The Objective
Publicidad
España

El PP critica la «deriva totalitaria» del Gobierno en su escrito de queja a Batet

Gamarra tilda de «indignante» el «desprecio» al que se sometió al Parlamento y advierte de los «modos autoritarios» del Ejecutivo

El PP critica la «deriva totalitaria» del Gobierno en su escrito de queja a Batet

La portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Cuca Gamarra. | Eduardo Parra (EP)

El Partido Popular ha registrado este jueves a las 13.14 horas el escrito de queja dirigido a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, por la sesión de control del miércoles que el Ejecutivo de Pedro Sánchez utilizó para dar un «mitin electoral». En el texto de protesta, al que ha tenido acceso THE OBJECTIVE, los populares critican la «deriva totalitaria» del Gobierno y denuncian sus «habituales actitudes autocráticas».

El escrito lo firma la portavoz parlamentaria del PP, Cuca Gamarra, y en él se solicita amparo a Batet para que impida las «intolerables prácticas» del Gobierno a la hora de eludir su obligación de contestar las preguntas realizadas por los diputados, «convirtiendo la sesión en un mitin atacando a otras instituciones y no dando cuenta de su gestión como están obligados».

«Todo ocurrió ante la pasividad de la presidenta del Congreso, que no intervino en el debate, no ejerciendo la función de magistratura arbitral, de manera neutral e imparcial», le reprocha Gamarra a Batet ante lo que considera un «desprecio» al Legislativo por parte del Gobierno «en su conjunto».

«Junto con las habituales actitudes autocráticas de este Gobierno, resulta especialmente indignante convertir en medio de una convocatoria electoral la sesión de control al Gobierno en una vergonzante sesión de intento de control al Gobierno de otras instituciones», constata la portavoz del PP en la Cámara baja antes de advertir de que «la deriva totalitaria del Gobierno no es una mera opinión o crítica política».

«Los modos autoritarios y el ejercicio de la arbitrariedad en su relación con los grupos de la oposición se ha convertido en su marca de identidad. Abusan del veto a las iniciativas legislativas de los grupos de la oposición, abusan de la tramitación legislativa por el procedimiento de urgencia de proyectos de ley y proposiciones de los grupos parlamentarios que apoyan al Gobierno, niegan las comparecencias de expertos y representantes de colectivos afectados en la tramitación de iniciativas de enorme trascendencia para la sociedad y en las comisiones de investigación», constata la dirigente del PP.

Gamarra también se queja de las «ausencias no justificadas» de los miembros del Gobierno en la sesión de control de esta semana y señala que sería «interminable» la relación de hechos que por obra del Ejecutivo de Sánchez «están provocando un daño sin precedentes a la institución y devaluando nuestra democracia parlamentaria».

«La permanente actitud descrita de desprecio al Parlamento y, por tanto, a la soberanía nacional que encarna, es posible gracias al apoyo de los grupos parlamentarios que propiciaron la investidura del presidente más refractario de la historia a la actividad de control por parte de las Cortes, que en la sesión de control del día 2 de febrero colaboraron activamente en el desprecio al Poder Legislativo», prosigue en su duro escrito.

El PP denuncia la «burda» maniobra política

La portavoz de los populares hace hincapié en que los españoles asisten «atónitos» a esas actitudes «habituales» de un Gobierno «con deriva totalitaria» y acentúa la «desafección» de la gente hacia el trabajo desarrollado «por la inmensa mayoría de los diputados», sobre todo en estos tiempos «tan difíciles» para el país. Un hecho que daña «irremediablemente» la democracia, en su opinión.

Gamarra denuncia la «clarísima y burda maniobra política evasiva del Gobierno en su conjunto, de desprecio a los diputados y utilización del Congreso para fines partidistas» y ante la «pasividad» de Batet, quien «obvió ejercer la función que le atribuye el artículo 32 del reglamento del Congreso, convirtiéndose así la sesión en bochornosa menoscabando la función de control».

El principal grupo parlamentario de la oposición no se queda ahí: «Es un paso más del Gobierno en su consabida deriva autoritaria y antidemocrática de cercenar derechos de los diputados, de silenciar a la oposición y, en definitiva, de convertir el Parlamento en un órgano al servicio del Gobierno al que acudir solo para escuchar palabras de halago o sumisión, y no de crítica».

Ante este ataque «gravísimo» contra la separación de poderes, el pluralismo político y los derechos constitucionales de la oposición, Gamarra pide amparo a Batet y le pide que exija al Gobierno «que cumpla con sus obligaciones constitucionales y reglamentarias de someterse al control político de los diputados de la oposición con rigor».

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D