The Objective
Publicidad
Economía

Feijóo también se estrella en televisión: apenas llega al 4,4%, por debajo del 'share' de Sánchez

El presidente de Gobierno registró un 6,7% de audiencia y 906.000 espectadores de media entre La 1 y el Canal 24 Horas

Feijóo también se estrella en televisión: apenas llega al 4,4%, por debajo del 'share' de Sánchez

Alberto Núñez Feijóo. | EP

Los políticos en televisión cotizan a la baja. Después del fiasco de la entrevista de Pedro Sánchez en TVE con su peor dato de audiencia desde que es presidente de Gobierno, el líder del Partido Popular (PP) Alberto Núñez Feijóo también se estrelló en su entrevista en El Objetivo de Ana Pastor en La Sexta un día después.

Este miércoles Feijóo congregó a 510.000 espectadores, un 4,4% de cuota de pantalla, según los datos proporcionados por Barlovento en base a las cifras de Kantar. Este registro estuvo muy por debajo de la media diaria de la cadena que se situó en el 6,8% y fue incluso peor que la obtenida por Sánchez el martes: un 6,7% de audiencia y apenas 906.000 espectadores de media entre La 1 y el Canal 24 Horas.

De los 906.000 espectadores, 787.000 les siguieron en La 1 (5,9% de cuota de pantalla) y 118.000 (0,9% de share) en el Canal 24 Horas, ya que el programa se emitió simultáneamente en los dos canales. Las dos entrevistas se quedaron a la cola de los programas que se emitieron en otras cadenas demostrando cierto hartazgo de la política en los telespectadores y eso que el curso político acaba de comenzar.

Exposición mediática

En cuanto a horarios, Sánchez apareció en los hogares españoles este martes a las 21.50 horas, mientras que Feijóo lo hizo a las 22.30 horas del miércoles . Por tanto, compitieron relativamente en la misma franja horaria, el prime time de la televisión donde se emiten los programas más destacados de cada cadena. Sin embargo, lo que se anticipaba como una batalla política de gran calado en el medio más masivo, se convirtió en un verdadero fracaso con audiencias mínimas.

Si Sánchez y Feijóo esperaban comenzar el curso político con gran exposición pública y llegando a los hogares de los españoles mediante la televisión, se equivocaron rotundamente y, lo que es peor, quedaron muy tocados de cara a futuras estrategias televisivas y de exposición mediática.

En cuanto al contenido de su entrevista con Ana Pastor, el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, defendió subir los salarios porque la inflación «se está comiendo mucho poder adquisitivo». Dicho esto, señaló que si la viabilidad de la empresa lo permite, los salarios «deberían tener un incremento».

Feijóo señaló que en un Estado democrático, éste es un asunto que le corresponde a las organizaciones sindicales y empresariales. Además, ha subrayado que a él lo que más le preocupa es que los trabajadores vayan al paro. Preguntado entonces si está a favor de subir los salarios en este momento, ha respondido: «Si la viabilidad de la empresa lo permite, creo que en un momento de tensión inflacionista, los salarios deberían tener un incremento».

Entrevista de Feijóo

Un día antes, con Xabier Fortes, Pedro Sánchez, afirmó que los empresarios «tienen que arrimar el hombro en un contexto como el actual», reclamándoles un mayor esfuerzo redistributivo en el contexto actual de crisis energética e inflacionaria. El líder del Ejecutivo también aprovechó para realizar un alegato en el que afirmó  que «la derecha política, económica y mediática quiere que los progresistas nos rindamos».

Sánchez hizo un repaso a la política nacional e internacional en el que han destacado las referencias que le ha dedicado al Partido Popular, al que ha vuelto a tildar con los calificativos que tanto molestaron a la bancada de la derecha durante el inicio de curso político en el Senado como el de «insolvente».

Tras finalizar la conversación, un error en la realización del contenido provocó que no se apagara el micrófono del entrevistador, a quien se le pudo escuchar una amigable despedida hacia el líder socialista: «Bueno, muy bien, ¿no?». El fragmento fue criticado en redes por usuarios que reprocharon este exceso de amabilidad entre un presentador de la televisión pública, algo visible en la soltura con la que Sánchez se desenvolvió a lo largo de toda la conversación que versó sobre la oposición, el nuevo curso parlamentario o incluso la Monarquía y el rey Juan Carlos I.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D