The Objective
Publicidad
España

Iglesias eleva la polarización para evitar que Díaz se apropie del espacio de Unidas Podemos

El exlíder morado usa su plataforma mediática y las redes sociales para ganar protagonismo e impedir que Yolanda Díaz controle sin contrapesos la coalición

Iglesias eleva la polarización para evitar que Díaz se apropie del espacio de Unidas Podemos

Europa Press

El exlíder de Podemos y exvicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias tiene una estrategia clara de cara al futuro. Después de dejar sus cargos tras la derrota electoral del 4-M, se ha centrado en buscar una segunda vida mediática. Las dificultades inesperadas en obtener financiación y proyectos, mezcladas con la negativa de Yolanda Díaz a ser controlada por la cúpula morada, obligan sin embargo a Iglesias a volver a la polarización para no perder protagonismo y, por ende, mantener el control de parte del espacio político de Unidas Podemos

El estilo de comunicación de Iglesias es nuevo solo en parte. En su nueva campaña por la defensa de la «verdad» y la lucha contra los «bulos» hay elementos muy bien estudiados a lo largo de la vida de Podemos. Es suficiente recordar que hace tan solo dos años, cuando el líder morado regresó después de la traición de Íñigo Errejón y Manuela Carmena, pronunció un discurso muy beligerante contra los medios de comunicación. Mencionó a los grupos de Atresmedia y Mediaset y apeló a la autocrítica interna hablando de la «puñetera verdad».

En el mitin de Valladolid del pasado 24 de enero recuperó en buena medida este discurso, que se diseñó en 2019 por un equipo de colaboradores que todavía asesoran a Iglesias, y que sirvió a la formación morada para resistir en dos complicados ciclos electorales. «Yo ya no soy político, puedo decir la verdad», lanzó. El acto se llamó: Bulos: la mentira como estrategia de las derechas. El discurso de la verdad, además de reciclado, esconde otro planteamiento de táctica política que las fuentes del partido morado conocen a la perfección. 

El discurso de la verdad

«Se cometen muchos errores al interpretar la figura de Pablo Iglesias. Pablo sabe polarizar, es lo que mejor sabe hacer, y sería mentir decir que no le gusta atacar y buscar enemigos. Pero es inteligente. Y ahora con su nuevo proyecto [un podcast] y un perfil duro en las redes sociales aspira a algo muy sencillo: hacer ruido y generar tensión para que nadie se olvide de él y, así, mantener bajo control parte del espacio de Unidas Podemos». Pero, ¿para qué? «Porque de no hacerlo Yolanda Díaz se haría con todo el espacio, y en unos meses Podemos estaría acabado y olvidado», resume un ex alto cargo con responsabilidades destacadas en Unidas Podemos. 

El nuevo programa de Iglesias tiene la ambición, según él mismo ha anunciado, de informar sobre la actualidad (con una sección destinada a la que proviene de América Latina), añadir algo de humor y analizar el sistema mediático español. Es decir, ofrecer a sus oyentes unas teorías sobre cómo se construye un telediario, por qué se utilizan determinadas palabras, y qué influencia tiene la prensa escrita en ese proceso. 

Detrás de ese proyecto, sin embargo, se halla un interés táctico, según explican fuentes de Unidas Podemos. Un planteamiento que sirva para dar respuesta al «miedo» que despierta el proyecto de Yolanda Díaz en «el aparato». Cuando Iglesias la nombró sucesora fue porque, tal y como la propia Irene Montero ha admitido en el último programa de Gabriel Rufián, es la que más capacidad tiene para ensanchar el espacio de Unidas Podemos. O sea, la que permite a los actuales dirigentes quedarse en poder. 

Sin embargo, en Podemos saben que Díaz tiene un notable historial de traiciones y su papel despierta dudas. La última, su desmarque sobre el ataque al Gobierno por apoyar a la OTAN en la crisis de Ucrania: «No me van a encontrar, jamás, dividiendo a nadie», dijo al respecto el pasado jueves.

La ministra de Trabajo rechaza tener padrinos. En poco tiempo han saltado las alarmas en la cúpula morada. Ese «miedo» que se activó en las altas esferas de la formación tiene una traducción muy concreta: si Díaz va por libre y acaba canibalizando el espacio de Podemos, en una apuesta muy similar a la de Manuela Carmena en 2019, ¿dónde quedarán los dirigentes morados en las próximas listas electorales? «Hacen bien en tener miedo, porque se van a quedar el 70% fuera», explican algunos. 

Vuelta a la polarización

Tras detectar que Yolanda Díaz rechaza cualquier tipo de tutelaje, Iglesias se ha visto obligado a volver al barro de la política. Hasta finales del año pasado mantuvo cierta discreción, pero ahora en tan solo pocos días ha atacado dos veces directamente a Pedro Sánchez (sobre las declaraciones de Alberto Garzón sobre la producción cárnica y con la escalada entre Ucrania y Rusia), y se erige en adalid del periodismo de calidad para promover su proyecto. 

El patrón que sigue el ex líder de Podemos es el mismo que se empleó en las primeras etapas de la formación: una mezcla de victimismo político y deslegitimación de todo lo que puede ser crítico hacia su figura. Todo centrado en la polarización entre «los de arriba y los de abajo, la casta y la gente» y ahora la verdad y la mentira. Así lo describe un ex miembro de Unidas Podemos activo desde la fundación: «Pablo necesita desprestigiar a todos los demás para explicar que a eso se debe que él escribe y colabora en medios como el Ara o el Gara». 

La retórica que subyace a esa política permite acusar al sistema mediático más influyente de excluirle para que «no hable» (si bien ahora colabora con la radio Cadena Ser después de atacarla durante años). Y, de paso, justificar su apuesta por formatos y medios muy escorados ideológicamente, mezclando el interés personal al general de su corriente política en Unidas Podemos. 

La polarización que Iglesias impulsará a partir de ahora tendrá el carácter de la autopromoción pero también de la defensa de sus fieles para evitar que Yolanda Díaz se haga con todo el espacio de Unidas Podemos sin contrapesos. Dos pájaros de un tiro, reeditando un esquema de acción bien experimentado al que el ex líder morado no está dispuesto a renunciar: remover las aguas para que no se vea el fondo que es donde se halla su verdadera objetivo, impedir a Yolanda Díaz de invadir todo el espacio de Unidas Podemos.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D