The Objective
Publicidad
Economía

La UE debate elevar a un 25% la obligación de reducir las emisiones de los coches para 2025

Un informe plantea endurecer el calendario con un objetivo del 75% para 2030

La UE debate elevar a un 25% la obligación de reducir las emisiones de los coches para 2025

Tubo de escape de un coche. | Europa Press

La Unión Europea (UE) está debatiendo endurecer la obligación de reducción de emisiones de los vehículos para 2025. El eurodiputado Jens Huitema ha presentado un informe en el que plantea que las emisiones medias de los coches nuevos se reduzcan un 25% en comparación con los niveles de 2021.

La propuesta original de la Comisión Europea (CE), presentada en julio del año pasado bajo el paquete climático Fit for 55, exige una bajada del 15% de las emisiones de CO2 de los turismos para 2025 y del 55% para 2030, con la meta de poner fin a la venta de modelos de combustión a partir de 2035.

Ahora, Huitema ha llevado al Parlamento Europeo un proyecto de informe que endurece el calendario. El texto del eurodiputado neerlandés del grupo liberal Renew Europe plantea elevar el recorte a un 25% para 2025 y a un 75% para 2030. Además, incluye un nuevo objetivo provisional —que no contempla la Comisión— del 45% para 2027.

Según informan a THE OBJECTIVE fuentes comunitarias, el proyecto de informe ha recibido más de 650 enmiendas, que se conocerán como pronto la semana del 7 de febrero. La votación final en la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria del Parlamento Europeo (ENVI) está prevista para el 11 o 12 de mayo, tras lo cual deberá pasar por pleno.

El objetivo intermedio elevaría así la presión sobre los fabricantes de automóviles obligándoles a acelerar sus planes de producción de modelos eléctricos. Desde 2021, las emisiones de los coches vendidos por cada fabricante deben estar por debajo de los 95 gramos de CO2 por kilómetro recorrido. Si no cumplen tendrán que pagar 95 euros por cada gramo superado, multiplicado por el total de coches que hayan matriculado.

Los objetivos de emisiones vinculantes para cada consorcio se fijan en función del peso medio de los vehículos matriculados. Así, a los fabricantes de automóviles más pesados se les permiten mayores emisiones de CO2 que a los de coches más ligeros.

Furgonetas

Huitema también pide incrementar a un 70% el objetivo de reducción de emisiones de la furgonetas nuevas para 2030 —sobre el 50% propuesto por la Comisión—, así como establecer un objetivo intermedio del 40% en 2027.

Desde Transport & Environment (T&E) aseguran que «los fabricantes de automóviles consiguen cumplir con los objetivos más laxos únicamente con la venta de vehículos pesados y contaminantes como los todocaminos o los híbridos enchufables».

«Cabe destacar la falacia que se esconde tras estos falsos eléctricos: cuando no están cargados, los híbridos enchufables pueden contaminar más que algunos motores de combustibles fósiles. Esta realidad, además, limita la expansión de los eléctricos puros», apuntan.

Asimismo, desde la asociación han solicitado por carta al ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños, y a la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, la «apuesta incondicional» del Gobierno para que se prohíban los vehículos de combustión desde 2035. También piden que se incrementen los objetivos vinculantes de reducción de emisiones de CO2 durante esta década.

Fuentes de T&E afirman a este medio que el Ejecutivo ha contestado que apoyará la propuesta reflejada en el Fit for 55 y que está a favor de que se realice una revisión del reglamento en 2028.

Postura del motor

De su lado, la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA) dijo en su día que la propuesta de la CE es «irreal» y que para alcanzar su meta sería necesario «mejorar radicalmente las condiciones» que rodean al vehículo eléctrico. En particular, se refirió al despliegue de la infraestructura de recarga y a que se den mayores incentivos públicos para la compra de este tipo de modelos, con un precio mucho más elevado que un diésel o gasolina.

La industria de la automoción defiende estar comprometida con la descarbonización, pero pide mayor margen de actuación para que se dé una «transición ordenada», en la que convivan modelos sin emisiones y de combustión modernos.

En este sentido, gigantes del sector como el grupo Volkswagen ha comprometido hasta 159.000 millones de euros para la electrificación y digitalización de sus plantas europeas en el periodo 2022-2026. El grupo alemán estima que el 25% de los coches que venda en 2026 tendrá un motor eléctrico y aspira a una podrucción de 30 millones de eléctricos para 2030.

Stellantis (PSA y Fiat Chrysler Automobiles), tiene intención de invertir 30.000 millones de euros hasta 2025 en procesos de electrificación y desarrollo de software.

Toyota también ha anunciado una inversión de 30.983 millones de euros para competir por el mercado de cero emisiones, mientras que la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi Motors destinará 23.000 millones.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D