The Objective
Publicidad
Economía

Las ventas de coches en España registran el tercer peor dato en 22 años

Entre enero y agosto se han matriculado 533.042 automóviles nuevos en España, volviendo a cifras de la crisis financiera

Las ventas de coches en España registran el tercer peor dato en 22 años

Planta de Stellantis en Figueruelas (Zaragoza) | Fabián Simón (Europa Press)

Las ventas de coches acumulan su tercer peor dato desde que se tienen registros -2000- sin contar con el año de la pandemia. Entre enero y agosto se han matriculado 533.042 automóviles nuevos en España, volviendo a cifras de la crisis financiera incluso con el Gobierno de Mariano Rajoy pidiendo el rescate a Europa.

El sector arrastra la falta de suministro global de chips o semiconductores desde hace ya más de año y medio. Con la irrupción de la covid-19, la industria de la automoción, que no está acostumbrada a hacer acopio de estos componentes, comenzó a cancelar pedidos, mientras aumentaba la demanda de ordenadores portátiles, tabletas y consolas con la gente encerrada en casa. De este modo, una vez reanudada la actividad de las factorías de vehículos, fabricantes como Intel, Qualcomm, Micron o Cisco han sido incapaces de satisfacer toda la demanda.

Bajo esta coyuntura, las ventas de coches se sitúan en cifras similares a las de 2012, con 520.216 unidades comercializadas entre enero y agosto de ese año, y 2023, con 501.260 unidades en el mismo periodo. Además, sorprende que tan solo estén 8.330 unidades por encima de las que se entregaron hace dos años con los concesionarios cerrados temporalmente por la pandemia.

Las patronales de fabricantes (Anfac) y de la distribución (Ganvam) estiman que el ejercicio terminará con unos 800.000 coches matriculados, 60.000 unidades menos que en 2021. Po su parte, la de concesionarios (Faconauto) es algo más optimista y prevé unos 830.000.

Tercer año consecutivo cayendo

España registrará así su tercer año consecutivo con un volumen de ventas de coches nuevos muy por debajo de su nivel habitual, en torno a los 1,2 millones de unidades. «El sector continúa acusando la crisis de los microchips agravada por el complicado escenario geopolítico internacional, que genera incertidumbre en la situación económica con una inflación elevada y el precio del dinero al alza», señalan desde el sector.

Exceptuando 2020, las ventas de coches no han bajado del millón de unidades desde 2014. Ya en 2021 el sector confiaba en remontar el vuelo, sobre todo partiendo de unos números tan bajos, pero no contaba con que la falta de un componente común que incorporan todos los aparatos electrónicos traería de cabeza al sector.

El Informe Anual de Anfac recoge que la facturación del sector del automóvil, teniendo en cuenta fabricantes de vehículos y componentes, representó el 7,7% sobre el conjunto del PIB español en 2021, tres décimas menos que en el año anterior. Hay que tener en cuenta que este sector viene representando históricamente alrededor del 10% del PIB. El volumen de empleo de las marcas de automóviles en España también cayó un 11,3% el año pasado, hasta 61.704 puestos de trabajo.

Asimismo, la falta de microchips ha llevado al sector a números de producción inferiores incluso a los de 2020. Pero el retroceso no es nada nuevo y durante el último lustro ya se viene apreciando una fuerte caída. De 2017 a 2021, la producción española de vehículos ha bajado un 26%, pasando de 2,84 millones de vehículos a 2,09 millones -teniendo en cuenta turismos, comerciales e industriales-.

Como consecuencia, la inversión en las factorías nacionales también ha disminuido. Los fabricantes de automóviles destinaron en torno a 1.500 millones de euros el año previo entre las 17 plantas que hay en España, un 25% menos interanual. Las fábricas de automóviles también se están viendo perjudicadas por el alza de precios de la electricidad en el mercado mayorista.

En este sentido, a menor producción, menor exportación. Desde las plantas de vehículos nacionales salieron 955.363 vehículos hasta julio -últimos datos disponibles-, lo que significa un descenso del 7,7%. También pesa sobre el sector la incertidumbre generada por la invasión de Rusia a Ucrania, que presiona al alza los precios y hace que los clientes de toda Europa retrasase sus compras. La subida de tipos también encarece la financiación de los vehículos.

Por otro lado, la menor venta de coches nuevos también provoca que el parque móvil español envejezca a marchas forzadas. La edad media de los turismos y todoterrenos que circulan por España alcanza ya casi los 14 años y esto no solo afecta a la economía, sino que incide directamente en las estadísticas de siniestralidad y complica los objetivos de reducción de emisiones. Según datos facilitados por las patronales, la edad media de los automóviles ha crecido casi un año tan solo en el último ejercicio y seis años desde 2006.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D