The Objective
Publicidad
Economía

La cúpula de Correos cumple los objetivos de su bonus tras reducir sus pérdidas 'in extremis'

La compañía registró en 2021 pérdidas de 96 millones de euros con unos resultados antes de impuestos (BAI) de 132 millones negativos

La cúpula de Correos cumple los objetivos de su bonus tras reducir sus pérdidas 'in extremis'

Logo de Correos, en una imagen de archivo. | AGENCIAS

La cúpula directiva de Correos y su presidente, Juan Manuel Serrano, cumplieron in extremis y al filo del cierre del año 2021 los objetivos planteados para cobrar su retribución variable anual de la compañía. Ahora los directivos están a la espera de que la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) autorice la asignación de este bonus, que todavía está siendo sometido al análisis de la entidad pública.

Según ha confirmado THE OBJECTIVE con fuentes cercanas a la compañía, el principal objetivo -de beneficios antes de impuestos- se consiguió la última semana de 2021 tras incorporar como ingreso extraordinario la venta de la sede del operador en Valencia por unos 22 a 24 millones de euros. Con ello se consiguió el objetivo de reducir las pérdidas por debajo de los 140 millones de euros (132 millones antes de impuestos y 96 millones netos), frente a las pérdidas de 353 millones antes de impuestos y de 264 millones netos en 2020.

Consultados por estas informaciones, fuentes oficiales de Correos dicen a este diario que estas cifras no son correctas y que «las retribuciones están sujetas al control de SEPI en su totalidad, Correos no tiene capacidad de decisión». En SEPI tampoco han aclarado estos datos aunque han indicado que «las retribuciones variables, como en cualquier compañía, están sujetas al cumplimiento de objetivos, que se establece a través de un procedimiento y sistema de evaluación».

Salario de Juan Manuel Serrano

El salario bruto de Juan Manuel Serrano fue de 203.749,10 euros en 2021 frente a los 199.219,72 de 2020. En el Real Decreto 451/2012 que regula los salarios de directivos de empresa públicas se especifica que en una empresa del tamaño de correos -con más de 15 consejeros- el sueldo de su presidente debe tener una retribución básica de 105.000 euros, a la que se suma el complemento de puesto y, en su caso, un complemento variable o bonus. En Correos no se da el desglose del salario de su principal directivo.

Por otro lado, los datos a los que ha tenido acceso este periódico indican que el objetivo fijado para este bonus se situó en pérdidas BAI (antes de impuestos) de 119,6 millones de euros para cobrar el 100%, de 131,58 millones para cobrar el 90% y de 143,52 millones para cobrar el 80%. De esta manera, en este caso se consiguió al menos el 90% del cumplimento.

El otro parámetro para cobrar esta remuneración fue los ingresos por paquetería. Para cobrar el 100% del bonus se fijaron unos 919,1 millones de euros de facturación anual, para el 90% se fijó en los 827,19 millones y para el 80% se certificó que los ingresos deberían ser de 735,28 millones. Aquí también se llegó al 90% de cumplimiento tras registrar una facturación de 919,1 millones de euros.

Pérdidas de Correos

Como ya informó este medio, Correos registró durante 2021 pérdidas de 96 millones de euros con unos resultados antes de impuestos (BAI) de 132 millones de euros negativos. Unas cifras que sin embargo, se alejan de los 150 millones que a mediados de año se preveían que perdiera la compañía.

Una de las claves de esta reducción de las pérdidas fue la venta de la sede de la compañía en Valencia por un montante que se cifra entre los 24 y los 22 millones de euros. El emblemático edificio ubicado en la plaza del Ayuntamiento fue adquirido por la Generalitat valenciana al mando del socialista Ximo Puig. 

La operación –apuntada contablemente el pasado 26 de diciembre– se conoció a comienzos de diciembre y se presentó oficialmente el 12 de febrero. No obstante, se incluyó en las cuentas a cinco días de cerrar el año natural y se incorporó como ingresos extraordinarios reduciendo en, al menos, 20 millones las pérdidas estimadas. 

Críticas del PP

Hace dos semanas el Partido Popular advirtió de este bonus y mostró su preocupación por la «crítica» situación económico-financiera de Correos, con pérdidas cercanas a los 400 millones de euros mientras «su alta dirección y personal sujeto a objetivos han percibido el bono correspondiente, con los incentivos y las retribuciones variables relacionadas». En el PP se refieren al bonus del año 2020 que se autorizó a mediados del año pasado.

El principal partido de la oposición pidió la comparecencia del propio Serrano y de las ministras de Hacienda, María Jesús Montero, y Transportes, Raquel Sánchez, para que informen de la «deficiente gestión» de la empresa a la que, según dicen, se está «poniendo en riesgo».

El PP registró un total de 65 preguntas escritas sobre la actuación de Serrano, al que acusan, entre otras cosas, de «la descapitalización humana de la compañía». «No pasa un mes sin que haya cesado a algún trabajador de alta cualificación, sin ser capaz de estabilizar a un equipo directivo», denuncian.

Enfrentamiento con los sindicatos

La situación también se ha complicado con los sindicatos. CCOO y UGT anunciaron el pasado martes la convocatoria de una huelga general en Correos para los días 1, 2 y 3 de junio ante el «desmoronamiento económico, laboral y de servicio público» de la entidad, del que responsabilizan a la «caótica gestión e incapacidad manifiesta» del presidente de la compañía, Juan Manuel Serrano, «nombrado a dedo por el PSOE hace tres años«.

Los sindicatos alegan que Correos está al borde de la «quiebra técnica» y de la «ruina económica», con un desplome de carga de trabajo, abandono del servicio público y pérdida de calidad «sin precedentes», a lo que se suman unos niveles «inaceptables de empleo basura», con el recorte de 7.000 puestos de media en plantilla en tres años y más 10.000 contratos a tiempo parcial.

La empresa ha rebatido estas acusaciones indicando que Correos seguirá siendo pública y desmiente que vaya a producirse un trasvase de su actividad a su filial Correos Express, al mismo tiempo que asegura que no está cerrando ninguna oficina o centro de distribución, sino, al contrario, está ampliando su servicio al área rural, donde está digitalizando los puntos de atención al público.

«Es completamente falso que Correos se vaya a fragmentar. Se trata de una reorganización interna que no va a afectar a la unidad de la compañía. Es una especialización por líneas de negocio para mejorar la gestión, dentro de la estructura de la compañía», argumentan.

Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D