The Objective
Publicidad
Consumo

La caja negra del coche, cómo funciona este nuevo dispositivo obligatorio desde ya

Deben incluirla los coches nuevos desde este verano y todos en 2024; cabe en la mano, registra datos para salvar vidas y no la verás porque va debajo del asiento

La caja negra del coche, cómo funciona este nuevo dispositivo obligatorio desde ya

Así es la caja negra de un coche

Entre las nuevas medidas a adoptar de cara a aumentar la seguridad al circular, algunas inminentes, una de las que más llama la atención es la obligatoriedad de contar con eso que denominan caja negra del coche, un dispositivo que va ser requisito obligado en coches nuevos desde este verano y que será imprescindible a partir de 2024, como parte del ambicioso y más que complicado objetivo de la Unión Europea de alcanzar cero víctimas mortales en accidentes de tráfico en el año 2050 a través de su programa Vision Cero. Según un estudio del Parlamento Europeo, la caja negra permitirá que se eviten hasta 25.000 muertes y más de 140.000 heridos graves en Europa en los próximos 18 años.

El nuevo elemento del coche es un gestor de asistentes electrónicos establecido por la UE, cuya finalidad es dotar de mayor seguridad al conductor del vehículo, a los ocupantes, al resto de automovilistas y a los peatones. Su nombre ‘oficial’ es Registrador de Eventos de Datos, EDR por Event Data Recorder en inglés. Actúa de manera similar a la famosa caja negra de los aviones que, por otra parte, no suele ser negra, sino de un naranja llamativo para poder ser encontrada con mayor facilidad en caso de siniestro. El novedoso aparato cabe en la palma de la mano y se ubica generalmente debajo del asiento del conductor, desde donde registra todos los datos que se suceden en los diferentes trayectos y debe contribuir decisivamente a documentar y esclarecer con más facilidad los accidentes .

Sin imágenes y audios

Esta dispositivo de seguridad puede recordar a los ordenadores de a bordo que tienen algunos coches desde hace años, ya que algunos de los datos que recogen son los mismos, pero no tiene nada que ver. La computadora del coche trabaja con algunos datos comunes, pero no almacena datos. La caja negra del coche no vamos a verla cuando accedamos al vehículo dada su ubicación, pero lo cierto es que su sitio es ese, atornillada al chasis, desde este año. Es obligatoria para los coches que se fabriquen desde 2022 y lo será para todos en 2024, así que puede que tu coche nuevo tenga caja negra y tú no lo sabes.

Infografía de la DGT

No graba imágenes y tampoco audios, el dispositivo está pensado para aportar calidad y precisión en los seguimientos de accidentes y mejora incluso la evaluación por parte de otras nuevas tecnologías de seguridad, como el sistema e-call, pero no realiza grabaciones, sino que registra las circunstancias en las que se ha producido un accidente. Detalla al menos quince variables, entre ellas la velocidad del vehículo, los movimientos del volante, la desaceleración, la frenada, las revoluciones del motor, posición final del acelerador, la fuerza de los impactos frontales o laterales y el funcionamiento de otros asistentes de seguridad, como los airbags y los cinturones, además de parámetros básicos como el día y la hora.

El primer paso

La caja negra optimiza también la seguridad pasiva y ofrece información que ha de ayudar a comprender las posibles lesiones en caso de accidente. Además, es una herramienta útil de cara a los seguros en la reconstrucción de siniestros de tráfico y para aplicaciones específicas de seguridad vial.

Estas cajas negras cuentan con ocho asistentes electrónicos dentro de un sector tecnológico que no ha parado de mejorar para ofrecer mayores garantías. De hecho, su implantación desde ya en los coches es solo la primera etapa en la carrera de esta tecnología, que seguirá incorporando mejoras continuamente y apoyándose otros sistemas de serie.

Situaciones concretas

El 40% de los siniestros al volante son causados por distracciones y frente a ellos surgieron las ADAS (Advanced Driver Assistance Systems) o Sistemas Avanzados de Asistencia a la Conducción, cuya finalidad es mejorar drásticamente la seguridad y reducir al mínimo los riesgos de accidente. La caja negra es un ADAS más que nos van a exigir que se distingue porque graba todos los datos durante los 30 segundos previos a un accidente y los cinco posteriores.

La información recopilada, en todo caso, es anónima, como la identidad de quien conduce. Se registran únicamente datos de situaciones concretas y no se guardan cuestiones personales, como el nombre, sexo o edad del conductor. Tampoco sirve para dirimir la culpabilidad en caso de accidente, pero sí es válido para analizar las causas e «incentivar a mejorar la conducción», o al menos eso asegura la DGT. Tras recoger los datos, la caja se bloquea y no es posible leerlos si no se conecta a un ordenador, pero en ese caso se accede a su información de manera inmediata.

No tienes que comprarte una, de momento

De todas formas, si tu coche es anterior al verano de 2022, que es el punto de partida para que todos los coches que se fabriquen incluyan caja negra, no será obligatorio que tu automóvil disponga de este dispositivo para poder circular cuando lo exijan en 2024.

La caja negra del coche será obligatoria desde este 6 de julio solo para los automóviles nuevos. Eso sí, desde 2024, si quisieras vender dentro de la Unión Europea tu coche fabricado antes del verano de 2022 sin caja negra, tendrás que ponerle una.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D