The Objective
Publicidad
Economía

El petróleo ya cotiza al mismo precio que antes de la guerra de Ucrania

La alianza OPEP+, encabezada por Arabia Saudí y Rusia, decide retirar del mercado los 100.000 barriles diarios que quiso añadir hace un mes

El petróleo ya cotiza al mismo precio que antes de la guerra de Ucrania

Planta petrolífera. | Reuters.

El precio del petróleo ha perdido todo lo ganado con la guerra de Ucrania y cotiza en el rango de los 96 dólares de primeros de febrero de este año, antes de la invasión. Ni siquiera el anuncio de limitar el precio del petróleo ruso hecho por el G-7 ha movido los precios, «pues podría temerse un escenario volátil ante una medida sin precedentes y que tiene visos de poderse implementar con éxito en los próximos meses», explica el profesor del Centro de Estudios Financieros (CEF) Juan Fernando Robles a THE OBJECTIVE.

Si no fuera por la debilidad del euro, que ha esterilizado parcialmente la bajada del precio del crudo, el efecto sobre los precios de los combustibles se debería haber notado más, prosigue Robles.

El exportador más perjudicado con toda esta situación no es otro que Rusia, ya que se ve obligada desde hace tiempo a colocar su crudo con fuertes descuentos, circunstancia que se agravará más en el futuro, lo que es previsible afectará al valor de sus exportaciones sustancialmente y a su capacidad financiera.

Pudiera parecer que la apreciación del rublo que se está produciendo desde hace unos meses y que le muestran más fuerte que antes de la guerra es producto del control de cambios por parte de Rusia y de que todo el valor de sus exportaciones se cambia automáticamente a rublos, provocando una corriente compradora que hace revaluarse al rublo.

Pero esta circunstancia no es tan positiva en el medio plazo, puesto que impedirá que Rusia exporte cualquier otra cosa que no sea petróleo y si en este mercado comienzan las dificultades por la limitación de precios la situación cambiaria: podría revertirse pues mantener el rublo fuerte puede acabar siendo un objetivo muy oneroso, explica el experto.

¿Cómo nos afecta?

Obviamente, no parece que el precio del petróleo vaya a desbocarse, explica Robles. Antes bien, podría ceder en un futuro no muy lejano, lo que indudablemente tendría una consecuencia beneficiosa para la economía española. Nuestros intercambios comerciales con Rusia son marginales y la situación de su moneda no nos afecta, zanja.

Como toda Europa, nos vemos muy afectados por el precio del gas que aunque parece haber tocado máximos, aún no ha llegado el invierno y la situación puede ser dramática en los próximos meses. La Comisión parece que quiere conseguir un recálculo de los precios de eléctricos que suponga abandonar el cálculo marginalista de las diferentes fuentes de energía. No obstante, esto no ocultará el efecto que tanto en la inflación como en la balanza de pagos va a provocar la dependencia europea del gas natural.

La intervención de los mercados energéticos está servida, deduce Robles, y veremos en un futuro no muy lejano cómo esta nueva crisis de las energías fósiles se sustancia con medidas sin precedentes para intentar dirigir el mercado hacia los intereses de los compradores. La limitación al precio del petróleo ruso en base al control de su transporte es una medida creativa que replantea el tablero de juego en el hasta ahora anárquico escenario del comercio mundial.

Decisión de la OPEP+

De ahí que este lunes la alianza OPEP+, encabezada por Arabia Saudí y Rusia, haya decidido retirar del mercado los 100.000 barriles diarios que había decidido añadir hace un mes, con la intención de sostener los precios. El viceprimer ministro ruso Alexander Novak, negociador jefe de su país en la OPEP+, manifestó este lunes que la decisión se debe a una ralentización del crecimiento económico.

El barril del crudo Brent, referente para Europa, se vendía este lunes a 96,88 dólares hacia las 13:22 GMT, un 4,14 % más que al cierre del viernes; mientras el petróleo intermedio de Texas (WTI) subía un 3,86 %, hasta 90,25 dólares. Pese a estas fuertes alzas, el nivel de los precios sigue por debajo de la barrera psicológica de los 100 dólares y lejos de los picos en torno a los 120 dólares de junio pasado.

Novak explicó que esa medida es necesaria ante las «muchas incertidumbres», entre las que destacó la intención del G-7 de impulsar un techo al precio del crudo ruso.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D