The Objective
Publicidad
España

José Luis Martínez-Almeida: «Necesitamos gente como Cayetana, que exprese libremente sus opiniones»

El portavoz nacional del PP se resiste a pensar que la alternativa al Gobierno de Sánchez sea un Gobierno de coalición PP-Vox y subraya que su partido aspira a gobernar en solitario

José Luis Martínez-Almeida nos recibe una soleada aunque fría mañana en una gran sala con vistas a la Cibeles, lo que no deja de tener un punto de ironía para un atlético de corazón como él. Se ha recuperado de ese covid que le dio duro, según cuenta, pero le cuesta más reponerse tras el aluvión de críticas recibidas por sus polémicas declaraciones sobre la figura de la escritora Almudena Grandes, recientemente fallecida. El alcalde de Madrid no entiende que le cayesen chuzos de punta por decir la verdad de lo que pensaba. Defiende con vehemencia la libertad de expresión, tanto para sí como para Cayetana Álvarez de Toledo, ese verso suelto, que para él sigue siendo «un verso del PP»; con la que no coincide en ninguna de sus críticas al líder Pablo Casado, pero a la que considera necesaria dentro del proyecto de reconstrucción del centro derecha que está llevando a cabo Casado, a diferencia de algunos de sus compañeros de partido que no han dudado en señalar la puerta de salida a Álvarez de Toledo.

Como portavoz nacional del PP, Martínez -Almeida repasa la actualidad política y, aunque no descarta la posibilidad de que Sánchez pueda mantenerse al frente del Gobierno tras las próximas elecciones, «porque en política no hay que descartar nada», sí se muestra convencido de que los españoles ya saben quién y cómo es el Presidente del Gobierno, de quien dice que no aspira a revalidar las mayorías clásicas del PSOE, sino a conseguir una mayoría de bloqueo, con sus socios de ERC, Bildu o JxCat, que impida el acceso a la Moncloa de Pablo Casado y del PP.

El portavoz nacional del PP se resiste a pensar que la alternativa al Gobierno de Sánchez sea un Gobierno de coalición PP-Vox y subraya que su partido aspira a gobernar en solitario, al estilo de la Comunidad de Madrid, donde los números cantaron, tras las elecciones del 4-M, que Vox no podía ponerse muy exigente con Isabel Díaz Ayuso.

Precisamente, Almeida es tajante cuando afirma que pase lo que pase en el Congreso del PP de Madrid eso no afectará a su relación con la presidenta de la Comunidad, aunque se cierra en banda a la hora de hablar de sus planes para ese Congreso.  Hablará del PP de Madrid y de su papel -según dice- cuando toque.

P: Le están lloviendo chuzos de punta a raíz de sus polémicas declaraciones sobre la difunta Almudena Grandes y la concesión de ese título de hija predilecta de Madrid, ¿ha sido un error su forma de explicar que no le parecía digna de tal honor, pero que lo hizo por sacar adelante los presupuestos? 

R: Creo que decir lo que uno piensa no debería ser considerado un error. Creo que es saludable que se aprueben unos presupuestos con carácter transversal, cediendo unos y otros, porque tenemos la convicción de que son buenos para la ciudad de Madrid. En ese escenario se me pregunta «¿está de acuerdo con conceder el título de hija predilecta a Almudena Grandes?» ¡Y yo tengo que decir la verdad! Si no hubiera habido esa negociación de presupuestos, si no se hubiesen producido esas cesiones, mi opinión sería que no se corresponde. ¿Quiere decir que denigro a Almudena Grandes?¡Ni mucho menos! Lo que no puede ser es que se quiera prohibir un debate y no se permita tener opiniones discrepantes. 

P: Por algunos de los argumentos oídos en estos días, ¿se puede llegar a la conclusión de que gracias a la figura de Almudena Grandes los madrileños tendremos una rebaja del IBI? 

R: Es que la prórroga de los presupuestos hubiera implicado dificultar enormemente la gestión económica del Ayuntamiento y que para 2022 no pudiésemos disponer del instrumento más importante que tiene un Ayuntamiento para ejecutar sus políticas: los Presupuestos. Si me pregunta ¿son los presupuestos que usted quiere, en su integridad? Le digo que no. Son lo que hemos tenido que negociar y en los que ha habido que hacer concesiones. 

P: Esto recuerda a Pedro Sánchez, cuando se compromete a promover la utilización de las lenguas cooficiales en las plataformas de entretenimiento, como Netflix, a cambio de que ERC le apoye los presupuestos. ¿Se le está poniendo cara de Pedro Sánchez al alcalde de Madrid?

P: No, no se me está poniendo cara de Pedro Sánchez ni mucho menos, porque todos somos conscientes de que Sánchez debería buscar pactos y acuerdos con la principal fuerza de la oposición y no con fuerzas que no creen en el futuro de España. El presidente del Gobierno se equivoca profundamente cuando plantea negociaciones con aquellos que no quieren una convivencia en común y no admiten que, siendo diferentes, podamos convivir. Creo que la situación es muy diferente. Yo no tengo ningún miedo a los pactos, a los acuerdos y al diálogo, pero no podría hacerlos con aquellos que quieren acabar con nuestro modelo constitucional de convivencia.

P: ¿Le gustaría entonces que en España se materializase una Gran Coalición entre PSOE y PP, como en Alemania ocurrió en su momento?

R: Lo que me gustaría es que tuviésemos un presidente del gobierno que ejerciera la capacidad y el liderazgo que le corresponde. Yo me he cansado de escuchar a Pablo Casado ofrecer pactos de Estado, durante la pandemia, pero el presidente del Gobierno ¿cuántas veces ha llamado a Pablo Casado en estos dos años? No más de diez.. o incluso no llega a diez. Pedro Sánchez entiende, en un momento crucial para España, con la situación sanitaria que atravesamos, sometidos a esas pulsiones independentistas e inmersos en una delicada situación económica, que no es necesario hablar ni verse con el líder de la oposición. Por eso creo que no tenemos un presidente del Gobierno que quiera llegar a acuerdos con el gran partido de la oposición ni quiere ejercer ese liderazgo.

P: Yendo al inicio de la historia, tras la repetición de las elecciones generales, una forma de evitar que el Gobierno de Sánchez dependiese de todos esos socios era poner los votos del PP a su servicio, para ser investido y posteriormente establecer pactos de Estado. ¿Por qué no lo hizo el PP?

R: Pedro Sánchez pasó en cinco días de decir que no podría dormir de haber pactado con Podemos a darse el abrazo con Pablo Iglesias…¡es muy complicado! Pero insisto: si hay un político en España que ha tendido la mano y ha ofrecido pactos de Estado en los más diversos ámbitos, ese ha sido Pablo Casado. Y ha sido siempre rechazado por Pedro Sánchez.

P: Como portavoz del PP le toca fajarse muchas veces en la batalla con el PSOE y el Gobierno. Da la sensación de que para la oposición todo lo que hace el Gobierno está mal y viceversa. En la dialéctica política ahora mismo todo parece blanco o negro ¿No hay grises?

R: En la política siempre hay grises y matices que conviene apreciar. De hecho, una de las razones por las que la sociedad se encuentra distanciada de la política es porque no sabemos encontrar esos matices o se produce falta de ellos. Dicho esto, no creo que el PP esté haciendo una oposición del «No es no». El Gobierno tiene que entender que cuando pide lealtad a la oposición, no puede pretender que sea una adhesión inquebrantable. Pero nosotros tampoco hemos hecho política de tierra quemada. Por ejemplo, no hemos negado que los datos de empleo sean buenos, pero sí criticamos el triunfalismo que hace el Gobierno. 

P: ¿El ejemplo contrario podría ser la Reforma Laboral? CEOE, FAES, el propio presidente de la Xunta, o bien dicen que es un buen acuerdo a tres bandas o bien entienden que preserva el 95% de la aprobada en 2013 por el PP. Pero ustedes la rechazan de plano y la critican con saña. ¿No le parece un error estratégico, visto el apoyo recibido dentro de su mismo espectro ideológico?

R: Lo que parece un error estratégico es tocar una reforma laboral que, según los datos del Gobierno, ha permitido tener los mejores datos de empleo de los últimos diez años. Por tanto, cuando se hace ese ejercicio de triunfalismo sobre la creación de empleo, cimentado sobre la reforma laboral del PP, podría parecer un error estratégico tocar esa reforma. El objetivo debería ser mejorar el empleo, la estabilidad y la calidad. ¿Ha oído usted a alguna de las partes intervinientes congratularse de que eso sea lo que se ha conseguido la reforma? Me parece que tenemos que plantearnos si podemos apoyar una reforma laboral en la que nadie defiende que se consiga el objetivo que se buscaba. No parece razonable apoyar una reforma laboral que se sustenta en salvar los intereses de los que participaron en la negociación.

P: ¿El contenido de esta reforma laboral no cumple con las pautas marcadas por la UE, consigue el acuerdo de los agentes sociales y aborda la temporalidad?

R: A eso me refiero… Se podrá aprobar una reforma laboral por sus contenidos y su finalidad, pero si la finalidad no se corresponde con los objetivos, no. Nadie ha reivindicado que se haya conseguido mejorar la calidad del empleo, la estabilidad y consolidar un modelo en el que el paro no tenga ese carácter estructural.

José Luis Martínez-Almeida, durante la entrevista. | Foto: Paula Martínez

P: Visto lo ocurrido en el Ayuntamiento de Madrid, ¿siente envidia sana por la relación que mantiene Isabel Díaz Ayuso con Vox?

R: Por Isabel Díaz Ayuso tengo una gran estima tanto en lo personal como en lo político y, en segundo lugar, admiración por lo que consiguió el 4 de mayo. Siempre digo que cuando el 11 de enero Pablo Casado nombra a Isabel Díaz Ayuso y José Luis Martínez Almeida candidatos hubo infinidad de personas que se echaron las manos a la cabeza diciendo «¡qué barbaridad… ha renunciado a ganar Madrid!». Dos años después, Isabel Díaz Ayuso obtiene un resultado extraordinario y ha ejecutado una labor admirable en tiempos de pandemia. No es una envidia sana lo que siento hacia Isabel Díaz Ayuso, sino una gran estima por lo que ha conseguido en términos políticos, porque Vox, cuando fue decisivo para aprobar los presupuestos, no hubo presupuestos; y no los ha habido hasta 2021, porque la capacidad de influencia de Vox está muy limitada por el resultado del 4-M. 

P: ¿Cuanto menor sea la capacidad de influencia de Vox es mejor para el PP?  

R: Lo que hay que pactar son los contenidos. Yo tengo un pacto de investidura con Vox. Siempre le digo a la izquierda que no entiendo por qué se puede pactar con Unidas Podemos, con ERC, con JxCat y no se puede pactar con Vox; que analicen el contenido de mi pacto de investidura y vean si alguna medida contraviene nuestro ordenamiento jurídico o nuestro marco constitucional. No han sido capaces de encontrarla. Dicho esto, si Vox pretendía bloquear este Ayuntamiento en el 2022 no me iba a quedar parado, no por mí, sino por los madrileños. Yo no he cambiado, ha cambiado Vox, que cada año ha votado una cosa distinta. Vox se ha aplicado el cordón sanitario que la izquierda le quiere aplicar el en Ayuntamiento de Madrid.

P: ¿Eso tiene que ver con Ortega Smith o es una estrategia de Vox?

R: Tiene que ver con una estrategia general de Vox. Ortega Smith está ejerciendo de secretario general de Vox y no de portavoz en el Ayuntamiento de Madrid. Lo hemos visto en Andalucía, donde llegaron a votar con la izquierda para que no hubiera presupuestos y en Madrid han decidido bloquear los presupuestos. Es obvio que es una estrategia de Vox, que olvida que el objetivo de quienes estamos en las instituciones: al margen de nuestros intereses, hay que mirar a los ciudadanos. Vox y Javier Ortega Smith se han olvidado de mirar a los madrileños y a sus intereses. 

P: La mayoría de encuestas sitúan al PP como el partido más votado en unas hipotéticas elecciones generales, pero a cuenta de la batalla entre el PP de la Comunidad de Madrid y Génova, se ha registrado un estancamiento e incluso algún  retroceso. ¿Se han dado un tiro en el pie con esa pelea?

R: Eso es una interpretación…

P: Es la interpretación que hacen y en la que coinciden los demóscopos y expertos…

R: Es una interpretación que haya sido por esa circunstancia…En todo caso, seguimos siendo primera fuerza política en todas las encuestas. Por tanto, los españoles reconocen el trabajo que se está haciendo por parte de Pablo Casado. Estamos en una situación política muy complicada y parece razonable que se produzcan determinadas fluctuaciones, pero lo que nadie puede obviar es que el PP es la primera fuerza política en todas las encuestas.

P: En todo caso, parece que pronto veremos el desenlace de esa batalla por el PP de Madrid ya que la celebración del Congreso toca en marzo… ¿Usted se va a presentar a presidente del partido?¿Quiere estar en la Ejecutiva con Isabel Díaz Ayuso al frente? ¿Qué quiere ser de mayor…y en especial a partir de marzo?

R: (sonríe) De mayor quiero ser alcalde de Madrid, que es lo que a mí me interesa, porque en estos tiempos tan difíciles tenemos que estar muy centrados en nuestra labor institucional. Las cuestiones hay que tratarlas cuando toque y el Congreso del PP de Madrid ni siquiera está convocado. Me parece muy bien que Isabel Díaz Ayuso se quiera presentar, porque es un grandísimo activo político que demostró una fuerza política arrolladora en las elecciones del 4-M. Lo que yo plantee tocará cuando se convoque el Congreso, porque el PP se elige por primarias de los afiliados y, cuanto menos hablemos de ello, menos influiremos en su opinión. Que sean ellos libremente quienes escojan al final..

P: Pero la decisión de presentarse a presidente del PP de Madrid es algo personal e intransferible, de Isabel Díaz Ayuso o de José Luis Martinez Almeida… le pregunto de nuevo: ¿quiere o le gustaría presentarse a presidente del PP de Madrid?

R: Insisto en la misma respuesta: en estos momentos hay que ocuparse de las cosas que preocupan de verdad a los madrileños. Cuando toque hablar del PP de la Comunidad de Madrid, hablaré, no tenga usted ninguna duda…

P: Tengo que volver a preguntarle: ¿le gustaría estar en una Ejecutiva del PP de Madrid presidida por Isabel Díaz Ayuso?

R: Cuando se convoque el congreso tendrá usted todas las respuestas que yo daré al PP de la Comunidad de Madrid. Estoy seguro de que lo que pase en el PP de la Comunidad de Madrid no va a afectar lo más mínimo a las relaciones entre Isabel Díaz Ayuso y José Luis Martínez- Almeida.

P: ¿Tampoco a las relaciones entre Isabel Díaz Ayuso y Pablo Casado?

R: Es lo mismo. Isabel ha dicho que uno de sus objetivos es que Pablo Casado llegue al Palacio de la Moncloa lo antes posible y Pablo repite constantemente la valía política que tiene Isabel Díaz Ayuso. A mí me hace mucha gracia cuando me preguntan: «¿Se lleva usted bien con Isabel Díaz Ayuso?» En derecho lo llamamos una prueba diabólica, porque ¿cómo puedo probar yo que me llevo bien con Isabel Díaz Ayuso? Es evidente que hay un entendimiento entre el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid, que no tenemos ningún problema en comer juntos como dijimos en su momento, que hablamos continuamente y nos guasapeamos habitualmente. 

P: Cayetana Álvarez de Toledo abunda en su libro recientemente publicado y en sus intervenciones públicas sobre las carencias de Pablo Casado y plantea su falta de liderazgo, frente a una Isabel Díaz Ayuso que, en su opinión, sí es una líder política ¿Cómo interpreta usted esa exposición tan crítica procedente de un miembro tan ilustre del PP?

R: Enmarcándolo en un contexto general, en primer lugar. Ser jefe de la oposición es muy difícil. Es mucho más sencillo que los ciudadanos te reconozcan como alcalde o como presidenta de la Comunidad de Madrid, porque tienes la capacidad de tomar decisiones y esto, en el caso del jefe de la oposición, que no gobierna, es muy difícil. Recordemos lo que se decía de Aznar, cuando era jefe de la oposición, o de José Luis Rodríguez Zapatero, de Mariano Rajoy o de Pedro Sánchez, al que sus compañeros de partido le echaron. Hay que poner en valor el papel de Pablo Casado en estos tres últimos años. Recogió un partido que había dejado traumáticamente el Gobierno, de un día para otro; que había celebrado elecciones primarias, con todo lo que eso supone en un partido y en medio de una situación electoral muy complicada, porque Cs acechaba muy cerca del PP y ya empezaba a surgir Vox. Pablo Casado está haciendo una reconstrucción del centro derecha, pero también está fortaleciendo un PP que se encontraba en una situación muy difícil. Con respecto a las críticas de Cayetana Álvarez de Toledo, no parece que el PP sea tan monolítico como se decía, porque Cayetana ha expuesto sus opiniones en entrevistas e incluso ha escrito un libro y aquí no ha pasado nada. Ese mensaje es el que hay que transmitir, frente a la visión que a veces hay de los partidos o del PP, como un bloque político cerrado, en el que no se admite ningún tipo de crítica. Pues bien, Cayetana ha ejercido su libertad sin ningún problema y ha expuesto opiniones muy críticas con el PP, ya sea con el presidente o con el secretario general. Celebro que en el PP tengamos la libertad de decir libremente lo que pensamos. Cayetana tiene una valía intelectual indiscutible, pero eso no significa que coincida con lo que dice o escribe y, en este caso, no estoy de acuerdo con lo que dice y escribe de Pablo Casado y de la labor que está haciendo en el PP.

P: ¿Es un verso suelto en el PP?

R: Creo que es un verso del PP y si aspiramos a la reconstrucción de todo el espacio del centro derecha necesitamos personas como Cayetana, que expresen libremente sus opiniones, pero que se enmarquen dentro de un espacio político que se acerque a la mayoría social de españoles que se acerque a la idea de que podemos convivir siendo diferentes.

P: Como dice Vd. a Sánchez le echaron sus compañeros de partido, pero luego se fijó la meta de volver a ser secretario general, ganó unas primarias y lo consiguió, después llegó a la Moncloa y ahora se ha fijado como objetivo seguir gobernando la próxima legislatura, digan lo que digan las encuestas, ¿lo cree usted posible?

R: Hay muchos aspectos muy criticables de Pedro Sánchez, pero el que más crítica me suscita es que no se puede construir el mejor futuro de España con aquellos que no quieren construir España, ni quieren el modelo constitucional de convivencia. Pero es la forma que él tiene de garantizarse seguir siendo presidente del Gobierno, porque pretende sustentarse sobre una serie de minorías de bloqueo que impidan el acceso del PP al Gobierno. Él no aspira a las mayorías clásicas del PSOE, él no es lo que quieren las mayorías clásicas del PSOE, sobre las que se sustenta buena parte de la historia de nuestra democracia. Busca alianzas con las minorías de bloqueo, para que le permitan seguir siendo presidente. Me parece de una cortedad de miras extraordinariamente importante, desde el punto de vista político y de la convivencia para España. En política no hay que descartar nada, pero los españoles han tomado buena nota de quién es y cómo actúa Pedro Sánchez.

P: La alternativa a Pedro Sánchez es un PP apoyado o sostenido por Vox. Vista la experiencia que usted mismo relata en el Ayuntamiento de Madrid o en Andalucía ¿Cree que se abocan también a vivir peligrosamente en ese hipotético Gobierno PP-Vox?

R: Niego la mayor. Isabel Díaz Ayuso lo ha demostrado en Madrid, Alfonso Fernández Mañueco lo va a demostrar en Castilla y León y Juanma Moreno lo hará también e Andalucía. El PP no aspira a gobernar con Vox, sino a convocar a una amplia mayoría de españoles en torno a nuestro proyecto político. Eso es lo que hay que hacer antes de las elecciones. Después habrá que ver qué pactos o acuerdos hacemos, pero antes de las elecciones no podemos decir que renunciamos a obtener una amplia mayoría. Aspiramos a tener una amplísima mayoría social que nos permita tener un Gobierno estable. Transmitir un mensaje en el que damos por supuesto que tenemos que pactar con Vox no es lo que tenemos que decir a los españoles. No lo digo por Vox, porque yo tengo un pacto con ellos en el Ayuntamiento; lo digo porque nosotros tenemos que tratar de convocar al mayor número de españoles posibles entorno a este proyecto político que lo que quiere garantizar es el modelo de convivencia constitucional de 1978.

P: Dice usted que tiene un pacto con Vox, pero ¿sigue vivo ese pacto después de que votasen en contra de esos presupuestos tan necesarios para Madrid?

R: Eso es algo que tendrá que decidir Vox. Si quieren volver a la política útil para los madrileños, no tengo ningún problema por encontrarme con ellos. Vox me acusa de arrodillarme ante la extrema izquierda, pero cuando se votaron las enmiendas al presupuesto, Vox votó a favor de más de la mitad de las enmiendas de Más Madrid. Y luego Javier Ortega me dice «es que tú pactas con los comunistas…» Bueno, pero si tú le votas más de la mitad de sus enmiendas a favor…¿por qué me niegas a mí lo que tú haces? No puedes decir a continuación que yo soy un comunista que pacta con la extrema izquierda. Pido un poco de coherencia en ese sentido.

P: El Gobierno de Pedro Sánchez ha estimado las indemnizaciones por los daños de la borrasca Filomena muy por debajo de las expectativas económicas que tenía el Ayuntamiento de Madrid ¿Se abre una batalla administrativa a partir de ahora entre usted y Pedro Sánchez?

R: Lo que ha hecho el Gobierno de la nación con la ciudad de Madrid es una profunda injusticia. Pretender que los daños de Filomena se resuelven con un millón y medio de euros es una muestra mas de que Sánchez no entiende a Madrid y no quiere poner en práctica políticas que podrían ser beneficiosas para él desde el punto de vista político. A nosotros el Gobierno nos transmitió que nos iba a dar 65 millones de euros. Y esa cifra se ha transformado en millón y medio. Creo que Sánchez se ha dejado llevar por el sectarismo. No entiendo qué tiene contra Madrid y luego debería pensar si su estrategia política en Madrid le va a conducir de derrota en derrota hasta la victoria final en esta ciudad. Yo creo que no. 

P: Más allá de la denuncia pública que acaba de hacer, ¿cuál va a ser su estrategia jurídica para tratar de obligar a rectificar al Gobierno?

R: En primer lugar, vamos a presentar los escritos de alegaciones que sean necesarios, porque ya presentamos la documentación, que se nos ha validado. Primero iremos por la vía administrativa y desde luego ejercitaremos las acciones judiciales que consideremos oportunas para defender los intereses de la ciudad de Madrid.

P: ¿Quién les dio a entender que les correspondían los 65 millones de euros?

R: Se nos transmitió en conversaciones con el Gobierno.

P: ¿Puede decir con quién?

R: Fue en una conversación que tuve yo mismo, en la que me dijeron que se iba a sacar una línea de subvenciones para Filomena y que no me preocupase, que tenían prevista una cantidad de 65 millones de euros.

P: ¿Se lo prometió Pedro Sánchez?

R: No, no fue Sánchez. Fue en el Ministerio de Política Territorial. 

P: ¿Entra en sus planes solicitar una reunión con el presidente Sánchez o con los ministros competentes, para tratar de acercar posiciones y buscar una solución?

R: En mi condición de alcalde le he solicitado hasta en tres ocasiones una entrevista al presidente del Gobierno y no me ha contestado ninguna de ellas. Ni siquiera ha tenido la cortesía de responder al alcalde de Madrid, con las cartas que le he enviado… Por tanto parece complicado que se dé esa reunión.

P: ¿Cree que estamos ante una legislatura larga y que las elecciones generales no llegarán hasta enero de 2024?

R: Pedro Sánchez convocará elecciones cuando más le convenga a él. Al margen de la situación política que viva España, se guiará por lo que más le convenga. Si quiere llegar a enero del 24, lo hará, pero si le interesa convocar dentro de un mes, lo hará también. Lo que no sé es cuál será el coste para España y los españoles de la permanencia de Sánchez en el Gobierno.

P: La semana pasada, la alcaldesa de Toledo, la socialista Milagros Tolón, apuntaba en su entrevista con THE OBJECTIVE la necesidad de modificar la financiación local al mismo tiempo que se renueva el sistema de financiación autonómica ¿Está de acuerdo con ella?

R: Estoy completamente de acuerdo en este punto con la alcaldesa de Toledo, con la que tengo una buena relación, entre otras circunstancias porque las dos ciudades más afectadas por Filomena fueron Madrid y Toledo. Recuerdo perfectamente aquella noche, que yo iba hacia un centro que tenemos en Carabanchel y que estaba nevando mucho; las calles estaban colapsadas y se hacía difícil poder avanzar y recibí una llamada en el móvil. Era la alcaldesa de Toledo, preguntándome cómo estaba. Toledo en aquel momento se encontraba igual o peor de colapsado que Madrid por Filomena y, sin embargo, tuvo tiempo de llamar para preguntarme simplemente cómo estaba y  darme ánimos ante lo que se nos venía encima la siguiente semana.

En el caso de la financiación estoy completamente de acuerdo con lo que leí que decía la alcaldesa de Toledo en la entrevista. Por un lado, hay que abordar el sistema de financiación local junto con el de financiación autonómica. Los ayuntamientos tenemos cada vez más relevancia como sujetos políticos para los ciudadanos que, instintivamente, en quien más confían es en los ayuntamientos y es a quien más acuden. Ejercemos competencias para las que necesitamos recursos que no se nos dan y por eso hay que abordar el sistema de financiación autonómica y el de financiación local en paralelo. También tendrán que darnos una solución a todos los gastos extraordinarios que hemos tenido que afrontar como consecuencia de la pandemia y que por parte del Gobierno no se ha dado.

Me parece muy bien los fondos europeos que se han dado a España y que el gobierno le diera 3.000 millones de euros para las CCAA. Pero me pregunto: ¿Y los ayuntamientos qué? Porque no hemos recibido más que una compensación por un fondo de transporte público, que en el caso de Madrid supone 50 millones de euros y  no cubren las pérdidas ocasionadas. La pregunta es: si el gobierno y las CCAA han recibido fondos ¿Por qué los ayuntamientos prácticamente no recibimos nada, cuando hemos tenido que afrontar nosotros la vulnerabilidad social?

P: ¿Es usted uno de los españoles que desea que vuelva a España el Rey Emérito?

R: Sí. Lo he dicho en reiteradas ocasiones. Hay que distinguir su labor institucional, que creo que es extraordinaria. El paso de la dictadura a la democracia es una obra magna que se consiguió en España y que no se hubiese conseguido sin el Rey. Desde ese punto de vista hay que poner en valor su figura. Desde el punto de vista de las conductas privadas que haya podido tener el Rey, por ahora no hay ningún procedimiento penal abierto.

P: ¿Cuál va a ser su oferta electoral a los madrileños en 2023?

R: En primer lugar, haré un balance de mi gestión y de la transformación que se ha producido en esta ciudad en cuatro años, transmitiré que Madrid es la locomotora económica de España y que va a seguir estando a la cabeza de la recuperación económica, presentaré un buen balance de las políticas de sostenibilidad muy importantes, con datos como que 2021 ha sido la mejor serie histórica desde que hay controles de calidad del aire. Y también haremos unas propuestas de futuro, para seguir siendo la mejor ciudad para vivir y la mejor ciudad para venir. Es lo que tenemos que lograr.

P: ¿Es posible que veamos a Begoña Villacís integrada en la candidatura del PP de Madrid, con usted a la cabeza?

R: Esta no ha sido una legislatura fácil desde el punto de vista de gestión y político. Es obvio que hemos mantenido una buena relación y hemos mantenido la estabilidad. Ha habido discrepancias, pero las hemos sabido resolver. Por tanto, tengo aprecio y estima política por Begoña Villacís. Pero es la propia Begoña quien ha dicho que se ve en las listas de Cs y no en el PP. Por tanto, como decimos en derecho: caso cerrado. 

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D