The Objective
Publicidad
Deportes

Fiscalía pide dos años de cárcel para Neymar y cinco para Rosell por su contrato con el Barça

La vista comenzará el 17 de octubre y tratará de resolver la denuncia de la empresa que contaba con el 40% de los derechos del jugador cuando militaba en el Santos

Fiscalía pide dos años de cárcel para Neymar y cinco para Rosell por su contrato con el Barça

Neymar en un partido contra el Santos en 2016. | Matthias Oesterle (Zuma Press)

Neymar volverá a Barcelona, pero lo hará para acudir a un juicio a la Audiencia Provincial como acusado por presunta corrupción y estafa en el contrato firmado con el club catalán. La vista comenzará el 17 de octubre, apenas un mes antes del inicio del Mundial de Qatar, y tratará de resolver la denuncia impuesta por DIS, la empresa que contaba con el 40% de los derechos del jugador cuando militaba en el Santos FC. La compañía considera que fue engañada y reclama una indemnización de 150 millones de euros. La Fiscalía pide dos años de prisión para la estrella brasileña y cinco para el presidente culé que lo fichó, Sandro Rosell.

El Ministerio fiscal también reclama a ambas partes una multa de 10 millones de euros. Neymar se sentará en el banquillo de los acusados junto a su padre, un exdirectivo de Santos y dos expresidentes blaugranas, el citado Rosell y su sucesor, Josep María Bartomeu. La Fiscalía mantiene un argumento similar al de DIS. Asegura que el jugador y su progenitor firmaron dos contratos simulados con el Barcelona obviando que los derechos del futbolista pertenecían tanto al club como a la empresa.

Neymar y el Santos

El FC Barcelona anunció la contratación de Neymar el 26 de mayo de 2013, un año antes de que terminara su relación contractual con el Santos. La entidad aseguró que la operación se había cerrado en 54 millones de euros: 30 para el club, cinco en variables (entre las que se podían incluir además dos partidos amistosos) y otros nueve para los agentes que mediaron en el fichaje, André Curi, Marquinhos Malaquías y Wagner Ribeiro.

El futbolista brasileño asombró al mundo desde muy pequeño. Los grandes clubes se lanzaron por su fichaje, incluso visitó Valdebebas, la residencia del Real Madrid. El club blanco trató de reclutarlo para su equipo Infantil en la temporada 2005-2006. Sin embargo, el joven jugador volvió a su país para enrolarse en el Santos, donde se formó. Años más tarde, el Barça mostró su interés en Neymar, al que vinculaba un contrato hasta 2014 y una cláusula de rescisión de 65 millones con el club del mítico Pelé.

Rosell y el padre del futbolista, que actuaba como su representante, acordaron que el club catalán pagaría 40 millones al jugador para asegurar su fichaje una vez que quedara libre. Le anticiparían 10 millones en ese mismo momento con la condición de que Neymar devolviese el dinero si incumplía el acuerdo realizado en 2011. Este le comprometía a fichar por el Barça en el futuro. El fiscal señala que ese pacto impidió «que otros clubs participaran libremente en el mercado» y considera que tanto el Santos como la empresa DIS fueron perjudicadas.

El acuerdo entre el Barça y Neymar se cerró con dos contratos. El club pagó los 10 millones de anticipo y los otros 30 los repartió en dos pagos más: uno en 2013 y otro en 2014. El texto del fiscal también recoge que Rosell y su vicepresidente primero, Josep Maria Bartomeu, a la postre sucesor, acordaron anticipar el fichaje en 2013 «sin contar con la autorización de la junta directiva». Esta decisión, defiende el Ministerio Público, implicaba adquirir los derechos federativas del delantero, de los que eran propietarios tanto el Santos como DIS.

Se adelanta el fichaje

Rosell ofreció al futbolista cobrar un salario más elevado al acordado por el adelanto del fichaje, pero este le pidió una prima mayor para incorporarse al Barça un año antes de lo pactado. La fiscalía considera que tanto Neymar como el Santos quisieron ocultar este sobreprecio. Los dirigentes culés incluso se llegaron a reunir con el club brasileño para pagarle directamente los derechos federativos «evitando de esta manera abonar al fondo DIS el 40% que le correspondía».

En la causa también están acusados un representante del Santos FC, al que el fiscal reclama tres años por presunta estafa, y el FC Barcelona como persona jurídica. El fiscal reclama al club blaugrana una multa de 8,44 millones por los presuntos delitos de corrupción en los negocios y de estafa. Y al brasileño, 7 millones por presunta estafa. El fiscal ha pedido archivar el caso para el expresidente Bartomeu, porque, aunque participó en la firma de uno de los contratos, no hay pruebas de que supiera que la negociación se hacía de espaldas al fondo DIS y «al margen del reglamento de la FIFA».

Neymar se convirtió en el verano de 2017 en el fichaje más caro de la historia del fútbol. El PSG pagó al Barça los 222 millones de euros de su cláusula de rescisión. El jugador se comprometió por cinco temporadas a razón de 30 millones de euros netos más bonus por año. En mayo del año pasado firmó una extensión de su contrato, con el pertinente aumento de salario, que lo vincula a la entidad francesa hasta 2025, aunque en los últimos tiempos ha perdido notoriedad en el club en detrimento de Mbappé y se le busca una salida.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D