The Objective
Publicidad
Teodoro León Gross

Yolanda Díaz y el antifranquismo chulísimo

«Si el electorado de izquierda está desmoralizado, ¿no será porque no se reconocen en el discurso de sus líderes?»

Opinión
7 comentarios
Yolanda Díaz y el antifranquismo chulísimo

La vicepresidenta y ministra Yolanda Díaz. | Europa Press

Yolanda Díaz se abrió sitio en la caravana de líderes nacionales que este fin de semana hacían campaña por Andalucía con este mensaje: «Os pido, hoy, aquí, en nombre de los represaliados franquistas… que ejerzáis el voto. Es un derecho. Os pertenece a vosotros, no es de ellos». Podría explicarse como un arrebato de pura desesperación; pero en todo caso es un síntoma inequívoco de estar fuera de la realidad. ¿El derecho al voto y los represaliados del franquismo en 2022, casi medio siglo después?

No hay nadie en Andalucía que vaya a votar por los represaliados del franquismo. Algunas décadas atrás sí, un cierto número. Pero seguramente el discurso de Yolanda sólo evidencia la incapacidad de cierta izquierda para evolucionar al siglo XXI, aferrados a un vademecum ideológico herrumbroso. Consecuencia: una inquietante incapacidad para estar en la realidad. Podrían apelar al voto en nombre de los parados, en nombre de quienes están en la lista de la Dependencia, en nombre de los pensionistas vulnerables, en nombre de los temporeros que mueren en campamentos, en nombre de quienes enferman en un polo químico, en nombre de quienes ven desmoronarse su forma de vida por los fondos de inversión en la agricultura… pero, ¿en nombre de los represaliados del franquismo? Antes de sacar a Franco del Valle de los Caídos al menos había algo que vender.

Como recordaba Montano este lunes, la comparación de Yolanda Díaz con las declaraciones de María Zambrano a su regreso del exilio o tantas otras mujeres de la izquierda, como Victoria Kent, miembro del Gobierno de la República fuera de España y directora de la revista Ibérica para los exiliados, sirve para constatar que su discurso no solamente era distinto sino realmente opuesto al de Yolanda Díaz, irónicamente llamada ‘La Fashionaria’ por su aire de influencer de estilismos. Casi medio siglo después, su mensaje es sencillamente tramposo. Los trucos resultan demasiado obvios, demasiado groseros, al actuar con el marco de los represaliados del franquismo para pedir el voto en la Andalucía de 2022.

No hay nadie que vaya a votar por los represaliados del franquismo porque, de hecho, no hay nadie que ande preocupado por los represaliados del franquismo. Incluso teniendo la convicción de que hay asignaturas pendientes, es así. Más allá de algún seminario en la Universidad o una asamblea de la memoria histórica, de eso no se habla en las paradas del autobús, en las tabernas, en los mercados, en los descansos en los estadios, tampoco en las cafeterías de las facultades… De la inflación, sí, y del paro, y de la electricidad, y de Argelia, pero no de los represaliados del franquismo, una realidad felizmente lejana. Y no hay nada peor en política que actuar en una realidad irreal de diseño para que tu discurso encaje mejor. ¿Y les extrañan las encuestas?

Si el electorado de izquierda está desmoralizado, ¿no será sencillamente porque no se reconocen en el discurso de sus líderes? ¿No será que en lugar de tener amenazado su derecho al voto, como sugiere Yolanda Díaz, muchos están cansados de que se lo pidan con una ficción oportunista? Errejón admitió que en Andalucía no hay 400.000 fascistas, pero ahí estaba aplaudiendo; y lo del PSOE con Vox ha sido por momentos bastante delirante, aferrado durante meses al mantra de la extrema derecha y a una caricatura facha del presidente andaluz. Irreal es poco. Ahora, quizá demasiado tarde, ha rectificado, pero sin capacidad de volver a la realidad. Los ministros y barones pasan por Andalucía para denunciar la privatización de la sanidad, la pérdida de servicios públicos, la democracia degradada… ¿pero qué Andalucía le están contando a los andaluces? De momento las encuestas sugieren que hasta el 20% de sus votantes se inclinan por ese facha que les roba sus derechos.

Qué cosas.

Yolanda Díaz ha hecho un papelón en Andalucía de principio a fin. Abandonó al sur en su gestión de ministra –el alcalde de Cádiz denunciaba en las protestas de otoño que nunca había viajado allí–  y se desentendió de Andalucía en la puesta de largo de su Frente Amplio. Después ha llegado demasiado tarde y sólo porque apremiaba librar la guerra con Podemos. No señaló a una mala candidata, pero no le ha dado el apoyo que necesitaba, sin duda pensando más en sus propios planes «para ganar España» (sic) que en Andalucía. Claro que sus errores sólo representan los errores de una izquierda que ha optado por evadirse de la realidad al hacer política para remitirse a la realidad paralela que a ellos les vendría mejor para combatirla. Arrancaron la legislatura con la alerta antifascista y la terminan apelando a los represaliados del franquismo. Ahí se resume todo. 

Únete a la discusión
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D