The Objective
Publicidad
Consumo

Qué fue de las míticas zapatillas 'made in Spain' que arrasaban en los 80

Paredes, Yumas o J’hayber triunfaban en España antes de que las eclipsaran las grandes marcas internacionales, pero décadas después siguen muy vivas

Qué fue de las míticas zapatillas 'made in Spain' que arrasaban en los 80

Parte de un viejo anuncio de zapatillas Paredes, cuyo logo ya no es el mismo.

Todo el mundo lleva zapatillas actualmente, incluso con traje y vestidos de calle, y aclaremos de antemano que por zapatillas entendemos eso que otros llaman «deportivas» o «los tenis». Pero en los años 80 del siglo pasado las zapatillas y las prendas deportivas eran otra cosa. Los chavales de entonces no estaban abonados a las grandes marcas que, por otra parte, tampoco abundaban como ahora. Adidas era la máxima expresión de lo selecto, seguida de Puma y algunas otras, hasta que en los primeros años de esa década comenzaron su desembarco, entre otras, firmas como Nike y Reebok y empezaron a ser la anhelada referencia. En todo caso, esos productos de grandes compañías multinacionales eran inicialmente muy caros, demasiado gasto para una familia corriente, y por ello estaban bien vigentes las zapatillas made in Spain, que aparentemente no serían tan modernas pero se sabía que duraban. El calzado deportivo español de entonces se fabricaba mayoritariamente en Elche, Alicante, y casi siempre tenía poco que envidiar al de compañías extranjeras, pero el ‘marquismo’ acabó imponiéndose y con ello puso en riesgo a esas marcas de casa que calzaba todo el mundo.

Firmas españolas como Kelme o Joma lograron sobreponerse a la proliferación de productos de fuera, seguir en boga y brillar por sí mismas a gran altura también gracias a la exportación, pero también porque se empeñaron en vestir a grandes clubes de fútbol y otros deportes, como continúan haciendo. Lo cierto es que Paredes, Yumas y J’hayber eran las marcas españolas clásicas a la hora de hacer deporte. Sus precios eran más bajos que los de las grandes firmas globales y siguieron en los pies de los españoles, sobre todo de los más jóvenes, que eran los que llevaban zapatillas, hasta que las marcas internacionales potentes las apartaron de la primera línea en las tiendas.

trio 1
Anuncios ochenteros de Paredes, Yumas y J’hayber

Pero, ¿qué pasó con esas tres marcas ‘made in Spain’ que lucía todo el mundo en los años 80?, ¿dónde fueron a parar? Que los más nostálgicos no sufran, porque las tres están vivas y parecen gozar de buena salud. Sus artículos atesoran calidad y aún tienen precios más baratos que las marcas de referencia, aunque no tanto como antes porque la calidad tiene un precio. Ahora, en demasiadas ocasiones, los precios de esas zapatillas nacionales son los mismos de productos chinos de dudosa calidad que, sin embargo, se sirven de buenos escaparates. Quizás ese fuera el gran escollo de las marcas nacionales, que su marketing no alcanzaba el de multinacionales con productos no necesariamente mejores. Aunque supieron solventarlo readaptándose.

Los productos españoles presumen actualmente de calidad y esta está respaldada, pero en los años 80 las marcas nacionales seguían teniendo fama de que eran baratas porque eran peores, cuando no era así salvo excepciones. La calidad española es un buen reclamo y exporta, pero antes no era así cuando a nivel popular, cuando las zapatillas españolas de finales de los 70 y los 80 eran duraderas por su buena calidad y asequibles. Qué mas se podía pedir. Lo cierto es que Paredes, Yumas y J’hayber sigue ofreciendo sus zapatillas y algunos otros productos, que venden también en grandes tiendas de Internet y que no tienen nada que envidiar a otros artículos ‘de marca’ de características similares que llegan a cuadruplicar su precio.

«Súbete por las Paredes»

Su gran reclamo publicitario hace cuatro décadas era «Súbete por las Paredes«, campaña en la que incluso participó el cantante de moda estadounidense Leif Garret, y rivalizaba en popularidad con el de unas populares mochilas para llevar al cole: «Perona, qué mochila tan molona». Paredes fue un clásico desde finales de los 70 y una década después parecía no haber rastro de ella, y qué va. La marca alicantina, que cuenta con fábricas en Elche además de en China y la India, era una realidad en España desde que fue fundada en 1954 por José Paredes, cuya labor continuaron luego sus hijos Rafael y Fernando. Paredes hacía zapatos y los exportaba sobre todo a Estados Unidos, el mismo país que después llenaría España de cotizadas zapatillas americanas. Pero la caída en las exportaciones provocó que Paredes se pasara al calzado deportivo en 1973 y comenzara a arrasar, al menos durante unos años. Después las ventas empezaron a menguar, lo que provocó una nueva readaptación del negocio y que en 1985 la empresa se lanzara a fabricar calzado de montaña y caza, hasta el punto de que raro era el cazador español que no lucía unas Paredes.

paredes
paredes2

En 1997 llegaría una nueva vuelta de tuerca para Paredes, que se lanzó al calzado profesional y de prevención de riesgos laborales. Desde 2008 la firma viene creciendo con una amplia variedad de calzado y sigue presente en España, pero también en otros mercados europeos, latinoamericanos y de Oriente Próximo. Si lo ha logrado es por su apuesta por la readaptación, la calidad y la investigación. De hecho, sus zapatillas apuestan por la tecnología y su sistema Fusión 2 habla muy bien por Paredes, ya que gracias a una cámara de aire reduce hasta el 60% la fuerza del impacto que llega a las articulaciones al andar y correr. Lo cierto es que, aunque muchos lo desconozcan, actualmente Paredes sigue siendo una firme realidad.

Yumas, «tu próxima marca»

El eslogan ochentero de Yumas era un juego de palabras y toda una declaración de intenciones: «Tu próxima marca». Yumas nació como firma de calzado deportivo en 1975 y sus zapatillas estaban a prueba de los chavales más cafres por la calidad de sus materiales. Hasta los años 80 existían las zapatillas deportivas, obviamente, pero no había un modelo específico para cada disciplina deportiva, y eso inspiró a Yumas y llevó a la marca a plantearse crear calzado para correr o jugar al baloncesto, que estaba de moda. Yumas, como Paredes, ha sabido readaptarse a los tiempos. En 1978 las Yumas Galaxia batieron récords al venderse más de cinco millones de pares, y eso que la enorme demanda logró que fuera difícil encontrarlas en las tiendas. Sí las encontraron, por ejemplo, los personajes Carlos Alcántara y su inseparable amigo Josete, que han lucido las míticas las Yumas Galaxia en distintos episodios de la serie Cuéntame cómo pasó.

yumas1
Yumas2

Reeditó el exitoso modelo con el nombre de Yumas New Galaxia. La marca goza ahora de buena salud y además apuesta por el medio ambiente, ya que usa solo embalajes reciclados, no utiliza petróleo no biodegradable y tampoco materiales procedentes de animales sacrificados solo para vender sus pieles. Yumas cuenta ahora con un extenso catálogo que muestra en la página de Yumas Footwear, una «tienda online de sneakers y zapatillas casual de mujer, hombre y niños». La marca española hace todo tipo de calzado con una buena relación calidad/precio y lo presenta cada año en sus diferentes colecciones para hombre, mujer y niños.

J’hayber, las ‘Jota Jaiber’ de siempre

A las zapatillas J’hayber no se las llamaba en los años 80 J’hayber, sino «Jota Jaiber». Era un nombre raro que no sonaba español pero que todo el mundo tenía claro que eran producto nacional aunque, eso sí, los de J’hayber no nombraban a las zapatillas en femenino, sino que su apuesta en forma de eslogan era «Técnicamente perfectos» atendiendo a calzado deportivo.

Jhaiber
jhaiber2

La marca celebra este año su 50 aniversario. Nació en Elche en 1972 y pronto comenzó a comercializar su modelo Antorcha con la intención de venderlo en España y fuera, sin saber que acabaría alcanzando la categoría de mítico. Lo mismo le ocurrió al modelo posterior, Olimpo, que se sigue fabricando con el nombre de New Olimpo. J’hayber puso sus ojos sobre todo en el tenis, pero también en el baloncesto, y para ello contó con el gran Antonio Díaz Miguel, por entonces seleccionador nacional de baloncesto, como asesor y como reclamo en algunos anuncios, al igual que aparecía el malogrado jugador de baloncesto Fernando Martín. En 2012 fue el cantante Dani Martín quien se convirtió en imagen de la firma ayudado por el éxito de la canción Zapatillas, de El Canto del Loco. La marca quería adaptarse a los tiempos y a un público mayoritariamente joven. Ahora, la empresa ilicitana no solo vende zapatillas, también prendas deportivas y de vestir para todo tipo de público, así como multitud de complementos.

Paredes, Yumas y J’hayber competían con Kelme y Joma, aunque a estas se las presuponía un punto más de calidad que tampoco era tal. Pero a las tres también se las consideraba popularmente como fabricantes de mejores zapatillas que las Tórtola o las Victoria, que tampoco estaban lejos del trío de míticas marcas españolas e igualmente continúan existiendo.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D