The Objective
Publicidad
José Carlos Rodríguez

La pobreza es el gran problema

«Las sociedades capitalistas llevan décadas creando riqueza, mitigando la pobreza, pero siempre habrá un 20% de pobres si, simplemente, definimos a ese 20% como pobres»

Opinión
2 comentarios
La pobreza es el gran problema

Towfiqu barbhuiya (Unsplash)

Robert Fogel, creo recordar que en The escape from hunger and premature death, escribió que había pordioseros que extendían la mano para pedir en parte porque su dieta era tan pobre que no tenían fuerzas para mucho más. Eso es la pobreza.

Es verdad que es un concepto algo escurridizo. Como decía Henry Hazlitt, la pobreza tiene que definirse en términos absolutos; objetivables en la medida de lo posible. Si no es la carencia de medios suficientes para cubrir las necesidades más básicas, no es nada. Si no nos aferramos a una definición estricta, ¡desnuda!, acabaremos llamando pobres a quienes no lo son. 

Pero, claro, eso en realidad no es del todo posible. La mejor teoría económica, en realidad la única digna de tal nombre, ha descubierto que el valor de los bienes es subjetivo. ¿Qué es una necesidad básica? ¿A partir de qué punto, en la escala marginal de necesidades, podemos considerar que esa necesidad está cubierta? No hay una respuesta científica para ello.

Algunos economistas se han tenido que salir de su propia disciplina para acercarse a un concepto objetivable de pobreza contando las calorías con las que se alimenta una persona. Rayas en el agua. Uno de los rasgos que se encuentran en las personas que oficialmente se consideran pobres, al menos en los Estados Unidos, es la obesidad. Es verdad que cualquiera puede formar parte de la aristocracia del vientre plano, pero las frías y en ocasiones estúpidas estadísticas es lo que dicen. 

Y, sin embargo, Hazlitt tiene razón. No tiene sentido hablar de pobreza relativa. Las sociedades capitalistas llevan décadas creando riqueza, mitigando la pobreza, pero siempre habrá un 20 por ciento de pobres si, simplemente, definimos a ese 20 por ciento como pobres. Si uno mira el nivel de vida de las personas consideradas pobres en los Estados Unidos, resulta que puede llevar una vida como la de una familia de clase media en España. 

Definir la pobreza en términos relativos es interesante si tu guía moral es la envidia. Afortunadamente, no todo el mundo es así. También es interesante si compartes la frustración que tienen otros muchos al ver que las sociedades moderadamente libres en las que vivimos van mitigando la pobreza, porque la libertad no es un valor importante para ti. De nuevo, por fortuna no todo el mundo es así. 

Incluso la desigualdad se interpreta de forma errónea. Si dividimos la población por tramos de renta, veremos que también la estamos dividiendo por tramos de edad. De modo que lo que muestran las diferencias entre los tramos de renta es lo que puede progresar una persona a lo largo de su vida. No es así para todo el mundo, no suben todos toda la escala, pero es una experiencia común comenzar en lo más bajo e ir escalando. 

Pero, de nuevo, el problema no es la desigualdad. El principal problema de cualquier sociedad es la pobreza. Es eso lo que nos debe inquietar, y lo que debe motivar cualquier idea de progreso económico. 

Diego S. Garrocho ha escrito un interesante artículo al respecto. Adelanto que no comparto su pesimismo. Quizás sea cierto que «de facto» España sea un país de pobres, pero sólo en el sentido de meternos a muchos de nosotros, como he dicho, en los estándares de pobreza de los Estados Unidos. Pero el autor parece sugerir que nos quedaremos estancados, o que iremos a peor. No puedo negarlo categóricamente; el socialismo es capaz de eso y de mucho más. Y sí, llevamos desde 2008 siendo más pobres. Bien, la crisis que viene nos va a meter aún más en el pozo. Pero creo que de algún modo reaccionaremos como sociedad. Irlanda lo hizo. Decidió dejar de ser pobre.

Pero es cierto que la pobreza de algún modo ha dejado de ser la mayor preocupación en el ámbito de la política. No digo que debiera ser la única, pero sí la principal. La izquierda está muy entretenida en encajonarnos en identidades que pueda manipular políticamente a su conveniencia. La derecha está… está por uvas. Y el populismo de Vox está a punto de identificarlo como palanca política, y de ofrecer viejas y fracasadas ideas. 

Únete a la discusión
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D