The Objective
Publicidad
Economía

BBVA estima que la rebaja de los carburantes tendrá un impacto «marginal» sobre la inflación

El efecto será de entre 0,5 y 0,6 puntos «como máximo»

BBVA estima que la rebaja de los carburantes tendrá un impacto «marginal» sobre la inflación

Un coche repostando combustible. | Ricardo Rubio (Europa Press)

La rebaja en el precio de los carburantes no tendrá un gran impacto sobre la inflación o al menos así lo prevé BBVA Research. La entidad estima que, aunque la subvención sea «plenamente efectiva», el efecto sobre la inflación será «transitorio y marginal», entre 0,5 y 0,6 puntos «como máximo».

Según el responsable de análisis económico de BBVA Research, Rafael Doménech, como ocurre con frecuencia en política económica, «frente a otras alternativas mejores», esta subvención prioriza sus supuestas ventajas —más fáciles de visibilizar en el momento actual— frente a los costes menos evidentes que se aplazan al futuro.

En este sentido, Doménech apunta que serán los contribuyentes los que tendrán que financiar la medida más adelante. Apunta que, como España importa casi todo el petróleo, la subvención incrementa el déficit de la balanza energética. En total, el Gobierno estima que la rebaja tendrá un coste fiscal de unos 1.423 millones de euros, que se financiarán con más deuda pública a corto plazo.

Hay que recordar que el indicador adelantado del Índice de Precios de Consumo (IPC) anual de marzo se situó en el 9,8%, 2,2 puntos por encima de la tasa de febrero. Es el dato más alto desde mayo de 1985, mientras que el Banco de España pronostica una inflación media para el conjunto del año del 7,5%. Otras medidas que están en vigor para contener la inflación son la rebaja de impuestos a la electricidad.

Subida de la demanda del 2%

Por otro lado, según Doménech, la subvención hará que aumente la demanda de combustibles entre un 1,5% y un 2% a corto plazo, reduciendo los incentivos de unos precios más elevados para disminuir su consumo y para descarbonizar. El Gobierno sorprendía a finales de marzo extediendo la bonificación en el repostaje de combustible que pactó con los transportistas a todos los consumidores.

En concreto, del 1 de abril al 30 de junio, se obliga a que cada usuario reciba en el mismo momento del repostaje un descuento de 20 céntimos por cada litro: 15 céntimos los sufraga el Estado y un mínimo de 5 céntimos lo soportan las petroleras. El lío ha venido a la hora de aplicarlo. El caos ha invadido a las gasolineras con largas colas por problemas informáticos y algunas ya han anunciado incluso que recurrirán judicialmente la propuesta del Ejecutivo.

Las estaciones de servicio tienen hasta el 15 de abril para pedir un adelanto a Hacienda o a la administración foral que corresponda hasta el 15 de abril. Este anticipo a cuenta podrá solicitarse por el importe máximo de la bonificación que correspondería al 90% del volumen medio mensual de combustible vendido por ese colaborador en el año 2021, de acuerdo con lo reportado al censo de empresas que realizan ventas directas a consumidores finales.

El importe, que no podrá ser superior a los dos millones de euros ni inferior a los 1.000 euros, es compatible con las devoluciones parciales del Impuesto sobre Hidrocarburos por consumo de gasóleo profesional, así como con las ayudas directas para empresarios o profesionales. Según la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ya habrían recibido el adelanto unas 4.050 gasolineras, el 90% de las solicitantes y por importe de más de 220 millones de euros.

Crítica de los empresarios y los autónomos

Desde la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) y la Asociación de Trabajadores Autonómos (ATA) han criticado que sean las gasolineras las que «tengan que adelantar al Estado» la bonificación extraordinaria. Sin embargo, en opinión de Montero, no existe «ningún motivo» para que las gasolineras acudan a los tribunales.

España cuenta con unas 12.000 estaciones de servicio aproximadamente. El 48% opera bajo una de las tres grandes petroleras con capacidad de refino en España (Repsol, Cepsa y BP), aunque un porcentaje elevado lo hace como «abanderadas», es decir, bajo un modelo similar al de una franquicia. Por su parte, tres son las asociaciones que representan los intereses del sector: la Confederación Española de Empresarios de Estaciones de Servicio (CEEES); la Agrupación Española de Vendedores al por menor de Carburantes y Combustibles (Aevecar), que engloba a independientes y abanderados; y las de bajo coste o low cost y automáticas (Aesae).

Todas ellas han denunciado las dificultades de liquidez que entraña adelantar la bonificación, especialmente para pymes y autónomos. CEES, considerada la patronal, ha advertido al Gobierno de que será «inviable» seguir vendiendo carburante de cara a las vacaciones de Semana Santa si no se atiende a las peticiones del sector. Las más de 4.000 gasolineras que representa reclaman que el Ejecutivo explique por escrito cuál será el tratamiento fiscal y contable de la bonificación.

Por el lado contrario, Facua-Consumidores en Acción ha denunciado 230 gasolineras de 37 provincias y 13 comunidades ante el Ministerio de Consumo y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) por subir los precios el mismo día que entró en vigor el descuento.

La asociación asegura que aplicaron incrementos de al menos cinco céntimos el día que se empezó a aplicar el descuento. Competencia se encarga de monitorizar a diario los precios de los carburantes, mientras que la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) también ha puesto en marcha un sistema de seguimiento diario.

‘Guerra’ comercial

En las estaciones de Repsol el usuario puede beneficiarse de un descuento de hasta 30 céntimos por litro. La compañía aplica una rebaja adicional a la que obliga el Gobierno de diez céntimos para clientes particulares y profesionales que utilicen la aplicación Waylet y la tarjeta Solred, respectivamente. Según datos de la empresa, se han realizado más de 850.000 repostajes en sus gasolineras desde el 1 de abril y se han producido más de 248.000 altas en la app.

De su lado, Cepsa hace lo propio para sus clientes adheridos al programa ‘Porque Tú Vuelves’, pero sin estar condicionada la bonificación a ningún método de pago o uso de una aplicación móvil, recalcan desde la empresa.

Sumando esta medida a los descuentos que ya ofrece la compañía, los clientes particulares podrán acceder a un ahorro de hasta 48 céntimos por litro, que, con los precios actuales en un repostaje convencional de 35 litros, equivale a un descuento de cerca de 17 euros. La británica BP también ofrece descuentos de hasta 30 céntimos por litro a todos los particulares.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D