The Objective
Publicidad
Cultura

Jesús Vidal, de actor revelación en 'Campeones' a presentador de eventos en empresas

El dramaturgo charla con THE OBJECTIVE sobre su faceta como conferencista

Jesús Vidal, de actor revelación en 'Campeones' a presentador de eventos en empresas

Jesús Vidal | Moisés Fernández Acosta

Dos hechos marcaron un antes y un después en la vida de Jesús Vidal. El primero de ellos fue cuando con 20 años perdió completamente la vista del ojo derecho quedando solo con un 10% de visión en el izquierdo; y el segundo, después de su discurso en los Goya 2019 tras hacerse con el ‘cabezón’ como mejor actor revelación por su papel en ‘Campeones’.

Si bien es cierto que muchos lo conocen por interpretar a Marin en la película de Javier Fesser, Jesús Vidal lleva muchos años de trayectoria como actor, con proyectos en cine, televisión y teatro. Además, a su relevante carrera interpretativa hay que sumarle su experiencia como ponente, embajador de marca y presentador con charlas en empresas y organizaciones. Una faceta, según cuenta el propio Jesús Vidal a THE OBJECTIVE, que ya le viene de su época universitaria cuando impartía ponencias en congresos de filología.

«Es bueno que alguien nos motive y nos ayude a marcar rumbo. Que alguien nos cuente la importancia de tener una estrategia y marcarnos unos pasos», nos confiesa el actor, también licenciado en Filología, al otro lado del teléfono. «Divulgar es lo que me ha llevado a mi estado profesional y personal. Aprovecho mi vida, mis vivencias y mis conocimientos como material de las ponencias», explica el dramaturgo, que el pasado febrero cumplió 47 años y quien asegura que el «alma de profesor» sigue aún muy viva en él.

Jesús Vidal. | Imagen: Moisés Fernández Acosta

«No me creo una persona más valiosa por no ver»

Gran aficionado a la Real Sociedad, con 20 años perdió el 90% de la visión tras varios desprendimientos de retina y, en sus conferencias en empresas de todo tipo de sectores –desde la banca, la alimentación o los seguros–, comparte su experiencia y cómo ha conseguido, con limitación visual, su éxito profesional como actor, además de haber logrado graduarse como filólogo y sacarse cinco masters. Uno de ellos de periodismo en la Agencia Efe -durante un año- donde demostró sus conocimientos en deportes como baloncesto, pelota vasca, boxeo, balonmano o ciclismo, este último un deporte que realmente le apasiona.

«No me creo una persona más valiosa por no ver. Haciendo un análisis de mis debilidades y fortalezas, descubrí que la debilidad de mi ceguera no podía marcar mi vida, sino que debía de vivir esta con más plenitud que antes. Aproveché mi inteligencia y mis ganas de aprender para poder desarrollarme en ese momento», se sincera el autor del libro Sala de Espera (editado por Martínez Roca), un relato testimonio, mezcla de sus vivencias y sus poemas (4 relatos, 10 poemas y fragmentos de su diario).

«Hay que romper esa imagen de discapacidad como bendición»

Jesús Vidal

De esta forma, Jesús Vidal, cuya proyección pública cambió a raíz de su discurso en los Goya, ‘speech’ que todavía resuena en la cabeza de muchos, sobre todo, por aquellas tres palabras que citó: «inclusión, visibilidad y diversidad», asegura que no es ningún impedimento para él asistir a una obra de teatro o película y disfrutarla con el resto de sus sentidos. No obstante, hace hincapié en que, a pesar de su mensaje positivo y lleno de fuerza y superación, «hay que romper con esa imagen de discapacidad como bendición». «Ver mal no es positivo. Si me dieran a elegir, elegiría ver bien. Esta idea romántica de la discapacidad no la compro del todo», se sincera, y agrega: «A mí no me queda otra que avanzar y, quizá, si hubiera visto bien, hubiese tenido otros límites y los tendría que haber superado, pero gran parte de las cosas buenas que tengo no se deben a mi discapacidad, se deben a que soy una persona inquieta, con voluntad de enseñar y aprender. Y eso no tiene nada que ver con mi ceguera».

Jesús Vidal. | Imagen: Moisés Fernández Acosta

Y de esta forma, conjugando el verbo trabajar a la perfección y siendo muy consciente de que las verdaderas metas se logran en la adversidad, el actor leonés sigue rodando y sumando éxitos. Ya el año pasado estrenó en cines ‘La familia perfecta’ y ‘García y García’. Ahora, a sus 47 años, Jesús Vidal está promocionando ‘Por los pelos‘, la nueva comedia de Nacho García Velilla que estrenará en verano de este 2022 y donde interpreta al manager de un cantante de reguetón. «Nos vamos a quedar calvos de tanto reír», asegura el actor, que si bien asegura no ser muy fiel seguidor de este tipo de música, confiesa que hay alguna que otra canción que le hacen esbozar un sonrisa, como ‘Lo Malo’, de Aitana.

Está claro que Jesús ya es inspiración y orgullo para muchos. Ejemplo de que la llave de nuestra vida sólo la tenemos nosotros y que la verdadera y única discapacidad está en los ojos de quienes la miran y la juzgan. Porque se puede perder la vista, pero nunca la mirada.

Únete a la discusión
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D