The Objective
Publicidad
Pilar Cernuda

Un domingo que hará historia

«Que Juanma Moreno se mantenga en Andalucía no solo sería un puntazo personal y político sino también un empujón clave para el PP nacional»

Opinión
9 comentarios
Un domingo que hará historia

Alberto Núñez Feijóo y Juanma Moreno. | Europa Press

Será el último domingo de primavera, pondrá fin a la estación de la luz, las flores, el color, las ganas de vivir. Será este último domingo cuando se iniciará un nuevo ciclo en España. Pedro Sánchez, hace cuatro años, decía que gobernar en coalición con Podemos le quitaría el sueño. Gobernó y no le quitó el sueño, pero esa coalición sin embargo ha impedido dormir a muchos españoles, que nunca volverán a votar a Pedro Sánchez.

Lo sabe muy bien el presidente. Es vanidoso pero no tonto, soberbio pero no tonto, tiene ojos y oídos y es consciente de que las cosas se le están poniendo difíciles. Y si el PSOE no mejora el resultado de Susana Díaz en Andalucía se le acaban las posibilidades de ganar las generales cuando toque. Por eso dice que va a acabar la legislatura, pero la verdad es que su cabeza está en otra cosa: buscarse un hueco en el escenario internacional y marcharse antes de que le echen. Está tan obsesionado con la cumbre de la OTAN en Madrid porque aspira a sustituir a Stoltenberg, al que han ofrecido el banco central de Noruega y deberá tomar posesión en septiembre, aunque podría aplazar su marcha unas semanas. 

Sánchez necesita como el comer encandilar a Biden, conseguir que Biden le trate con el respeto que no le ha tenido hasta ahora, y apoye su candidatura a la secretaría general de la Alianza si en un momento determinado el nombre de Sánchez empieza a moverlo con cierto éxito la familia socialista. Sin Estados Unidos que lo respalde, no hay candidato que pueda acceder a la secretaría general de la OTAN. También ha contemplado Sánchez el Consejo Europeo, pero si no gana antes las elecciones generales, tendría dificultades por acceder. Por no decir que le sería imposible. 

El 19-J por tanto es clave para el futuro de Pedro Sánchez y del PSOE. Por cierto, Sánchez ha dejado tan dañado ese partido, tan descapitalizado, tan disminuido, que ahora mismo no se ve una figura que destaque como sucesor de Sánchez para dirigir un partido que ha tenido papel tan relevante en la historia reciente de España. Es lo que pasa cuando no se apuesta por la persona adecuada… A ver si la gente empieza a comprender que las primarias son cosa muy seria y hay que elegir a los mejores, no a los que encandilan mejor que los mejores. Porque a veces se presentan candidatos solventes, que los ha habido, pero no siempre han conseguido imponerse a los que juegan la carta de la demagogia y el arte de decir lo que los votantes quieren escuchar.

Puede pasar con Macarena Olona. Mucha gente de Vox se siente decepcionada con la considerada brillante co-portavoz parlamentaria. Ni ha acertado con la campaña ni ha sabido hacerse con el papel de andaluza adoptiva que se ha preocupado por conocer esa tierra y a su gente. Ni siquiera se ha tomado la molestia de aprender algunas cifras y datos. Ha demostrado que lo suyo es arremeter contra el gobierno central, pero presentar un proyecto propio se le ha hecho cuesta arriba. Con su característico tono autoritario ha asegurado que si Juanma Moreno le pide el respaldo de un solo voto de Vox para ser presidente, Vox exigirá a cambio entrar en el gobierno con ella de vicepresidenta. Toda una declaración de intenciones pero también todo un signo de soberbia tan desbordante casi como la de Sánchez. Si Moreno decide gobernar en solitario, y para eso necesita que se abstengan algunos diputados de Vox y Olona y Abascal, dan órdenes de que no lo hagan y permiten un gobierno de izquierdas en Andalucía, ya pueden ir buscando trabajo fuera de la política. Los votantes patriotas de Vox, no los patrioteros, no les perdonarían tal barbaridad.

Es mucho lo que se juega este domingo. El futuro del PSOE y del propio Sánchez; si Feijóo pasa o no la reválida y el llamado efecto Feijóo ha llegado para quedarse y el PP se convierte en un partido con serias opciones de gobierno. Que Juanma Moreno se mantenga en Andalucía no solo sería un puntazo personal y político sino también un empujón clave para el PP nacional. Se juega este domingo el futuro de Podemos, tan alicaído. Y el futuro de Yolanda Díaz. Álvaro Nieto, el director de THE OBJECTIVE, se quedó corto en su ácido análisis sobre todo lo relacionado con Yolanda Díaz. En Galicia conocemos bien su ambición sin límite, su capacidad de utilizar a quienes la pueden aupar a las alturas y su frialdad para dejarlos después tirados como un kleenex. Y se juega también en Andalucía el devenir de Ciudadanos, partido que creó y destrozó, por igual, Albert Rivera. Merece Ciudadanos mejor suerte que la que le auguran los sondeos. Marín, al menos, ha sido un buen compañero de gobierno para Juanma Moreno. Lo que no puede decirse de Gallardo con Mañueco. 

Buena suerte el 19-J a los que merecen tenerla por su apuesta firme por los andaluces y por el resto de los españoles.

Únete a la discusión
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D