The Objective
Publicidad
Economía

El Estado solo podrá recuperar una cuarta parte del rescate de Bankia tras el plan de Caixabank

El Frob podrá ingresar unos 6.000 millones de euros en dividendos y venta de su participación

El Estado solo podrá recuperar una cuarta parte del rescate de Bankia tras el plan de Caixabank

El presidente de Caixabank, José Ignacio Goirigolzarri, y su consejero delegado, Gonzalo Gortázar | Caixabank

El Estado recuperará solo en torno a una cuarta parte de las ayudas públicas concedidas a la extinta Bankia, según el plan estratégico de Caixabank. El dinero alcanzará como máximo en torno a los 6.000 millones de euros, frente a los más de 24.000 millones que costó el rescate.

Por un lado, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob) percibirá en concepto de dividendos aproximadamente unos 500 millones en 2023. En diciembre del próximo ejercicio, de acuerdo con la legislación, el Gobierno tendrá que haber vendido el 16,1% de capital de la entidad. Por lo que de no renovarse la ampliación del plazo en 2024 no recibiría ni un euro de los 9.000 millones prometidos hasta 2024.

Para vender parte de esta participación, Caixabank ha abierto una ventana a este organismo público para deshacerse de acciones. Éstas serían adquiridas por la propia entidad en el marco del plan de recompra de 1.800 millones. Si utiliza esta vía el Frob podría ingresar recursos, aunque mermaría los dividendos. De lo contrario, elevaría su peso de control y, por tanto, aumentaría la parte de la retribución en efectivo.

La intención de Caixabank es abonar en metálico hasta la primavera de 2025 unos 7.200 millones con cargo a los resultados que obtenga de manera anual. Una política de remuneración a los socios que se basa en un reparto de al menos el 50% de las ganancias.

Desinversión de la participación

Por otro lado, con la desinversión de esta participación el Frob podrá ingresar entre 4.600 y 5.200 millones, sobre la base de los nuevos precios objetivos de la cotización, que se situarán entre los 3,5 euros y los cuatro euros por título. Algunas casas de análisis ya han mejorado la proyección de subida de la acción gracias al nuevo proyecto de negocio. Así, los expertos de Bankinter han fijado el techo en los 3,6 euros.

En la jornada del martes, tras la presentación del plan, Caixabank ya se ha revalorizado en bolsa un 5%, hasta los 3,05 euros. Por tanto, hasta alcanzar las cotas estimadas por el mercado todavía tiene un recorrido alcista de hasta un 31%. El presidente del banco, José Ignacio Goirigolzarri, asegura que «en la medida en la que el atractivo del plan estratégico incremente el valor de la acción, va a ser positivo para el Frob».

La otra parte de las ayudas a recuperar ya está en los bolsillos del fondo de rescate, gracias al dividendo de unos 190 millones percibido este año con cargo a los resultados de 2021. Esta cantidad fue abonada a finales de abril, una vez que fue autorizado por la junta de accionistas.

Hasta la fecha, el Estado no ha podido ingresar ni un euro del dinero aportado a Bankia, a pesar de que ha efectuado dos desinversiones de capital en el mercado. Y también a pesar de que Bankia -antes de integrarse en Caixabank- pagó a la que era su matriz, BFA, dividendos. Todo ese dinero (3.000 millones) fue usado por el holding -100% del Frob- para indemnizar a clientes e inversores de Bankia por preferentes y la salida a bolsa, además de para tapar otra serie de agujeros.

La fusión entre Bankia y Caixabank fue apoyada y bendecida por el Gobierno con el fin de poder maximizar los recursos del erario público destinados al rescate de la primera. Esta fue nacionalizada hace diez años y después incorporó en su perímetro a la extinta BMN, entidad que del mismo modo había tenido que ser sostenida por el Estado para su supervivencia.

Desde hace tiempo se da por hecho que buena parte de todas estas ayudas serán imposibles de recuperarse. Todo dependerá del tiempo que el Frob se mantenga en el capital y de que Caixabank cumpla con sus objetivos de rentabilidad y ganancias. Goirigolzarri destaca que el plazo que vence a finales de 2023 puede ampliarse de nuevo. Ya se ha hecho en otras ocasiones. Pero no quiere aconsejar al Gobierno si debe o no hacerlo.

Lo que sí subraya el banquero es que Caixabank ha subido su valor un 54% desde que se conoció la operación de fusión con Bankia, a finales de verano de 2020. Esto contrasta favorablemente con el alza del 19% del Ibex 35 o el 4% del conjunto del sector financiero europeo.

También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D