The Objective
Publicidad
España

La guerra y los 'diktat' de Sánchez debilitan a Díaz: «Sólo queda cuadrarse ante Podemos»

Yolanda Díaz no despega en los sondeos y los suyos creen que la guerra económica con Rusia es «el peor escenario» para su proyecto

La guerra y los 'diktat' de Sánchez debilitan a Díaz: «Sólo queda cuadrarse ante Podemos»

La ministra de Trabajo y vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, afronta su etapa más difícil. El entorno cercano a la ministra observa los acontecimientos internacionales con preocupación. Nadie se esperaba una invasión de Rusia hasta Kiev (capital de Ucrania), con un radical empeoramiento de la economía europea. Pero admiten que ese giro ha afectado a las «expectativas» de la política gallega. «Es el peor escenario», explican fuentes cercanas a Díaz, que reconocen la dificultad de la dirigente para remontar los sondeos y lanzar el asalto a Podemos.

«Las cosas no van bien», repiten. La sensación de preocupación es palpable. Entre otras cosas porque, según advierten desde este sector, el presidente del Gobierno Pedro Sánchez va por libre. Díaz percibe que ya no tiene el respaldo del que gozaba antes, y que tanto irritaba a la cúpula morada cuando veían a la gallega aupada por las televisiones y los diarias afines al Gobierno.

El problema, añaden desde Unidas Podemos, es que su presencia en el Gobierno «se está convirtiendo en un lastre de mucho cuidado». Se trata de una situación de enorme dificultad, porque reduce la capacidad de maniobra de los morados, y con ellos el de Yolanda Díaz. Sánchez ha empezado a ningunearla, y otros ministros socialistas evitan dar explicaciones sobre las decisiones más trascendentales de la Moncloa, tal y como desveló este diario.

«No pueden romper» el Gobierno

Las voces que sostienen que sería conveniente salir del Ejecutivo ganan fuerza, sobre todo en los niveles intermedios de Unidas Podemos. Pero los asesores y círculos de confianzas de los ministros morados se resisten. «Es que no pueden romper», explican en conversación con THE OBJECTIVE, a la vez que muestran frustración por cómo está evolucionando la situación.

En Podemos, mientras tanto, detectan la debilidad de Díaz. Algunos sostienen que la cúpula morada la ha amenazado con filtrar sus trapos sucios (sobre todo de la etapa en Galicia) si no rebaja la intensidad de su desafío. Después del choque sobre el envío de las armas a Ucrania, el pasado jueves Díaz se reunió públicamente con Íñigo Errejón. Ambos subrayaron la «sintonía política» entre ellos.

Encuentro con Errejón

La vicepresidenta segunda y el líder de Más País presentaron una comisión sobre precariedad laboral y salud mental. Pero aprovecharon para hacerse la primera foto pública juntos en clara desavenencia con el círculo de Iglesias, que sigue tachando a Errejón de «número uno». Ese extremo ha irritado a Pablo Iglesias, aseguran en Podemos.»Es dinamita», comentan.

Así que en Podemos vuelven los fantasmas de la traición que perpetuó Manuela Carmena en enero de 2019. Aquel episodio amenazó seriamente con la supervivencia del partido morado, y entre los escuderos de Iglesias muchos creen que Yolanda Díaz puede ser «otra Carmena». Entre ellos, Juan Carlos Monedero, quien avisó de la deriva personalista del proyecto de Díaz hace meses. Y como él, otros dirigentes destacados de la dirección morada miran de reojo a los movimientos de la gallega.

Si bien para algunos ese encuentro es más anecdótico que estructural, en el sector de Yolanda Díaz se han activado las alarmas: «Hay una caída electoral evidente, y lo que quería hacer Yolanda no le sale», explican. Y añaden: «Es posible que no queden alternativa, y va a tener que cuadrarse ante Podemos». Se refieren tanto a Montero como al propio Iglesias, quien sigue liderando el partido morado, según afirman en el sector de Díaz. «Lo tiene muy complicado«, zanjan.

También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D