The Objective
Publicidad
Cultura

Víctor Balcells captura las contradicciones del mundo digital en una novela ciberpunk

‘Discotecas por fuera’ es un viaje a una Barcelona ciberpunk del presente repleta de narcoprogramadores tan bizarra que parece describir el futuro

Víctor Balcells captura las contradicciones del mundo digital en una novela ciberpunk

Foto: Bárbara Balcells Mata | Cedida por Anagrama

El poeta barcelonés Juan Eduardo Cirlot hablaba de urbes infernales ocultas bajo las famosas baldosas de su ciudad. Algunos artistas han capturado la cara más luminosa de la ciudad, otros las más políticas, y unos pocos visitan un oscuro reverso. Víctor Balcells nos transporta con su nueva novela, Discotecas por fuera (Anagrama, 2022), a una ciudad sin luz con pisos que son búnkeres de páginas webs, a programadores neuróticos que seducen al algoritmo para controlar los deseos de millones de embarazadas, una secta esotérica en lucha contra la conquista digital y todo tipo de hackers. 

La novela merece ser celebrada por muchos motivos, el primero de ellos por la originalidad señalando los grandes flujos de deseo y cómo son intervenidos por programadores digitales. Es también un recuerdo sobre cómo sientan las rupturas amorosas y un prodigio técnico psiconáutico describiendo los efectos de días de oscuridad y mezclas de DMT, MDMA y anfetaminas.

«Para mí era un juego subversivo poder domar al algoritmo sin decir la verdad, como no había podido domar la realidad de mis circunstancias diciéndomela»

Víctor Balcells en ‘Discotecas por fuera’

En tercer lugar pone sobre la mesa la tesis filosóficas de los Kroker: la imperiosa necesidad del capital de continuar su expansión y, por ende, convirtiendo el reino digital en algo conquistable. En la narración el protagonista que intenta superar una ruptura entra en contacto con una organización que le explica sobre la existencia de un invisible virus digital contra el que deberán luchar mediante el posicionamiento digital. 

Víctor Balcells (Barcelona, 1985) estudió Humanidades en la Universidad de Salamanca y de forma autodidacta se especializó en creación y posicionamiento de páginas web. Practica la escritura de ficción junto con la pintura y la creación de vídeos. Ha trabajado como guardia de seguridad, conductor del metro, escritor de contraportadas de libros esotéricos y especialista de SEO, entre otros oficios. Ha publicado los libros de relatos Yo mataré monstruos por ti (Delirio, 2011) y Aprenderé a rezar para lograrlo (Delirio, 2017), así como la pieza biográfica 189 errores (Can Editions, 2016). 

‘Discotecas por fuera’ de Víctor Balcells | Imagen: Editorial Anagrama

Víctor Balcells, creador polifacético

Empezamos la entrevista con Víctor Balcells celebrando el impacto causado por la novela que tiene una lectura trepidante, eso sí, hago referencia a que existe una sección especialmente escabrosa repleta de masturbación que me recuerda a la parte incómoda de las películas del francés Gaspar Noé. «Es una parte que incluso a mis amigos les cuesta comentar conmigo como si yo fuera el personaje». Lógicamente pregunto por dicha confusión: «Se trata de jugar con la ambigüedad, mi opinión sobre la ficción es que todo es ficción, aunque explicara mi día tal cual ha sido, pero por otro lado puedes consultar que existen todas las webs que aparecen en el texto y que están indexadas».

«Tuve que superar muchas neurosis sobre lo que pensarán si digo que soy escritor y tengo vídeos de mimos. Mi opinión es que hagas lo que te guste»

Víctor Balcells

Le comento que se podría decir que es de los autores modernos de su catálogo al ser también youtuber y tener su canal: «Me interesan disciplinas muy distintas, en ese caso descubrí que me gustaba montar vídeos, lo uní con un histerismo mío que me gusta actuar, antes hacia spoken word. Tuve que superar muchas neurosis sobre lo que pensarán si digo que soy escritor y tengo vídeos de mimos. Mi opinión es que hagas lo que te guste».

La portada y el título me habían resultado herméticamente evocadores, conteniendo esa paradoja, y descubro que eso responde a un motivo, a la idea de Víctor Balcells de hacer un artefacto como un disco de Pink Floyd, algo misterioso que si fuera por él hubiera aparecido publicado sin la contra. Vendría a representar el enfrentamiento entre lo humano y la máquina; la discoteca sería la máquina funcionando y los seres humanos alimentándolo por fuera: la fiesta finalmente solo la disfruta la máquina y el resto están enajenados o sometidos a la compulsión.

Víctor Balcells
Víctor Balcells se estrena en Anagrama con una compleja novela ciberpunk. | Foto: Bárbara Balcells Mata | Cedida por la editorial

La fiesta y sus compulsiones

¿Es de Víctor Balcells un libro sobre el deseo o un libro sobre el duelo? Supongo que esa es la gran pregunta, saber si cuando el autor salamantino habla de flujos se refiere a los afectivos o a los de desapego: «Deseo y duelo podríamos sintetizarlos en la palabra libido. Lo unifico porque el duelo hoy en día no se vive como siempre, la persona que entra en el proceso de duelo ahora entra inmediatamente de nuevo en la rueda del deseo». Su respuesta me hace pensar en el argumentario filosófico que esconde su obra: «Hay filosofía pero también pasión por la ciencia ficción y el vodevil, me gusta la representación efectiva de giros narrativos», asegura. 

Como hay elementos tan esotéricos en la narración los personajes parecen seguir una lógica oculta. Víctor me explica que eso es porque prefiere trabajar con arquetipos o potencias. Quiero indagar en su interés por el esoterismo y descubro que es un gran amante de Robert Anton Wilson aspirando a sus niveles de programación mental: «En la época que escribí esta novela pasé por una psicosis o momento de colapso después de haber trabajado en una agencia de posicionamiento, entonces fui medicado y al mismo tiempo tomaba ciertas sustancias, la mezcla me llevó a importantes experiencias esotéricas». Entonces me cuenta además unas deliciosas anécdotas sobre los enterramientos paganos en el cementerio de arte de Morrille.

«Donde existía esa cosa llamada Halo, dijeron, no había amor sino mecánica, posesión, ciertos patrones del orden de la extrema materialidad y desconexión empática, una superficialidad de la cosa y la existencia, y además bugs, fallos de conducta que podían resultar siniestros para quienes no estuvieran infectados por el campo»

Víctor Balcells en ‘Discotecas por fuera’.

Finalmente quedaba por saber de donde nace la idea del virus halo que conquista la ciudad en su novela que funciona de manera tan ambivalente: «Me metí en el mundo de las webs y tuve oportunidad de conocer el ámbito empresarial, gente muy metida en algunos ámbitos disociados del resto a través de filtros burbuja culturales. En ese mundo de la empresa donde el dinero es importante percibía algunas de las conductas deshumanizantes de halo en la medida que había siempre un efecto de transacción o poder, sin gratuidad. El halo no es tan virus como comentas, es como la libido que no se puede medir, es más bien un concepto que la gente puede reconocer como fuerza psicótica, que cree que el diablo viene de fuera pero es el propio producto de nuestra psique disociada. ¿Qué es halo? Mejor dejarlo como una nube y poner ejemplos de los síntomas», concluye el autor.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D