The Objective
Publicidad
Consumo

No compres estos productos milagro

Lo previsible es que gastes dinero para nada, aunque puede ser peor e irte mal y muy mal, ya que muchos de estos productos pueden resultar incluso peligrosos

No compres estos productos milagro

Los podrían llamar productos «milagrosos», que es como suelen anunciarse, pero se les conoce más como productos milagro. Están a la venta sin control alguno en internet y la gran mayoría son un fraude. En Europa se ordena su retirada si son detectados y no cumplen la legislación; el problema es que se impone la venta directa desde China, y ahí poco se puede hacer salvo advertir de su ineficacia y peligrosidad. Lo hacen regularmente entidades como la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) y algunos medios se hacen eco, pero sus advertencias suelen resultar poco eficaces ante los reclamos de internet y su promoción incontrolada, que son mucho más poderosos.

Decir adiós al dolor, sanar la mente, adelgazar, engordar, aumentar la musculatura, el tamaño de las nalgas, de los pechos, erecciones persistentes y prolongadas, pelo en la cabeza y hasta curar el cáncer…: presuntamente todo es posible gracias a estos productos milagro. Lo previsible es que gastes dinero para nada, aunque puede ser peor e irte mal y muy mal, ya que muchos de estos productos pueden resultar incluso peligrosos.

Sin composición, sin advertencias y en chino

Su dudosa eficacia puede ser lo de menos. Hacer uso de estos artículos no tiene garantía alguna y conlleva poner en riesgo la salud. En internet no se acostumbra a detallar la composición, con lo cual pueden incluir cualquier cosa; o bien se apuesta por alardear de determinado ingrediente y ensalzar sus presuntas virtudes. Puedes recibirlo sin instrucciones, sin opciones de utilización ni advertencias sobre su uso, o que las indicaciones estén únicamente en chino.

Tampoco sirven de referencia los comentarios que dejan en las tiendas de internet quienes se han lanzado a comprar productos milagro. La mayor parte puntúa bien porque comenta su grado de satisfacción con el envío, no las presuntas cualidades del artículo, que aún no han probado. Los pocos que comentan tras utilizarlo no suelen saber cómo reclamar y a quién, y destacan enfadados que lo que compraron no es en absoluto efectivo y se sienten engañados.

Disfrazados de medicamentos

Más allá de que algunos de estos productos milagro incluyan la foto de un chino con una bata blanca como única ‘garantía’ de su eficacia, los que se venden como «medicamentos» no lo son, ya que no está permitida su venta por otros canales que no sean los farmacéuticos, pero los publicitan como tales. También se refieren a ellos como «remedios» y casi siempre hablan de «productos naturales», bien «alimenticios» o bien «dietéticos», pero o carecen de etiquetado o poco importa que lo incluyan porque no hay quien lo entienda. Y si el artículo incluye la palabra «esotérico» y promesas como que vas a «retener para siempre a tu pareja», peor todavía.

Las leyes españolas no permiten productos susceptibles de causar daños a la seguridad y salud de las personas y tampoco que medicamentos que no lo son se anuncien como tales. La publicidad está regulada por el Real Decreto 1.907/1996, de 2 de agosto, sobre publicidad y promoción comercial de productos, actividades o servicios con pretendida finalidad sanitaria. De otra parte, la Ley General de Sanidad cita en su artículo 27 que las Administraciones públicas están obligadas, en el ámbito de sus competencias, a «controlar la publicidad y propaganda comerciales para que se ajusten a criterios de veracidad en lo que atañe a la salud y para limitar todo aquello que pueda constituir un perjuicio para la misma». En su artículo 30 añade que «todos los centros y establecimientos sanitarios, así como las actividades de promoción y publicidad, estarán sometidos a la inspección y control por las Administraciones sanitarias competentes». Pero no importa, porque en internet manda la ‘legislación china’ de vender lo que sea a cualquier precio.

He aquí una muestra de algunos de esos productos que prometen hacer milagros, cuando lo que sería un milagro es que fueran efectivos:

Ositos adelgazantes «para adultos»

Solo una mente privilegiada ha podido idear unas pastillas adelgazantes «para adultos» con apariencia de muñequito Gummy Bear de toda vida, esos ositos de colores que entusiasman a los niños. Lejos de incluir «mantener fuera del alcance de los niños», estos ositos quemagrasa son un imán para los más pequeños.

Se supone que este «suplemento de oso» es un «producto para pérdida de peso» que también «reprime el sueño» y «estimula la energía», un «quemador de grasa para adultos» que venden disfrazado de ositos gominola. Al margen de que tengan alguna utilidad para todo lo que indica, su diseño es una irresponsabilidad. Es imposible convencer a un niño de que eso no son chuches. Un peligro.

Despojos para amarres varios

En las tiendas de internet encontramos también estos otros brebajes con apariencia de refresco de marca blanca y etiquetas siniguales. Son potingues llamados «despojos», indicados para llevar a cabo rituales de «amarre», líquidos «ritualizados muy poderosos y efectivos».

F

En la mayor parte de ellos puede leerse «producto ritualizado según antigua tradición de Venezuela» y hay para todas las circunstancias vitales. El «quita maldición», el «saca saca», el «ven a mí», el «lluvia de plata», el específico para «negocios y ventas» e incluso el «lavado de coches», que no aclara si tiene que ‘bebérselo’ el coche o tú.

«Extracto de hierba de cabra caliente»

Volvemos a que los traductores han avanzado mucho, pero del chino al español hay hay grandes lagunas. Entre los artículos que garantizan vigor sexual destaca este «extracto de hierbas de cabra caliente» en gotas «de epimedio que mejoran la impotencia», un «afrodisiaco» que también tonifica el riñón.

Cuesta 2,25, poco, pero sale aún más barato no comprarlo. Hay otro que cuesta lo mismo que potencia la erección y retarda la eyaculación prematura.

Montones de maneras de no adelgazar

Existen docenas de presuntos productos adelgazantes y entre ellos los más peligrosos son los específicos para «limpiar el cuerpo por dentro» o «desengrasar». Aquí tenemos uno en el que un chino de blanco prepara la pócima con la mirada perdida, que se publicita como «Medicina Tradicional china» y dicen que sirve para «quemar grasa».

Este producto es más caro, cuestan 7,62 euros diez pastillas y como las indicaciones del producto están en chino, tampoco sabemos cuál es la dosis adecuada. El vendedor, por si acaso, ofrece la opción de comprarlas en paquetes de cien unidades. Si necesitas tantas, muy buenas no deben de ser.

Pelo sano, pelo marroquí

¿En Marruecos no abundan los calvos? Sabíamos que los turcos se han especializado en los injertos capilares, muchas veces de cuestionable calidad, pero desconocíamos que gozaban de prestigio los productos marroquíes contra la calvicie. Este «producto marroquí para prevenir la caída del cabello» de «enfermería» a lo que sí ayuda es a alisar el pelo cuando estás despeinada o despeinado, que es unisex. O eso parece si nos fijamos en las fotos del producto.

F

Más triste es la realidad de la mujer oriental que protagoniza el segundo anuncio y más caro el «suero efectivo para el cuidado del cabello» en el que confía. Pero claro, no es marroquí.

Pechos «100% premium» y «trasero redondo»

Esta es una «bebida Herbal china de Papaya para el cuidado de la salud, 28 días» que además «mejora el levantamiento de pecho» para que sea «grande» y «redondo». «Directo desde la granja de té hasta tu taza». Aumenta y endereza los senos y afirman que para ello se valen de «ingredientes naturales orgánicos 100% premium, sin conservantes artificiales, sin aditivos químicos, sin gluten». Es más, mantienen que es «rico en vitaminas, minerales, antioxidantes», pero no mencionan cuáles.

También será «redondo» tu culo y aumentarán tus caderas en el caso de optar por este otro producto “para trasero redondo” a base de hierbas y frutas, que se presenta en botes de 60 cápsulas por 4,05 euros. O eso dicen.

Bacterias desestresadas por 30 euros

Cuando los problemas son «estado de ánimo y estrés» los presuntos remedios en pastilla salen más caros. Este bote cuesta «30,99» o «32,81» euros, no se sabe. Reiteran «que son 60 tabletas» y prometen «niveles equilibrados de bacterias»…

Es cierto que las bacterias del sistema digestivo influyen en la síntesis de serotonina, también conocida como hormona de la felicidad, que es clave en la regulación del estado de ánimo y su falta se asocia con síntomas depresivos. En estas pastillas no se sabe de qué bacterias hablan, pero las mencionan.

Dormir y sudar

El insomnio también acapara buena parte de los productos milagro de internet, con precios desde unos pocos euros por frascos de 20 unidades a ‘tratamientos’ de más de 80 euros.

Estas «cápsulas de insomnio natural» que ayudan a «dormir de ensueño» y «alivian los nervios intensos» lo que tienen es el aliciente de que ayudan a “sudar la noche». Son 50 pastillas para dormir y sudar a un tiempo.

Cataratas y funciones respiratorias

Cuando las cataratas son relevantes se hace necesaria una intervención quirúrgica, pero también para esa afección ocular encontramos «remedio» en tiendas de internet, Este producto, además de reducir «la pérdida de vista», protege «las funciones respiratorias».

Mucho más desagradables resultan los reclamos de los productos que aseguran que acaban con el cáncer o el Alzheimer, muchos de ellos a base de limón y bicarbonato, que juegan con la desesperación y la impotencia frente a la enfermedad de miles de personas.Son algunos ejemplos de productos milagro, que no ofrecen garantías, de los miles que hay en internet. Los establecimientos chinos online están repletos de ellos a precios generalmente muy asequibles y eso los convierte en atractivos. Pero lo barato suele salir caro con este tipo de artículos ineficaces que también pueden perjudicar nuestra salud. Además, reclamar en caso de que surjan problemas es casi siempre una misión imposible.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D