The Objective
Publicidad
Cultura

¿Quién es el druida filósofo John Michael Greer?

El debate medioambiental se recrudece ante la inevitable tragedia. Uno de los principales referentes desaceleracionistas es el druida John Michael Greer

¿Quién es el druida filósofo John Michael Greer?

Greer en su faceta de archidruida.

En las secciones de medioambiente de importantes cabeceras internacionales y en redes sociales se ha escenificado durante este mes de agosto parte del debate entre ambientalistas y colapsistas. A las posturas humanistas se le han sumado decenas de científicos que contemplan la catástrofe ecológica como algo inevitable. El escenario es el de cierta polarización entre los que defienden apostarlo todo por las energías renovables y los que pretenden cambios estructurales mucho más profundos en los modelos de consumo, acusados a menudo como ecofascistas por el primer bando.

Al margen de los argumentos fruto de cálculos concretos, lo cierto es que existe un gran referente entre los filósofos estadounidenses en el marco del colapsismo, el desaceleracionismo y el fin de los combustibles fósiles. John Michael Greer (Washington, 1962) es el autor de importantes ensayos sobre el fin de los combustibles fósiles y el escenario post-industrial como The Long Descent (El largo descenso), Not the Future we Ordered (No es el futuro que pedimos), After Progress (Después del progreso) o Dark Age America.

Portada de ‘The Long Descent’.

Sin embargo debe advertirse que se trata de una figura, cuanto menos, sumamente polifacética. Paralelamente a esta línea de investigación, John Michael Greer se define como archidruida y posee una larguísima carrera como autor de obras esotéricas (de hecho, esa es la única parte de sus obras traducida al castellano), además también de otra carrera como autor de novelas lovecraftianas (The Weird of Hali) o responsable de los cuatro números de la antología After Oil

Después del progreso

La parte de su obra relativa al colapsismo y el desaceleracionismo, desarrollada entre 2006 y 2017, parte de la conocida teoría del pico de Hubbert, una curva que tiene en cuenta el gasto de energía necesaria para extraer más energía y que, por lo tanto, marca fin al uso potencial de los combustibles fósiles como el petróleo. Para que se entienda con más facilidad podría ejemplificarse con los problemas para generar hielo esta verano a partir del incremento de los costes de la energía. No es que no vaya a haber hielo o petróleo, es que hay un punto en que no es rentable porque se gasta más energía de la que se consigue.

La teoría del pico de los combustibles fósiles.

Greer desarrolla sus tesis frente a los más reformistas. En primer lugar que se trata de un consumo tan colosal que es irreemplazable con energías renovables: «Entraremos en un proceso llamado el largo descenso (Long Descent) que implica la curva de descenso de la civilización industrial en el tiempo. Como las civilizaciones del pasado que se desvanecieron, la nuestra enfrentará su declive puntualizado por grandes crisis y períodos de recuperación parcial. El fin de una civilización se parece mucho más a deslizarse por una cuerda que a saltar por un precipicio».

Otra importante tesis es que señala que la invisible religión del presente es el progreso. En esta parte coincide con los aceleracionistas de su misma quinta como Nick Land señalando el fin de modelos políticos utopistas que definen como una especie de ateísmo cristiano, un relato único post-cristiano que llega a su fin: «Hemos vivido tanto tiempo en el sueño del desarrollo económico y la expansión tecnológica que la mayoría toma el progreso como algo garantizado que da forma al futuro; nuestro despertar probará ser amargo. El hábito moderno de un relato único [el universalismo de los aceleracionistas] tiene resultados sumamente predecibles. Uno de ellos es que la historia en sí misma se torna invisible para los que creen en ella. Desde su perspectiva su historia no es una historia, es simplemente el modo en el que las cosas funcionan. El mito del progreso se ha tornado tan persuasivo hoy en día que poca gente se percata cómo domina nuestra perspectiva del futuro».

Recetas desaceleracionistas

Sería material para otro artículo el poco afecto de John Michael Greer y Nick Land a las democracias. Resumiendo mucho, para ellos son una especie de sistema de compra de votos en que siempre gana quien promete los planes a más corto término. Así pues las recetas que ofrecen salen todos de los marcos típicos de diálogo público de nuestras democracias.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En el caso concreto de Greer como paradigma desaceleracionista señala tanto a los que individualmente se preparan para un escenario post-combustibles como la necesidad de crear pequeñas comunidades autosuficientes que reduzcan drásticamente su uso energético. También llama a prepararse para las profesiones que pueda necesitar esa futura sociedad, coordinar «sociedades civiles» y la importancia de incrementar a nivel individual los conocimientos de salud y energías renovables. 

Finalmente Greer llama a una especie de reconvención espiritual que une este interés suyo con la faceta extravagante del druida. Eso es porque señala que son diferentes las «necesidades espirituales» de una sociedad que no estuviera basada en el consumismo material que solo permite la primera fase ascendente del mencionado pico de Hubbert.

También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D