The Objective
Publicidad
Economía

El Banco de España rebaja la previsión de crecimiento y pone el foco en la inflación

El supervisor alerta de la incertidumbre que acecha a la economía y del endurecimiento de las condiciones de financiación

El Banco de España rebaja la previsión de crecimiento y pone el foco en la inflación

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos. | Europa Press.

El último informe trimestral del Banco de España sobre la coyuntura económica del país, al que ha tenido acceso THE OBJECTIVE, rebaja la previsión de crecimiento económico sobre su estimación anterior y manifiesta su preocupación a medio y largo plazo por la evolución de los precios.

Concretamente, el supervisor ubica el crecimiento del PIB en el 4,1% este año, cuatro décimas menos que en su previsión anterior y dos menos de la proyección del Gobierno. De este modo, la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, vuelve a quedarse sola con sus previsiones más optimistas que refutan todos los organismos de análisis. Y prevé también el supervisor un avance del 2,8% el año que viene y del 2,6 en 2024, lo que supone reducir su previsión anterior en una décima respecto a 2023.

Si bien el Banco de España aplaca su proyección para los precios para este ejercicio, la agrava para los dos siguientes. Calcula que el IPC estará en el 7,2% este año -dos décimas menos de lo anteriormente calculado- y que estará en el 2,6% el próximo año, seis décimas por encima de sus cálculos anteriores.

El informe del supervisor explica que «se revisa a la baja el crecimiento del PIB español en 2022, ya que la actividad se desaceleró más de lo previsto en el primer trimestre del año. No obstante, en los últimos meses la actividad económica parece haber incrementado su dinamismo».

La inflación se enquista

Por otro lado destaca que «la intensidad y persistencia del repunte de los precios sigue sorprendiendo al alza». Salvo por la tasa de inflación general de 2022 (7,2% frente a 7,5%), que se revisa ligeramente a la baja debido a la entrada en vigor del mecanismo ibérico para rebajar la factura de la electricidad, el resto de tasas de inflación -general y subyacente- se revisan «significativamente» al alza durante el periodo 2022-2024.

En varias ocasiones cita el informe «el mecanismo ibérico para limitar el precio del gas» y cuantifica la reducción del índice de precios en 0,5 puntos porcentuales este año y un alza de una décima el próximo. Todo dentro de un contexto de incertidumbre que impide atinar con las previsiones con la precisión de otros momentos más estables.

Añade el estudio que las expectativas de los consumidores en cuanto a la evolución futura de la inflación se han incrementado en los últimos trimestres, en particular en aquellos hogares más expuestos al aumento de los precios energéticos y en los que tienen unas peores perspectivas sobre el comportamiento futuro de la actividad.

Caída de los márgenes empresariales

También atiende el informe a la evolución del tejido productivo. Reseña que los márgenes empresariales se situaron a finales del año pasado por debajo de los niveles previos a la pandemia y mostraron un menor dinamismo que los del conjunto del área euro. Además, prosigue, en los trimestres más recientes se observan signos de una contención de los márgenes empresariales, si bien esta evolución agregada es compatible con una elevada heterogeneidad sectorial.

La guerra de Ucrania es, según el supervisor, la espita para el periodo de «enorme incertidumbre» que continúa sin disiparse aunque reconoce que la importancia de la pandemia como determinante de la actividad económica global se ha reducido «significativamente» dado que el fin de las restricciones está teniendo un impacto positivo sobre la actividad económica.

Considera el organismo que encabeza Pablo Hernández de Cos que el nivel persistentemente elevado de los precios de la energía ha continuado siendo un determinante de primer orden en los desarrollos económicos de nuestro país. España importa el gas y el petróleo que consume, por lo que una subida de precios como la que se ha observado los últimos meses tiene un pronunciado impacto negativo sobre el poder adquisitivo de las rentas y, por tanto, sobre el gasto de los agentes privados. Y, en este punto, destaca la fuerte alza de la inflación subyacente (4.9%) que es la que no tiene en cuenta los elementos más volátiles como energía y alimentos.

Con todo, en el escenario central del informe, las proyecciones de crecimiento se sitúan en el 4,1% para este año y anticipan un perfil robusto para 2023 (2,8%) y 2024 (2,6%). Aunque advierte el organismo de los «riesgos significativos orientados a la baja» que cercan a la economía española, máxime teniendo en cuenta que las condiciones de financiación son ahora menos holgadas que en los últimos meses.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D