The Objective
Publicidad
España

Birmania libera a más de 600 personas detenidas, pero la represión continúa

Birmania libera a más de 600 personas detenidas, pero la represión continúa

Stringer | AFP

Más de 600 personas detenidas desde el golpe de Estado del 1 de febrero, entre ellas un fotógrafo de la agencia de noticias Associated Press (AP), han sido puestas en libertad este miércoles por la junta militar, que sigue manteniendo incomunicados a cientos de civiles y no cede en su cruenta represión.

Lo más importante: pese a estas liberaciones, los generales siguen reteniendo a muchos civiles, entre ellos líderes políticos, huelguistas, activistas y artistas, desde que el golpe de Estado que depuso a la exjefa de facto del Gobierno, Aung San Suu Kyi. Un total de 275 civiles han sido asesinados en Birmania desde que el golpe de Estado, según la la Asociación de Ayuda a los Presos Políticos (AAPP). Pero podría haber más víctimas, dado que cientos de detenidos están desaparecidos.

Los exdetenidos, muchos de ellos estudiantes que salieron a la calle a protestar, han salido de la cárcel en autobuses, según han mostrado medios locales. Muchos han realizado el saludo con tres dedos de la mano levantados, convertido en un gesto de resistencia de los manifestantes. «Hoy liberamos a 360 hombres y 268 mujeres de la prisión de Insein» en Rangún, ha declarado un alto cargo del centro penitenciario, que ha pedido el anonimato.

Un fotógrafo birmano de la agencia Associated Press, detenido a finales de febrero cuando cubría las manifestaciones contra la junta militar, también ha sido liberado este miércoles. «Me encuentro bien», ha dicho Thein Zaw a la AFP. «Los cargos contra mí han sido levantados», ha agregado el fotógrafo, de 32 años, que había sido acusado de «difundir falsas noticias».

Aung San Suu Kyi, de 75 años, tenía que comparecer este miércoles ante la justicia, pero la audiencia, que debía celebrarse por videoconferencia, no ha podido celebrarse por falta de conexión a internet, ya que los datos móviles y varias redes wifi llevan varios días cortados para aislar el país. «Se ha pospuesto hasta el 1 de abril», ha dicho a la AFP Khin Maung Zaw, el abogado de la exjefa de Gobierno, que todavía no ha sido autorizado a reunirse con su cliente.

Este miércoles ha habido un llamamiento para realizar una «huelga silenciosa» y las calles de Rangún, principal ciudad del país, y de Naipyidó, la capital administrativa, estaban totalmente vacías, con la mayoría de las tiendas cerradas. Pero los militares, deseosos de acallar estas protestas que no ceden desde el 1 de febrero, no dudan en usar cada día más fuerza para sofocarlas. Cada vez más, los civiles que no participan en las protestas, incluidas las mujeres y los niños, son objeto de ataques.

El martes, Khin Myo Chit, una niña de siete años murió «por un disparo mortal en el estómago cuando estaba en su casa» en Mandalay (centro), según la AAPP. Por el momento ninguna fuente independiente ha confirmado su muerte a la AFP. La ONG Save the Children dijo estar «horrorizada de que los niños sigan figurando entre los blancos», y contabiliza unos 20 menores abatidos en las últimas siete semanas.

Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D