The Objective
Publicidad
España

El Gobierno no consigue aplacar el 'incendio' laboral de los consulados de Londres y Berlín

En dos semanas de huelga, solo la oficina diplomática de la capital británica ha dejado de facturar unos 194.000 euros al paralizar cientos de visados

El Gobierno no consigue aplacar el 'incendio' laboral de los consulados de Londres y Berlín

Personal PLEX de la embajada de España en Reino Unido manifestándose. | Cedida.

Siguen los parones del Personal Laboral del Servicio Exterior (PLEX) en Berlín y en Reino Unido (Embajada y consulados de Londres, Mánchester y Edimburgo) en protesta por sus condiciones de trabajo. Unas 200 personas que, desde el 14 de marzo, en el caso de los trabajadores en Reino Unido, y desde el 21, en el del personal de la capital alemana, han decidido parar tras trece años de congelación salarial.

La huelga en Reino Unido es ininterrumpida e indefinida, en Berlín dos horas los lunes. Desde ambos servicios denuncian la «ignorancia y el desprecio» por parte del Ministerio de Exteriores que, según las fuentes consultadas, «está jugando a ver cuánto aguantan».

Los empleados se unen así a las reclamaciones de los ciudadanos, «abandonados por la Administración Española a una situación de extrema precariedad» que imposibilita la constancia en el servicio, la profesionalización de las tareas y el desempeño eficiente de las funciones. Y es que, aunque las oficinas siguen funcionando, los retrasos en el procesamiento de las solicitudes de visas debido a la disminución de los miembros del personal y su capacidad para hacer frente a la carga de trabajo es latente.

Grandes pérdidas económicas

Tras el Brexit, los ciudadanos británicos deben solicitar un visado para permanecer en España más de 90 días cada 180 días, lo que se traduce en un aumento significativo de las solicitudes de visas que se suman a las del resto de ciudadanos extranjeros que ya no pueden utilizar su Tarjeta de residencia del Reino Unido para viajar a la UE. Este aumento en las solicitudes ya desafió a los consulados el verano pasado cuando lucharon por proporcionar citas a tiempo a todos los solicitantes.

Así, según ha podido saber THE OBJECTIVE, solo el consulado de Londres, antes de comenzar la huelga el 14 de marzo, facturaba semanalmente unas 86.000 libras, es decir, más de 100.000 euros, con la gestión de pasaportes y todo tipo de visados.

En la actualidad solo con tres trabajadores–, ha pasado de gestionar 75 citas diarias para emisión de pasaportes, a cinco al día; y de 80 visados nacionales y 190 Schengen, a unos 20 y 50, respectivamente.

Así, en dos semanas de parón, solo Londres ha dejado de gestionar 770 pasaportes, 240 visados nacionales y 280 Schengen. 14 días de huelga que no solo han traído consecuencias administrativas y de gestión, sino también grandes pérdidas económicas. Renovar el pasaporte en Reino Unido tiene un precio de 25,20 libras, mientras que la obtención del visado Schengen cuesta 68 libras y el visado de residencia no lucrativa –que es el que suele solicitarse en esta fecha el año– 516 libras.

De esta forma, en dos semanas de huelga, solo el consulado de Londres habría dejado de facturar unas 162.000 libras –unos 194.000 euros–, únicamente en pasaportes y visados nacionales y Schengen, según estimaciones realizadas.

consulado londres
Trabajadores del consulado español en Londres manifestándose. | Imagen: cedida.

«Silencio absoluto»

Por su parte, desde el Ministerio de Asuntos Exteriores, aseguran a THE OBJECTIVE que «se está trabajando intensamente para ofrecer soluciones a las cuestiones que plantea el personal laboral en esta y otras Embajadas y consulados». Sin embargo, tanto desde Reino Unido como Alemania cuentan que nadie se ha puesto en contacto con ellos. «Silencio absoluto. No han dicho nada, la sensación es que les damos igual», señalan a este periódico el personal PLEX en ambos países, que está pidiendo al Gobierno español que ponga fin a años de congelación de salarios e inseguridad laboral a medida que la inflación sigue aumentado.

«Las personas que estamos en el exterior no les importamos»

Según datos actualizados en junio de 2021 por el INE, en Berlín habría unos 17.700 españoles registrados, mientras que en Reino Unido unos 176.000 (aunque las autoridades británicas elevan la cifra a más de 300.000); españoles que en la actualidad no estarían atendidos de forma correcta en caso de necesitar los servicios de cualquiera de los consulados en huelga. «Me duele por nosotros y por los ciudadanos, porque no están siendo atendidos como deberían», apunta la misma fuente, que asegura que desde el Ministerio «están jugando a ver cuánto aguantamos» y denuncia que «son muchos los empleados públicos que han dimitido en el último año en las distintas delegaciones, quedando un total de 21 plazas descubiertas» en Reino Unido.

Tapón de los servicios públicos

El consulado de España en Londres lleva meses acumulando quejas por la «imposibilidad» de pedir cita para la renovación del pasaporte. Las largas colas en la puerta de la delegación española también se pueden ver día tras día.

Después de dos años de una pandemia inesperada que ha tenido a miles de personas que viven fuera con los viajes a su país natal restringidos, muchos son los españoles que durante ese tiempo se han encontrado con el DNI y el pasaporte caducados. El DNI solo se puede renovar en España, sin embargo, para muchos, debido a los confinamientos, las restricciones de viaje o el alto coste por la obligatoriedad de las PCR les fue imposible volar a nuestro país. Con el pasaporte ya también vencido, la única solución era renovar éste en la capital británica. No obstante, muchos ya denunciaron en THE OBJECTIVE que se encuentran atrapados en el país británico ante la imposibilidad del sistema de dar citas.

Una de las afectadas fue Tania C., quien tardó un año en conseguir una citación para la renovación de su pasaporte:  «Viví una situación muy angustiosa, de total abandono y dejadez», cuenta. «Ni siquiera funciona el teléfono de emergencias, no tenemos a quien recurrir», se queja.

Ahora, con una huelga indefinida de servicios mínimos que ya alcanza las dos semanas, la carga de trabajo ha aumentado taponando aún más los ya atascados servicios públicos. «Mi esposo está tratando de renovar su pasaporte desde noviembre y ahora con la huelga no hay citas en abosulto. Su madre está enferma en España y no puede ir a verla», nos cuenta Rebecca G. desde Londres. Comentarios como este se cuentan por decenas solo con echar un vistazo en redes sociales.

«La situación es insostenible desde hace años y les da igual. Estamos seguros que esto va a saltar por los aires. Lo que se está haciendo con el personal laboral en exteriores es una barbaridad», concluyen las fuentes consultadas.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D