busca», como venían ellos a las Cortes Valencianas. Lo único que pido es que se miren en el espejo que tienen, lo que decían antes y pregunto cómo es posible que ni siquiera hayan pedido perdón a la víctima real, que es Maite.

P. Ya que menciona a Francisco Camps, él se está postulando para ser el candidato del PP a la alcaldía de Valencia. ¿Cuenta con su apoyo?

R. La próxima alcaldesa de Valencia va a ser la mejor alcaldesa de la historia de Valencia y se llama María José Catalá. No me cabe ninguna duda.

Paco Camps ha sido injustamente tratado durante mucho tiempo por demasiada gente y demasiadas instituciones. Espero que resuelva el último caso que tiene pendiente (lleva 9 de 9 a su favor) y que lo resuelva bien. Yo me alegro mucho de que haya muchos ciudadanos que quieran ser alcaldes y quieran a su ciudad. Pero en el PP tenemos claro que la próxima alcaldesa será María José Catalá.

P. Eso es un no…

R. Eso es que tiene toda mi solidaridad y mi empatía. No me olvido de lo que le ha sucedido, ni de lo que le ocurrió a Rita Barberá, pero apostar por la alcaldía de Valencia es una cuestión distinta.

P. La Comunidad Valenciana fue en otra época uno de los principales graneros de voto para el PP, junto con Madrid ¿Volverá a serlo en las próximas elecciones?

R. Yo espero que sí. De las cuatro grandes comunidades en población (Madrid, Cataluña, Andalucía y Comunidad Valenciana) la nuestra tiene cinco millones de habitantes y es la que marcará definitivamente el camino del PP a la Moncloa. Es importante que se ratifique una mayoría que ya tenemos en Andalucía, donde gobernamos, y donde creo que Juanma Moreno va a ampliar de forma muy considerable el apoyo de los andaluces, pero el cambio relevante, que puede marcar el cambio de tendencia en España. Para poner España en marcha, la Comunidad Valenciana tiene que arrancar, con nuestro puerto, con nuestras infraestructuras y nuestro turismo. Necesitamos volver a ser motor de España. Y el cambio en la Comunidad Valenciana es muy importante.

P. Tras el Congreso Nacional ha quedado claro que el eje del poder en la nueva estructura del PP es Galicia-Andalucía ¿Debería haber tenido más peso orgánico la Comunidad Valenciana?

R. Gobernar da mucha envidia…a mí me dan mucha envidia los que gobiernan en Comundiades Autónomas, igual que yo le doy envidia a quienes quieren gobernar en sus provincias, porque yo presido la Diputación Provincial de Alicante. Me parece muy bien que demostremos en primera línea lo que hace el PP cuando gobierna. El gobierno de Alberto Núñez Feijóo ha sido el más importante en términos de apoyos y mayorías absolutas y el Congreso se celebró en Sevilla, donde gobierna el PP, después de 40 años de sombras oscuras. Eso es digno de envidia, pero esa envidia se combate ganando y proponiendo lo mejor para nuestra tierra. 

P. ¿Si consigue el gobierno en la Comunidad Valenciana reclamará más poder orgánico?

R. Todos hemos tenido un peso importante en la Ejecutiva e, independientemente de si una comunidad tiene dos o tres representantes, se trata de ver los perfiles. A mí me representa Juan Bravo, consejero de Hacienda de la Junta de Andalucía, porque ha demostrado que se pueden bajar impuestos y mantener los servicios públicos y los servicios sociales. A mí me preocupa qué tipo de política somos capaces de ofrecer a todos los españoles. 

P. Eso de que el que gobierna tiene más poder orgánico no se ha cumplido en el caso de Madrid e Isabel Díaz Ayuso ¿Cree que también ha salido tocada de toda la crisis que acabó con la salida de Casado?

R. Creo que la crisis se resolvió felizmente para todos. Fue un congreso de reseteo y de casi refundación. Yo creo que, independientemente de los madrileños que pueda haber en la dirección, Isabel Díaz Ayuso sale reforzada en cuanto a su labor de gobierno. Todos nos fijamos en lo que está haciendo y ese es el mayor refuerzo que se puede obtener.

P. Más del 80% de los españoles son partidarios de grandes acuerdos e, incluso, de gobiernos de coalición entre PP y PSOE ¿Por qué los partidos no son capaces de alcanzarlos? ¿Serán capaces de alcanzarlos algún día?

R. Depende de los contenidos y de la responsabilidad que asumamos cada uno, par poner encima de la mesa cosas razonables y no sólo guiños electorales y trágalas. Para mí no es tan importante quién va a pactar sino para qué se va a pactar. Este año yo he sacado los presupuestos de la Diputación de Alicante con el apoyo de Compromís, que no solamente son mis adversarios políticos, sino que son mis antagonistas y, sin embargo, hemos sido capaces de poner sobre la mesa cosas que nos unían en materia de comunicación interna e inversiones en la provincia de Alicante y nos han apoyado ¿Eso significa que yo me he vuelto nacionalista, catalanista? Obviamente, no.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D