The Objective
Publicidad
Economía

MásMóvil-Vodafone: la fusión 'ineludible' que podría cerrarse en seis meses

Hace un año Vodafone rechazó el acuerdo por las diferencias de valoración de sus activos, pero la situación ha cambiado radicalmente en doce meses

MásMóvil-Vodafone: la fusión 'ineludible' que podría cerrarse en seis meses

La fusión de MásMóvil con Vodafone España está en marcha. Parece difícil creer que después de que hace exactamente un año se comenzarán a dar por rotas las conversaciones entre las dos compañías, la noticia haya vuelto a saltar a la primera página de todos los periódicos. Pero la realidad indica que las dos partes llevan meses madurando la nueva ronda de conversaciones que parece ser la definitiva y que -a diferencia de 2021- encuentra a Vodafone en una situación mucho más propicia para alcanzar un acuerdo.

Las fuentes consultadas por THE OBJECTIVE dan por segura esta integración tarde o temprano, como la única posibilidad de reducir actores en España y aliviar la guerra comercial. Una fusión ‘ineludible’ a la que incluso algunos ponen fecha: los próximos seis meses. El tiempo necesario para cerrar todos los flecos y discutir unos términos que parecen bastante avanzados, tras unas negociaciones de casi seis meses vividas a finales de 2020 y principios de 2021.

La última hora de esta semana es que los fondos que controlan MásMóvil se han tomado en serio la operación y han activado a sus asesores, entre ellos Goldman Sachs, para valorar la mejor forma de que la posible fusión pueda encajar en la situación financiera de Lorca, el vehículo con el que adquirieron hace casi dos años la operadora española. Tras este paso las conversaciones formales llegarán antes de que finalice febrero.

Hace un año Vodafone rechazó el acuerdo por las diferencias de valoración de sus activos. Los británicos no bajaron de los 7.000 millones de euros y MásMóvil no subió de los 6.000 millones. La opción de crear una joint venture participada al 50% por las dos operadoras también fracasó ya que ninguna de las dos compañías quiso ceder el liderazgo ante su eventual socio.

MásMóvil gana valoración

Con los números en la mano, Vodafone tenía una leve ‘ventaja’ con un valor de mercado de entre 7.000 a 5.500 millones, frente a los 4.500 de MásMóvil. Sin embargo, pocos meses después de romper las negociaciones la compañía presidida por Meinrad Spenger compró Euskaltel en 2.000 millones más deuda, con lo que ha aumentado su valor en al menos otros 1.000 millones de euros.

Con unos ingresos que este 2022 podría llegar a los 3.000 millones –por los casi 3.900 de Vodafone– la realidad indica que MásMóvil tiene ahora más razones para plantearse ante las negociaciones como el líder del proyecto, una situación que, según las fuentes consultadas, Vodafone ha asumido tras constatar la compleja situación de su filial en España.

Vodafone comenzó hace un par de meses una furibunda campaña ofreciéndose como socio para una fusión en España. Su CEO en España, Colman Deegan, lo dijo en Expansión y semanas antes el CEO mundial, Nick Read, anunció que serían activos en la búsqueda de socios donde fuese necesario y donde el mercado lo permitiese.

Hace dos semanas estas intenciones se transformaron en negociaciones reales tras conocerse las conversaciones con Iliad en Italia y Three en Reino Unido. La única pieza que falta es España y para ello MásMóvil parece ser la única opción real que esquivaría las trabas regulatorias y que no generaría demasiados condicionantes ni remedies de cara a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y la Unión Europea.

Posibilidades abiertas

Frente a este escenario y tras anunciar unos resultados en los que España se presentó como el mercado más débil para el grupo, Nick Read mostró el cambio de rumbo de Vodafone respecto de las negociaciones de hace un año con MásMóvil. Al ser preguntado por una eventual fusión con esta operadora en España dijo que la compañía «no descarta ninguna opción».

Aseguró que Vodafone será muy «proactiva» y ha enumerado opciones como una joint venture, tomar una participación mayoritaria o incluso abrirse a la posibilidad de ser minoritarios en la nueva sociedad en las operaciones que pudiera acometer tanto en España, como en Reino Unido e Italia.

¿Y MásMóvil? El gran condicionante para poner en marcha la operación es esta vez su elevada deuda de más de 6.700 millones de euros. Tras la compra de Euskaltel en verano pasado se ha disparado en más de 3.000 millones de euros, correspondientes a los 2.000 millones de la compra y 1.000 del pago de deuda.

Canje de aciones

Una compleja situación que les obliga a evitar una compra en efectivo. Las fuentes consultadas indican que no sería difícil para KKR conseguir 7.000 millones de euros en el actual contexto de bajos intereses y fiebre inversora en activos de telecomunicaciones, pero la elevada deuda que se iría hasta los 14.000 millones, no es aconsejable para construir al nuevo gigante que nacería tras la fusión.

Es por eso que se pondrá sobre la mesa la posibilidad de realizar un canje de acciones reduciendo al mínimo el desembolso de efectivo. Un condicionante que tampoco molestaría a Vodafone, aunque siempre intentando mantener al máximo el equilibrio de fuerzas. La operadora británica ha llegado a un punto en el que les sale más rentable desprenderse de ciertos activos que meterse en interminables negociaciones que frenen una posible integración. Comienza la carrera.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D